Los nacidos en 2017 no usarán nunca dinero físico

Según una encuesta de Mastercard en 2013, solamente el 20% de los gastos de sus consumidores fueron en efectivo. El 100% de los jóvenes entre 18-24 años aseguró no haber usado efectivo en sus compras de ese mismo año.

¿Cúando fue la última vez que viste a un Millennial pagar en efectivo? El café en Starbucks, las compras en cualquiera de las tendas de Inditex, FNAC, transporte público y muchas otras, se pagan a través del Smartphone o la tarjeta. El dinero se intercambia entre amigos usando Paypal, Bizum, Verse, Venmo...

La gente sigue creyendo que existe una especie de “guerra” entre el efectivo y el dinero digital. El debate no está en si dejaremos de usar efectivo o no, sino en qué tipo de divisa digital, ¿centralizada como el dólar y el euro, o descentralizada como el bitcoin?

Con las nuevas tecnologías la digitalización del dinero es todo un hecho. Antes que India, Venezuela o Australia, este mismo año el BCE ya eliminó los billetes de 500€. Países como Dinamarca planean crear su propia divisa digital. España prohibirá los pagos en efectivo por importes superiores a 1.000€, un país en el que el 31% de los españoles no quiere tener cuenta bancaria. En el mundo, muchas personas pueden acceder a un teléfono móvil pero no a servicios bancarios, existen todavía 3 billones de personas sin cuentas bancarias.

Pero entonces, ¿qué ventajas o inconvenientes plantea el uso de una divisa digital centralizada?

Ventajas:

  • - Todas las transacciones serían seguidas por el gobierno y reduciría la economía sumergida.
  • - Obligaría a las personas a convertir sus ahorros en consumo o inversión, dando un empujón al PIB.
  • - El sistema financiero se modernizaría.
  • - Crear dinero digital sería más fácil que imprimir dinero papel, ya que sólo supondría añadir dígitos.

Desventajas:

  • - Problemas para la gente mayor, reticentes a nuevos cambios y a no “tocar” sus ahorros.
  • - Las personas sin acceso al sistema bancario serían más dependientes de las ayudas del gobierno.
  • - Los inmigrantes ilegales no podrían trabajar.
  • - En caso de problemas o ataques en el sistema informático, nadie podría realizar transacciones hasta que se solucionara. Paraliza la economía.

Tengo muy claro, que los estados preferirán una moneda que puedan controlar, centralizada. Y lo complicado será que la gente adopte una moneda descentralizada, a la que los gobiernos muy probablemente relacionarán con el mercado negro, drogas, etc. Como prueba de que los grandes bancos ya se están preparando, expongo el caso del famoso juego de mesa Monopoly, al que seguramente todos hemos jugado alguna vez. Estas Navidades, la empresa que lo fabrica, Habro Inc, presenta una nueva versión que funciona sin efectivo, solamente con tarjetas. Lo curioso del caso es que detrás de esta empresa hay entidades como Wells Fargo Advisors, Morgan Stanley, Goldman Sachs, HSBC, Norges Bank Investment Management (NBIM), Bank of America…

 

 

De momento, las monedas virtuales como bitcoin van un paso o dos por delante, pero veremos hasta cuándo. Y es que este tipo de criptodivisas parecen hoy en día la única opción para conservar nuestra privacidad y propio control monetario, aunque actualmente, el muro del analfabetismo financiero es demasiado alto para escalar con facilidad. El cambio generacional va a ser uno de los factores más influyentes de esta adopción, los jóvenes van a marcar la pauta a seguir.

En cualquier caso, si prohíben el dinero en efectivo a nivel mundial, bitcoin ya no será solo cosa de geeks, eso seguro...


Síganos en Facebook