Cuando comenzó la pandemia de COVID-19, los inversores minoristas e institucionales de Bitcoin adoptaron enfoques muy diferentes, según mostró una nueva investigación de OKEx Insights y Catallact.

La investigación, que analizó los datos on-chain de transacciones de BTC desde enero hasta principios de agosto de 2020, encontró que los inversores minoristas se retiraron en gran medida y tomaron una estrategia de esperar y ver con Bitcoin. Los inversores más grandes, posiblemente más institucionales, por otro lado, acumularon BTC. El informe no tiene en cuenta las transacciones en la mayor parte de agosto y septiembre, cuando los precios cayeron.

Las transacciones minoristas, aquellas que representan menos de una décima parte de una moneda, constituyen la mayor parte del movimiento de BTC y siguen más de cerca las fluctuaciones de precios. Estos inversores tienden a ser más fácilmente "'sacudidos' del mercado en tiempos de alta volatilidad y caídas dramáticas de los precios", señaló el informe, que es exactamente lo que encontraron los investigadores.

La cantidad de pequeñas transacciones diarias de BTC disminuyó y adoptó un enfoque de esperar y ver una vez que el precio de BTC alcanzó los USD 10,000 en mayo. Fuente: Catallact

Según los datos, las transacciones minoristas "disminuyeron y se desviaron de la tendencia del precio, lo que sugiere que los inversores minoristas adoptaron un enfoque de esperar y ver como BTC un período de acumulación posterior a la caída de una temporada" alrededor de mayo.

Las transacciones medianas, atribuidas a los mineros y a los grandes minoristas, fueron más cautelosas al inicio de la pandemia. Pero parecía que este comportamiento duró solo hasta junio, cuando la actividad se reanudó.

Es cuando los datos se mueven para rastrear transacciones de más de 1,000 BTC que se vuelve interesante. A medida que BTC se acerca a los USD 10,000, la cantidad de transacciones entre 1,000 y 5,000 BTC continuó aumentando desde fines de junio, incluso cuando el precio comenzó a consolidarse.

“Esta tendencia al alza sugiere la posibilidad de que las instituciones y/o los grandes actores se ocuparan de acumular BTC a medida que las medidas de estímulo económico de los bancos centrales estimularon la compra de activos duros. Sin embargo, debido a que no podemos diferenciar claramente qué actividad real tuvo lugar del número de transacciones únicamente, esto solo sigue siendo una posibilidad especulativa”, señaló el informe.

Las transacciones de 5,000 BTC y más también experimentaron picos desde mediados de mayo hasta mediados de julio, lo que llevó a los investigadores a dos conclusiones potenciales: los exchanges de criptomonedas pueden haber estado cambiando monedas en varias billeteras por diferentes razones, muy probablemente por seguridad, o ingresaron grandes inversores institucionales al mercado y acumularon BTC en previsión de que los precios suban o bajen. El informe señaló que el impacto de COVID-19 en los mercados globales podría haber provocado que los grandes inversores recurrieran a BTC como cobertura contra la inflación fiduciaria.

La cantidad de transacciones de entre 5,000 y 10,000 BTC experimentó aumentos dramáticos durante el verano de la consolidación de precios de Bitcoin. Fuente: Catallact

El informe de OKEx mostró que los primeros meses de la pandemia afectaron la forma en que la gente se movía dentro del mercado, particularmente cuando los inversores minoristas retrocedieron para esperar que los precios volvieran a la normalidad. Los grandes inversores, por otro lado, "compraron la caída" y comenzaron a acumular BTC.

Cointelegraph informó que los precios de BTC son aburridos y estables, pero podrían alcanzar los USD 16,000 si se rompe el nivel de resistencia.

Sigue leyendo: