¿India está a punto de revertir su prohibición de comercio de criptos?

El 20 de julio, el Tribunal Supremo de la India celebrará una audiencia sobre el estado de las criptomonedas en el país. Es una fecha decisiva para la criptoindustria local que ha sido reprimida significativamente en el último mes por la prohibición del Banco de la Reserva de la India (RBI) de todas las transacciones de los bancos con negocios relacionados con las criptos.

Sin embargo, persiste la esperanza de una visión general del enfoque de línea dura, ya que la semana pasada un informe, que citó fuentes anónimas en el gobierno, sugirió que las criptomonedas podrían considerarse mercancías en el futuro y, por lo tanto, estar reguladas por las autoridades pertinentes en lugar de permanecer prohibidas.

Breve historia de las criptomonedas en India

India no ha sido perfectamente coherente en su postura respecto de las criptos. La relación entre ambas data desde diciembre del 2013, cuando el RBI emitió un anuncio público general para potenciales usuarios de criptomonedas, advirtiéndoles sobre los riesgos típicos involucrados —volatilidad, seguridad y vínculos con actividades ilícitas. Desde entonces, la agencia ha estado publicando notas similares en respuesta a la popularidad de la criptomoneda, y la última se emitió en diciembre del 2017.

Ese tipo de advertencias, sin embargo, no abordaron el estado legal de Bitcoin (BTC) y criptomonedas alternativas en el país —tal como opinó el Dr. SP Sharma, economista jefe, en una entrevista con Economic Times of India en octubre del 2017: "el gobierno, formalmente, no ha definido a Bitcoin como moneda, ni lo ha hecho ilegal". Según algunos expertos, el estado eligió el papel pasivo simplemente debido a no tener un plan coherente en mente. Por lo tanto, Anirudh Rastogi, socio gerente de la firma de abogados TRA, le dijo a Quartz India:

"[No tener una estrategia concreta] es la razón por la que han estado reiterando comentarios similares y advirtiendo a los inversores comunes que no se excedan".

Sin embargo, mientras las criptomonedas ganaban un impulso aún más extremo en diciembre del 2017 —cuando Bitcoin cotizaba infamemente por $20 000— el gobierno intervino con una acción directa, ya que el Departamento de Impuestos a la Renta de India comenzó su mayor barrida. Según Business Standard, para el 13 de diciembre, el organismo de control había visitado nueve bolsas de divisas virtuales en Bengaluru, Hyderabad, Mumbai, Delhi y Kochi en materia de evasión fiscal. Además, según los informes, la agencia envió avisos fiscales a 400 000-500 000 inversores, según su historial de transacciones.

La situación se volvió aún menos optimista para las criptomonedas después de que el Ministerio de Finanzas de India comparara Bitcoin con un esquema ponzi y los bancos locales —incluyendo State Bank of India (SBI), Axis Bank, HDFC Bank, ICICI Bank y Yes Bank— comenzaron a tomar fuertes medidas contra las criptobolsas, cerrando sus cuentas por completo o reduciendo significativamente la operación.

En abril del 2017, el RBI anunció que el banco ya no ofrecería servicios a ninguna persona o empresa que se ocupe de las criptomonedas, y esa decisión se convirtió en ley esencialmente el 5 de julio, cuando expiró el plazo. Eso significa que los ciudadanos indios actualmente no pueden comprar y vender criptomonedas en las criptobolsas. En su lugar, necesitan utilizar redes peer-to-peer, donde se permiten principalmente operaciones de cripto a cripto. Si un ciudadano indio quiere cambiar criptomonedas a dinero fiduciario, entonces tendrá que recurrir a los mercados de cambio o al mercado negro, explica el Times of India. Además, las criptobolsas y las criptoempresas no pueden recibir préstamos de los bancos en India, según el legislativo.

