Informe de la Cámara de Comercio Digital, revisado

El 30 de julio, la Token Alliance de la Cámara de Comercio Digital (CDC) publicó un informe de colaboración de 108 páginas de las pautas propuestas para el "crecimiento responsable" del mercado de criptomonedas.

En el comunicado de prensa adjunto, Paul Atkins, CEO de Patomak Global Partners y ex comisionado de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), argumentó que se necesitan pautas para la regulación inteligente que "logre el equilibrio correcto entre proteger a los inversores y permitir la innovación en esta nueva frontera tecnológica".

¿Qué es la Cámara de Comercio Digital?

La CCD es un grupo de defensa basado en los EE. UU. que promueve la industria detrás de las monedas virtuales y las tecnologías subyacentes como blockchain. Fue fundado en julio de 2014 por Perianne Boring, quien anteriormente trabajó como analista legislativo en la Cámara de Representantes de los EE. UU. y presentadora de televisión de un "programa financiero internacional" no especificado, según su biografía en el sitio web de la CCD.

Siendo establecida como una fuente de educación pública, así como una herramienta para influenciar a legisladores y reguladores sobre monedas digitales, la Cámara comenzó a construir su credibilidad con las autoridades desde el principio: en agosto de 2014, registró un comité de acción política (PAC) con la Comisión Federal Electoral de los EE. UU. (FEC). Dos meses después, en octubre, la CCD recibió un estado sin fines de lucro del Servicio de Rentas Internas (IRS).

En este punto, la CCD está compuesta por aproximadamente 350 participantes —que van desde tecnólogos y economistas, hasta expertos en tokens, abogados, exreguladores y compañías de membresía del tamaño de Microsoft, Deloitte e IBM.

Los tokens no son necesariamente 'valores' o 'mercancías' y por lo tanto caen en una zona gris

El informe de la CCD se denomina "Entendiendo Tokens Digitales". Es la primera entrega de lo que se supone que se convertirá en una serie, y se centra en un tipo particular de monedas —tokens que no están diseñados para representar valores o mercancías, lo que significa que deberían estar situado en una zona gris no controlada por la SEC y la Comisión de Comercio de Futuros de Mecancías de Estados Unidos (CFTC), respectivamente.

En la introducción del documento, los autores argumentan que la industria ha llegado a un punto en el que los tokens digitales no pertenecen necesariamente a una categoría precisa, un sentimiento similar al expresado por los expertos en una reciente audiencia en el Congreso estadounidense, que argumentó que una estado legal del token digital es fluido en estos días:

"Algunos tokens pueden servir como una moneda virtual, otros pueden representar o rastrear activos físicos en el mundo real, algunos pueden representar explícitamente un valor y otros pueden tener una función de utilidad. Estas funcionalidades no son necesariamente mutuamente excluyentes, y el tratamiento legal de un token puede depender de la manera en que se comercializó el token".

A continuación, la CCD enumera ejemplos de diversos enfoques de los organismos reguladores de los EE. UU. hacia las monedas virtuales, destacando la incertidumbre del panorama regulatorio actual. "En un régimen regulatorio tan volátil (sin mencionar el mercado económico), pautas razonables son imprescindibles", argumenta el informe.

La primera parte del informe es una descripción normativa de cinco jurisdicciones diferentes: a saber, los EE. UU., Canadá, el Reino Unido, Australia y Gibraltar. La CCD revisa diversos aspectos legales, como la tributación de tokens, el cumplimiento de Know Your Customer (KYC) y Anti-Money Laundering (AML), la protección de los inversores, etc.

En todos los casos revisados, no existe un marco regulatorio específico para la generación y distribución de tokens digitales. Por lo tanto, tales acciones tienden a caer en la periferia de la ley y se definen caso por caso, donde ciertos aspectos de un token son estudiados por los reguladores. Incluso en Gibraltar, donde un marco DLT entró en vigencia en enero de 2018 y tenía como objetivo ayudar a facilitar negocios respaldados por DLT, "no se extiende a la generación y venta de tokens digitales", aunque con algunas excepciones, concluye el documento.

