La ruta de la escalabilidad de Bitcoin

Bitcoin, la primera y más valiosa de las criptomonedas lleva tiempo sumida en una encrucijada tecnológica. El protocolo creado por Satoshi Nakamoto se popularizó en gran medida, al punto que hoy en día está llegando al límite operacional: los bloques que se liberan cada 10 minutos y que contienen las transacciones de los usuarios lleva meses topándose con el límite de 1 MB, esto quiere decir que las transacciones acumuladas y que se quedan por fuera deben esperar a que otro bloque sea minado para poder validarse.

Desde el punto de vista del usuario este límite de 1 MB por bloque representa una barrera, ya que las transacciones se tardan más tiempo (incluso horas), lo que obliga a las personas que usan la red a incrementar la comisión de la transacción para asegurarse de que esta sea validada en el menor tiempo posible.

Esta diatriba lleva levantando un debate agitado desde hace incluso un par de años, efectivamente politizando el ambiente. Escalar y mejorar el protocolo Bitcoin para permitir más transacciones es un objetivo que ha sido tomado con mucha calma por el equipo de desarrollo original de Bitcoin Core (al punto que se ha criticado el tiempo que se han tardado en proponer soluciones), sin embargo, hay que tener en consideración que Bitcoin ha crecido muchísimo –con una capitalización de mercado de $10 mil millones– por lo que cualquier solución de escalabilidad debe ser segura y conservadora para evitar problemas críticos que puedan afectar a la red.

Soliciones para escalar Bitcoin: SegWit

El equipo de Bitcoin Core ha propuesto un par de soluciones que, si bien no son definitivas, permitirán mejorar el desempeño de la red Bitcoin y darán un respiro a los bloques (que llegaron al límite de 1 MB). La primera de estas se llama Segregated Witness (SegWit o Testigo segregado en español).

SegWit es una nueva característica que permitirá eliminar parte de la información que actualmente acompaña a las transacciones, específicamente estamos hablando del campo de la firma (signature field), el cual estará ahora integrado directamente en la raíz de los bloques que son procesados por los nodos. En términos sencillos, esto quiere decir que las transacciones serán más ligeras (ocuparán menos Kilobytes). SegWit también soluciona uno de los problemas más urgentes de seguridad que está presente desde el nacimiento de Bitcoin: la maleabilidad de las transacciones, con esta vulnerabilidad, un nodo malicioso altera una transacción entrante para corromper el hash (parte del identificador de la transacción). Aunque los bitcoins llegarán de forma segura a su destino, una transacción afectada y que esté encadenada con otra no será segura de aceptar a menos que tenga una confirmación por parte de la red de mineros.

La actualización de SegWit lleva en pruebas por varios meses y está a punto de ser considerada lo suficientemente estable como para ser incluida en el cliente oficial Bitcoin Core. Sin embargo, no será activada de forma inmediata, sino que permanecerá inactiva hasta que la mayoría de la red Bitcoin actualice su cliente a la nueva versión (garantizando que todo el mundo esté preparado). Más de 36 compañías han expresado su apoyo hacia la actualización SegWit y se encuentran preparando su infraestructura.

Otra de las novedades planificadas (aunque aún no están lista para ser incorporada) es la denominada Compact Block Relay (CBR), la cual mejorará la forma en la que los bloques se propagan por la red (menos tiempo y ancho de banda), esta mejora no impacta el asunto de la escalabilidad, pero mejorará la conectividad para los mineros grandes, que actualmente deben usar servidores dedicados para asegurarse que sus bloques lleguen lo más rápido posible a la red Bitcoin.