Bitcoin (BTC) ha dado una nueva señal de recuperación, a medida que su tasa de hash ha vuelto a los niveles previos a la caída de marzo.

Según los datos de Blockchain, el recurso de monitorización, la tasa media de hash de Bitcoin en 7 días era de 114 quintillones de hash por segundo (h/s) para el día 15 de abril.

La tasa de hash de BTC alcanza los niveles de principios de marzo

La última vez que la red registró ese total fue el 2 de marzo. En los diez días siguientes, el promedio de la tasa de hash creció hasta un récord de 123 quintillones de h/s antes de que los eventos del "Jueves Negro" del 13 de marzo detuvieran el progreso.

Gráfico de la tasa de hash de Bitcoin de 1 año. Fuente: Blockchain

La tasa de hash se refiere a la potencia de cálculo total que los mineros dedican a resolver las ecuaciones necesarias para procesar las transacciones de Bitcoin. 

Cuanto más "alta" sea la cifra de la tasa de hash, mayor será la potencia de hash, lo que sugiere que la red es más resistente a los ataques de una parte malintencionada y, por lo tanto, más segura.

PlanB: El próximo ajuste de dificultad "será épico"

En realidad, la tasa de hash es una estimación, ya que la verdadera composición de la red descentralizada es imposible de comprobar en términos definitivos.

Sin embargo, mostrar una fuerte tasa de hash ha animado tradicionalmente a los analistas. Como informó Cointelegraph, el anfitrión de RT, Max Keiser, ha argumentado frecuentemente que los saltos en el precio de Bitcoin tienden a seguir movimientos similares de la tasa de hash.

El 13 de marzo, cuando el BTC/USD cayó a alrededor de 3,700 dólares en los exchanges, la tasa de hash cayó por debajo de 100 quintillones h/s. A partir de entonces, un 16% de reajuste en las dificultades de la minería de Bitcoin abordó el equilibrio y desencadenó la recuperación. 

El próximo reajuste debería ser un aumento significativo cercano al 10%, algo que el analista PlanB describió como "épico" en los comentarios de esta semana.

Como se explicó a principios de este mes, el mecanismo de ajuste de la dificultad es un componente clave que permite a Bitcoin funcionar como dinero "duro" autorregulado, que está libre de manipulación.

No dejes de leer: