Problemas económicos agobiantes aceleran la adopción de Bitcoin en Argentina

Cada vez que una gran ballena en Wall Street dice que Bitcoin podría ser una burbuja, me da ganas de escribir sobre por qué "mantuve" mi Bitcoin.

Podría dar conferencias sobre teoría monetaria y describir las características de una moneda y compararlas con Bitcoin, o podría hacerlo sobre la curva de escasez de suministro de Bitcoin, o sobre otra de las miles de razones por las que es probable que Bitcoin sea exitoso a largo plazo. Hoy, sin embargo, me gustaría hablar sobre la adopción.

Una mirada a Sudamérica te ayudará a entender por qué Bitcoin se ha convertido en un fenómeno.

En mi último artículo, di pequeños ejemplos de lo que ya sucedió en Brasil en términos monetarios y cómo impactó mi percepción del valor de Bitcoin. Hoy quiero pasar a Argentina y abordar las razones de la adopción de Bitcoin en ese país.

Los gobiernos populistas no conocen las matemáticas; después de un tiempo el dinero se agota y se vuelve necesario usar "creatividad" en su contabilidad. No es casualidad que haya al menos dos hechos económicos recientes que hayan impactado a los argentinos y les haya hecho darse cuenta del valor de una moneda deflacionaria.

El primero fue el "Corralito", cuando en el 2001 el gobierno congeló todo el dinero en cuentas bancarias durante un año completo, permitiendo únicamente retiros extremadamente limitados para las necesidades del hogar.

En el 2011, exactamente 10 años después, se creó el control cambiario "cepo" implementado por la ex presidenta Cristina Kirchner. Este movimiento llevó al país a revivir los símbolos de la hiperinflación de la década de 1980, como la figura de los "arbolitos", los cambiadores de dinero se detuvieron (como árboles) en las esquinas de los lugares turísticos y las "cuevas", tiendas normales con mercado negro de intercambio para aquellos que querían vender dólares a un precio mucho mejor que en la tasa de cambio oficial del gobierno, básicamente el mercado estaba pagando el doble.

Apenas dos años después del surgimiento de Bitcoin, los argentinos se sintieron traicionados por su propia moneda nacional, sufriendo tasas de cambio muy manipuladas. Es probable que aquellos que sufren los efectos de dicha política monetaria vean favorablemente una moneda nueva y deflacionaria como Bitcoin. Argentina está por delante de muchos países sudamericanos en términos de adopción; su crisis comenzó en el 2011, mientras que la de Brasil comenzó en el 2014.

Los banqueros de Wall Street con sus bonos de un millón de dólares podrían no entender Bitcoin o ver algún punto en ello, ya que hacen proclamaciones elevadas desde sus áticos en Manhattan. Pero para la gente común que sufre bajo condiciones económicas agobiantes, Bitcoin podría literalmente mantenerlos vivos mientras su moneda nacional cae como una piedra.

  • Síguenos en: