Bitcoin en los mercados financieros ¿el nuevo activo estrella?

Luego de que Bitcoin lograse llamar la atención de desarrolladores, científicos, y tecnócratas, las equívocas acusaciones hacia esta tecnología fueron poco a cediendo hasta ir abriendo paso para que banqueros, inversores y expertos financieros suavizaran su percepción sobre esta y otras criptomonedas en los mercados.

La volatilidad, uno de los aspectos negativos que muchos especuladores de bolsa habían estado señalando sobre bitcoin, con el tiempo pasó a ser una de las principales ventajas de este mercado emocionante, dinámico y que va adquiriendo mayor madurez. Hoy día, las tendencias a mediano y largo plazo de bitcoin son tan o más estables que las de muchos activos bursátiles.

Sin embargo, una característica resulta claramente muy atractiva para los nuevos y antiguos inversores: la gran rentabilidad de bitcoin en comparación con muchas otras inversiones.

Bitcoin apunta a terminar el año como la moneda con mejor rendimiento

Tal como ya sucedió en los años 2015 y 2016, donde respectivamente el rendimiento de la criptomoneda en los mercados fue de 35% y 120%, el comportamiento de la criptomoneda en los mercados sigue siendo claramente alcista y ninguna de las repentinas caídas, o correcciones, que ha tenido en su precio ha logrado romper la tendencia actual.

Sin duda este desempeño está llamando la atención cada vez más de inversores experimentados en todo el mundo que, impresionados por los grandes porcentajes de ganancias y la mayor estabilidad que gana este activo en los mercados, han empezado a inyectar cada vez más capital en Bitcoin.

Este 2017, a pocos días de que lleguemos a la mitad del año, ya bitcoin ha logrado crecer hasta 2,7 veces en su precio en el mercado, superando de esta forma muchas de las predicciones más optimistas que se hicieron a finales del 2016. Además, de acuerdo a los análisis técnicos, no se contempla que la tendencia alcista llegue a cambiar durante el 2017, sino que más bien estaríamos en las fases iniciales de una nueva corrida alcista que podría llevar el precio a un pico cercano a los 5.000$ en los próximos dos años.

Desde Asia, países como Japón y Corea del Sur se han sumado a China en la inyección de capital al mercado de bitcoins. Esta llegada de nuevos inversores sin duda ha acentuado aún más la pendiente ascendente de la gráfica del precio, y con las constantes alianzas e iniciativas surgidas en estos países promovidas por los recientes marcos regulatorios aprobados por sus respectivos gobiernos, es de esperarse que cada vez más inversores se unan a este ecosistema.

SegWit, otro posible gran impulso

El acuerdo logrado por el Digital Currency Group junto a un importante grupo de empresas y mineros de Bitcoin, podría acelerar la llegada de la adopción de la técnica de Segregated Witness (SegWit). Más allá de que todavía se mantiene el debate en la comunidad puesto que la activación de SegWit sería seguida por la aplicación de una bifurcación a la red para aumentar el tamaño de los bloques a 2MB, la importante cantidad de poder de procesamiento involucrado en el acuerdo (más del 80% de la red) puede ser un factor definitivo.

De activarse SegWit en el protocolo, la descongestión de la red Bitcoin se prevé sería otro gran impulso al precio de la criptomoneda en los mercados de forma casi inmediata. Lo cual sin duda podría trazar nuevos paradigmas en el mercado de las criptomonedas.

En definitiva, lo que hemos empezado a presenciar en este 2017, es una madurez del mercado de bitcoins, y también de las criptomonedas en general, que ha causado que inversores experimentados estén mirando cada vez más este ecosistema financiero y decidan invertir capital para aprovechar las ganancias que brinda.

Bitcoin como activo de inversión no solo puede terminar el 2017 como uno de las opciones más atractivas para muchos grandes inversores, sino que llegue a abrirse definitivamente las puertas en grande a los grandes mercados financieros globales. Cosa que hasta ahora ha resultado bastante difícil lograr.