Libro blanco de los Tokens: Normas

Basado en la suposición de que los token digitales "pueden tomar una variedad de formas y sirven para muchos propósitos" que fueron respaldados por los ejemplos antes mencionados, el documento luego intenta delinear los principios y directrices para 'Patrocinadores de tokens' —definidos como un individuo o grupo que "genera o distribuye" o "se compromete a dirigir o controlar el desarrollo, adopción o distribución de un token digital"— para gestionar el riesgo que conlleva la oferta y la distribución de un token digital, teniendo en cuenta ciertas leyes de valores y mercancías.

Significativamente, los tokens mencionados en este informe no son valores ni instrumentos regulados por la CFTC, y el documento en sí mismo no contiene asesoramiento legal.

La CCD sugiere una gestión de riesgos basada en la definición amplia de lo que podría considerarse como "valores" junto con la prueba de Howey, y también indica los casos en los que la CFTC pueda ejercer una autoridad general antifraude y antimanipulación sobre cualquier token digital .

La siguiente sección del informe se centra en qué debe y qué no debe incluirse en el documento oficial del token:

"Por lo tanto, el patrocinador de tokens debe proporcionar una explicación clara del proyecto, junto con la tecnología subyacente, incluir estudios de caso descriptivos o ilustrativos de la aplicación, divulgar los riesgos potenciales y emplear una promoción orientada a servicios públicos que no fomente el interés en adquirir el token únicamente por las expectativas de inversión o por el temor a perder una inversión, "ya que constituiría valores".

Los autores luego argumentan que el libro blanco no debe describir el proceso de distribución de tokens —ya que esos detalles se pueden divulgar en materiales adicionales, si es necesario:

"Si el token digital de un Patrocinador de Tokens se distribuye en ventas privadas, una subasta o venta pública limitada, un lanzamiento de tokens o un evento igualmente limitado, puede ser más apropiado describir el evento en materiales separados que pueden ser reemplazados cuando se complete el evento, en lugar de en el libro blanco del Patrocinador de Tokens".

Además, el libro blanco debe evitar declaraciones engañosas, promesas de rendimiento financiero, discutir detalles estrictamente orientados a los inversores y mencionar inversiones anteriores o proyectos importantes completados por el equipo de desarrollo, sus asesores y consultores.

La CCD enfatiza que seguir estas pautas "no garantiza que un regulador federal o estatal no tenga problemas con la emisión, venta u otra distribución de tokens digitales" ya que están destinados a ayudar a un Patrocinador de tokens al pensar en cuestiones críticas relacionadas con "su emisión, venta y distribución de tokens digitales".

La debida diligencia es la prioridad número uno para las plataformas que comercializan tokens.

Además, el informe de la Cámara se centra en las plataformas de negociación tokens, "entidades que permiten la negociación de tokens digitales". El documento advierte primero que las plataformas "responsables" "deberían hacer algo más que simplemente evitar la regulación de la SEC o la CFTC":

"Deben llevar a cabo sus negocios de manera voluntaria que proteja a los consumidores de tokens, proteja la integridad de los mercados secundarios y genere confianza pública en la industria de las blockchains".

Luego, la sección explica cómo las plataformas de negociación de tokens pueden administrar los riesgos que surgen cuando un regulador o un tribunal sostienen que un token digital que opera en su plataforma es un instrumento de seguridad o un instrumento regulado por la CFTC "a pesar de las afirmaciones en contra por parte del Patrocinador de Token". Esencialmente, el informe sugiere que la plataforma haga la debida diligencia, tenga en cuenta la prueba Howey y revise la utilidad actual del token antes de incluirla en su servicio.

La CCD continuará publicando informes para mejorar el ecosistema de tokens

El informe llega a su fin al señalar que el "concepto de tokens digitales es complejo" y al citar a la comisionada de la SEC, Hester Peirce, quien declaró que "solía saber lo que era un token", mientras que su estado actual es mucho más desconcertante, —que, a su vez, no debería "engendrar ansiedad y, por lo tanto, mala regulación".

Los informes posteriores de la CCD destacarán temas que incluyen ajustes regulatorios potenciales de AML/KYC; promover el concepto de un "token de utilidad" entre los formuladores de políticas; y cómo la industria podría desempeñar un papel en la autorregulación, entre otros.