Red Bitcoin atascada ¿cambiará la perspectiva hacia la escalabilidad?

Los recientes, y corrientes, atascos de la red Bitcoin siguen generando numerosas quejas por parte de nuevos y viejos usuarios respecto al alto costo de las comisiones, los largos tiempos de espera por las confirmaciones y, sobre todo, la esterilidad del debate de la escalabilidad de la red.

Ya lo mencionaba unos meses atrás cuando hacía referencia a que Bitcoin había perdido algunas de las que fueron sus principales ventajas sobre otras plataformas de pago y que ya debíamos catalogarla como una red lenta y costosa. Sin embargo, con el pasar del tiempo estos atascos dejan de parecer circunstanciales logrando romper la paciencia de muchos usuarios que empiezan a exigir una solución lo antes posible.

Para entrar en contexto, en solo este 2017 los costos totales de transacciones se han disparado de forma exponencial, llegando a superar los 800.000 dólares diarios de ganancia para los mineros tan solo por comisiones de transaccióny además rompiendo el récord de transacciones en espera por ser confirmadas. En promedio, las transacciones actualmente están demandando comisiones de hasta 100.000 satoshis (casi 2 dólares al momento de publicar esta nota) para que puedan ser confirmadas en alrededor de 12 minutos.

Estos datos han dejado de ser alarmantes para muchos que, agotados por solamente escuchar defensores y detractores de las distintas propuestas presentes en el debate de la escalabilidad, han decidido empezar a dar un vuelco en la dirección hacia la cual la comunidad Bitcoin debe moverse para solventar la situación actual de atasco en la red.

La muestra clara de este fenómeno ya se está empezando a evidenciar en la aparición de nuevas opciones para actualizar el protocolo, como Extension Blocks, y el aumento en apoyo a alternativas como Bitcoin Unlimited y BIP 100. Quien ha sufrido este pequeño viraje, ha sido precisamente la alternativa de Segregated Witness (SegWit), quien claramente no ha conseguido ganar más apoyo en las últimas semanas y ha recibido críticas por varias caras respetadas en la comunidad Bitcoin.

Poco impacto de SegWit, menos miedo ante el hadrfork

La activación de la técnica de Segregated Witness en Litecoin suponía para muchos una ventana de lo que esta propuesta es capaz de lograr; sin embargo, al ser esta plataforma mucho menos usada para las transacciones, las ventajas no pueden ser apreciadas y por ende el impacto del suceso ha sido mínimo en la comunidad de Bitcoin. Quizás con la llegada de Lightning Network podamos evidenciar mayores características en funcionamiento, pero con la congestión actual de la red Bitcoin difícilmente, la comunidad de usuarios quiera esperar a ello.

Este evento ha venido alimentando las voces contrarias a la propuesta del cliente Bitcoin Core, logrando que se sumen más mineros y usuarios al apoyo de otras alternativas y, sobre todo, que se llegue a considerar las ventajas de escalar mediante una bifurcación o hardfork.

Personajes como Jeff Garzik, Stephen Pair y Gavin Andresen, abiertamente han manifestado su apoyo a la aplicación de un hardfork en el protocolo con la intención de aumentar el tamaño de los bloques, ya sea a un límite fijo o a uno flexible determinado por los mineros como promueve el cliente Bitcoin Unlimited. El mismo equipo de desarrolladores de Bitcoin Core, ha llegado a considerar el escenario de la aplicación de una bifurcación, sobre todo haciendo énfasis en evitar los posibles efectos surgidos en el reciente caso protagonizado por la plataforma de Ethereum.

Tal paradigma de más apertura hacia la opción de la bifurcación, es muestra tímida pero valiosa de consenso que, con la colaboración de los actores de mayor peso en la comunidad, se pudiese aumentar todavía para lograr desarrollar una opción definitiva que cuente con el consenso mayoritario de los usuarios.

Otra alternativa que no necesita de un hardfork para ser aplicada, es la que presenta Extension Blocks que, siendo simplemente una implementación a elección de los mineros, ofrecer sacar a Bitcoin del atasco actual con el uso de bloques extras conectados a los bloques “canónicos” regulares de la blockchain. Por ahora cuenta con el apoyo del 9,4% de los mineros de la red, pero es una alternativa a tener en cuenta tanto por su calidad técnica como por la simplicidad de la implementación.

En conclusión, estamos observando ya pequeños cambios en el paradigma general de la comunidad Bitcoin sobre las alternativas hacia la escalabilidad de la red. Cambios donde la ejecución de un hardfork no es una opción alocada ni mucho menos, sino una que debe practicar con el mayor consenso posible. Lo que sí es cierto, es que la creciente congestión de la red Bitcoin cada día acumula más molestias que con el pasar de los días se pueden ir transformando tanto en viejos usuarios que decidan “abandonar el barco” como en nuevos usuarios que no le encuentren atractivo a esta innovadora tecnología.