Nueva realidad: criptomonedas prohibidas por ley

Sería justo argumentar que hasta ahora la acción reguladora de línea dura del gobierno de la India ha llevado a que la criptoindustria se oculte y, por lo tanto, se ha vuelto aún menos regulada. En este punto, un número significativo de criptobolsa locales han cerrado sus tiendas o han cesado parcialmente sus operaciones: las primeras víctimas fueron BTCXIndia y ETHEXIndia, que decidieron cerrar en marzo, cuando todavía no se había anunciado la prohibición del RBI. BTCXIndia citó el "desalentador comercio de criptomonedas" del gobierno indio como la principal razón para el cierre en ese momento. Ambos están inactivos hasta el día de hoy.

Los jugadores restantes más grandes, a saber, Zebpay y Unocoin —Coinsecure todavía está fuera de línea debido al reciente ataque cibernético— ahora advierten a sus clientes que los procesos de retiro de rupias pueden verse comprometidos en cualquier momento debido a la fecha límite de prohibición del RBI. En su anuncio sobre el asunto, Unocoin menciona que están "en el proceso de implementar nuevos mecanismos para los depósitos y retiros del INR", y ha presentado a Unodax —una solución peer-to-peer que pasa por alto la prohibición del RBI. Servicios similares han sido implementados por otras bolsas indias, como WazirX y Koinex.

Mientras tanto, tal como informa el Times of India, varios oportunistas utilizaron la prohibición del RBI para su beneficio mediante el cobro de las ventas de pánico en India a través del "arbitraje" —una estrategia que implicaba comprar BTC en el mercado indio a bajo precio, transfiriéndolo a un intermediario en otro país, que luego lo vendería allí para obtener una mejor tasa y compartir los beneficios entre las dos partes involucradas.

Aún más confusión fue causada por un artículo de Bloomberg que cita a partes anónimas con "conocimiento directo" de los planes del gobierno de imponer un impuesto de bienes y servicios (GST) del 18 por ciento sobre la criptomonedas, ya que difícilmente podría coincidir con la prohibición RBI —¿cómo las criptomonedas podrían ser gravadas cuando uno no puede ni comerciarlas? Sin embargo, tales noticias indican que podría haber una regulación más positiva en el camino, o simplemente que las diferentes agencias gubernamentales adoptarían diferentes enfoques sobre las criptomonedas, no coordinando sus movimientos entre sí.

Nueva esperanza: la ruta de mercancías

El 11 de julio, Quartz India publicó un artículo llamado "India podría no prohibir la criptomoneda después de todo" —la pieza citó una fuente anónima y afirmó que "un panel del Ministerio de Hacienda creado para estudiar [monedas virtuales] incluso podría sugerir que sean tratadas como mercancías". Por lo tanto, un funcionario gubernamental de alto nivel al tanto del asunto le dijo al medio de noticias:

"No creo que nadie esté realmente pensando en prohibir [las criptomonedas] por completo. El problema aquí es sobre la regulación del comercio y necesitamos saber de dónde viene el dinero. Permitirlo como [una] mercancía podría permitirnos regular mejor el comercio y eso se está estudiando".

La visualización de criptomonedas como mercancías se asemeja al enfoque de la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías de Estados Unidos (CFTC). La agencia estadounidense que controla completamente las transacciones de derivados de mercancías en el país afirma que los tokens son mercancías: en esencia, en su opinión, Bitcoin está más cerca del oro que de las monedas o valores convencionales, ya que no está respaldado por el gobierno y no tiene responsabilidad asociada a éste.

Shubham Yadav, cofundador de Coindelta —una criptobolsa india— está de acuerdo con ese punto de vista:

"Si bien las criptomonedas pertenecen a una nueva clase de activos financieros, todavía podemos darles la bienvenida como mercancías y no como monedas por causa de su alta volatilidad en precios".

El panel de criptomonedas citado se creó en diciembre del 2017 con el objetivo de comprender la expansión de la criptoindustria, e incluye a Subhash Chandra Garg, secretario del departamento de asuntos económicos; BP Kanungo, vicegobernador del RBI; y Ajay Tyagi, presidente del regulador de mercado Securities and Exchange Board of India. Es el segundo panel de criptomonedas en India, mientras que el primer panel —establecido por el gobierno de Narendra Modi en abril del 2017— recomendó "sofocar lentamente" la industria: no se podía detener en un día, ya que las personas perderían mucho dinero, argumentaron, razón por la cual se necesitaba un enfoque más oportuno.

