No lean la carta del FSB al G20 sobre Bitcoin entre líneas: Opinión de Expertos

En nuestra Opinión de Expertos, los líderes de opinión de dentro y fuera de la criptoindustria expresan sus puntos de vista, comparten su experiencia y brindan asesoramiento profesional. Opinión de Expertos lo cubre todo, desde la tecnología Blockchain y el financiamiento de las ICO hasta impuestos, regulación y adopción de criptomonedas por diferentes sectores de la economía.

Si deseas contribuir con una Opinión de Expertos, envía tus ideas y CV a a.mcqueen@cointelegraph.com.

El gran repunte de Bitcoin se ha atribuido una y otra vez al hecho de que el Financial Stability Board (FSB), un importante organismo regulador internacional, entregó una carta a los ministros de finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G20 declarando que Bitcoin no representa un "riesgo sistémico". El sentimiento general del mercado parece ser que la declaración del FSB sirve como una señal positiva para la moneda, proporcionando una base para el aumento de $1 000 en el valor de Bitcoin que surge justo cuando el G20 se reúne para discutir las políticas de las criptomonedas en Buenos Aires.

Sin embargo, si esta fue la chispa del repunte de Bitcoin, es casi seguro que los operadores estén leyendo (demasiado) los comentarios del FSB.

Primero, el FSB solo está repitiendo puntos de vista que otros reguladores y agencias han hecho durante años. Ya en enero del 2016, el Fondo Monetario Internacional (FMI) declararon, según sus informes, que las monedas virtuales "no plantean riesgos sistémicos para la estabilidad financiera, debido a su pequeña escala y vínculos limitados con el sistema financiero". Del mismo modo, los reguladores estadounidenses han reconocido colectivamente a través del Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera establecido por Dodd-Frank de que las monedas virtuales son utilizadas solo por un número "muy pequeño" de consumidores y dijo que su impacto en la estabilidad financiera actualmente es "probablemente limitado". Incluso a veces el escéptico Banco de Inglaterra ha afirmado que las monedas digitales solo podrían suponer un riesgo "si una moneda digital alcanzara el estado sistémico como sistema de pago". Pero la implicación general siempre ha sido "pero aún no hemos llegado".

En segundo lugar, la acción real en la carta estaba en lo que el FSB, que es responsable de coordinar la acción reguladora internacional, tenía la intención de hacer. De hecho, la carta fue tanto un presagio de regulación futura como lo fue cualquier otra cosa:

"Los criptoactivos plantean una serie de problemas en torno a la protección de los consumidores y los inversores, así como su uso para proteger la actividad ilícita, el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo. [...]

Las autoridades nacionales pertinentes han comenzado a abordar estos problemas. Dada la naturaleza global de estos mercados, se requiere una mayor coordinación internacional, respaldada por organizaciones internacionales como CPMI, GAFI e IOSCO."

Estos comentarios no representan una distensión en la regulación de la criptomoneda. En cambio, el FSB está señalando que algunos de los esfuerzos realizados para combatir el fraude en los Estados Unidos y en otros lugares se implementarán en una dimensión cada vez más internacional. Se espera una mayor coordinación en la aplicación de medidas antifraude por parte de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), el organismo internacional de valores, con la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos liderando el asunto. Mientras tanto, no se sorprendan de ver a los ministerios de finanzas y tesorería avanzando con nuevas salvaguardas de seguridad a través del Grupo de Acción Financiera (FATF), el foro internacional para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, así como los banqueros centrales elevando los estándares mundiales para operaciones de compensación y liquidación en el Comité de Pagos e Infraestructuras del Mercado (CPMI).

El hecho de que el FSB entregara la nota al G20 fue en parte un paso de procedimiento relacionado con la facilitación de la próxima cumbre del G20, que incluirá discusiones sobre una variedad de cuestiones de supervisión, incluidas las criptomonedas. Pero no se equivoquen, las corrientes de trabajo regulatorias internacionales ya se están preparando mucho —y el jurado ya sabe qué impacto tendrá finalmente el escrutinio mejorado en los precios de las criptomonedas y la forma futura del mercado.

Las opiniones e interpretaciones en este artículo son las del autor y no representan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.

Chris Brummer es Profesor de Derecho en el Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown y Director del Instituto de Derecho Económico Internacional de esa escuela.

  • Síguenos en: