Todos los viernes, Law Decoded ofrece un análisis de las historias críticas de la semana en los ámbitos de la política, la regulación y la ley.

Nota del Editor

Nueva York, la ciudad más grande de los Estados Unidos y la capital financiera del mundo durante la mayor parte del siglo pasado, está acostumbrada a desempeñar un papel protagonista en el mundo del arte, la música, la literatura y el cine. Con toda la atención, la Gran Manzana normalmente tiene una enorme fama. Pero esta semana, también se ha ganado la atención como escenario para un maratón de dramas de leyes de Fintech.

Dado el estatus de la ciudad de Nueva York, no es raro que los americanos estén más familiarizados con el nombre de su alcalde que con el de su propio gobernador. Los tribunales de Nueva York dirigen las reglas de la economía nacional e incluso mundial. También es un mercado codiciado, incluso para las empresas de criptomonedas que también operan bajo la filosofía de "si puedo hacerlo aquí, puedo hacerlo en cualquier lugar".

Hoy, examinamos una desafortunada situación en el tribunal más importante de Nueva York, un caso con grandes implicaciones para futuras ICO (Oferta Inicial de Monedas) que lleguen a caer en el mismo tribunal, y nuevas oportunidades para las empresas de criptos que buscan establecerse en la ciudad que nunca duerme.