En junio, Subhash Chandra Garg, el jefe del panel más nuevo —y más amigable con las criptomonedas— le dijo al noticiario local ET News que su grupo de trabajo estaba casi listo para presentar un borrador para un marco criptorregulador y prometió entregarlo dentro de las primeras dos semanas de julio —sin embargo, no se han hecho tales anuncios hasta el cierre de esta edición.

"Estamos bastante cerca de desarrollar una plantilla [para la industria de la criptomoneda] que pueda ser lo mejor para nuestro país. Nos hemos movido bastante lejos en este sentido, y hemos preparado un borrador que implica qué partes de este negocio deberían prohibirse y qué debería conservarse".

Las firmas locales de criptomonedas están abiertas a negociaciones con el gobierno y, como señala Quartz, "ya han acordado estar abiertas para un mayor escrutinio". Además, aseguran que los sólidos procedimientos de Conozca a su Cliente (KYC) y el Anti Lavado de dinero (AML) ya están implementados, también están dispuestos a presentar otras sugerencias. Shubham Yadav, cofundador de Coindelta, dijo a la publicación:

"También estamos listos para trabajar con el gobierno y ayudarlos a crear un marco regulatorio. Podemos ayudarlos en el diseño de un sistema de monitoreo para blockchain donde pueda monitorear de manera remota todas las transacciones".

La polémica prohibición del banco central ha provocado peticiones tanto públicas cuanto impulsadas por la industria, y algunos apelan a los tribunales con el argumento de que la decisión es inconstitucional.

Por lo tanto, la comunidad espera el 20 de julio, cuando el Tribunal Supremo de la India presentará una posición clara con respecto al bloqueo del RBI. Sin embargo, vale la pena señalar que el 3 de julio, el tribunal resolvió no otorgar medidas provisionales a los afectados por la prohibición en una audiencia de la Asociación de Internet y Móviles de la India (IAMAI) —organización compuesta por miembros de varias criptobolsas que desafían la postura del RBI.

En una anterior audiencia de petición el 17 de mayo, según informes, se le solicitó a la IAMAI que presentara una representación contra el banco central.

En cualquier caso, blockchain es bienvenida

Al igual que en China, la criptoprohibición india —aunque objetivamente es menos severa que la china— coexiste con la postura positiva del gobierno hacia la tecnología blockchain. Por ejemplo, el mismo día en que presentó las medidas de represión, el RBI anunció sus planes para emitir una moneda digital respaldada por el banco central (CBDC). El vicegobernador del RBI, BP Kanungo, dijo al Times of India en ese momento:

"Las innovaciones tecnológicas, incluidas las monedas virtuales, tienen el potencial de mejorar la eficiencia y la inclusión del sistema financiero".

Sin embargo, India es el hogar de las iniciativas de adopción de blockchain existentes también. En mayo, siete de los bancos más grandes de la India se unieron a una iniciativa de financiamiento comercial impulsada por blockchain liderada por el gigante local de TI, InfoSys. La alianza, conocida como India Trade Connect, incluye participantes como Axis Bank, ICICI y South Indian Bank. Se dijo que se formó para realizar pruebas de Finacle Trade Connect de InfoSys, una plataforma blockchain diseñada para "abordar los requisitos del proceso de comercio financiero de los bancos".

Además, en junio, el gobierno del estado de Kerala, en el sur de la India, anunció que utilizará blockchain para el suministro y distribución de alimentos en un nuevo proyecto encabezado por el grupo de expertos Keralan, el Consejo Estratégico de Desarrollo e Innovación (K-DISC). Utilizará la tecnología blockchain e Internet de las Cosas (IoT) para hacer que la red de suministro del estado para productos lácteos, vegetales y pescado sea más eficiente, estableciendo aún más a blockchain como una herramienta viable para la economía local.