Bitcoin (BTC) no necesitaba un paquete de rescate multimillonario para continuar funcionando después de caer un 60% en horas.

Esa fue la conclusión del análisis de los últimos datos de blockchain, que mostraron que la tasa de hash de Bitcoin se recuperó en las últimas semanas.

La dificultad de BTC en 16% estabiliza la red

Las cifras del recurso de monitoreo Blockchain.com confirman que, desde el 21 de marzo, la tasa de hash ha crecido en más del 10%.

El movimiento fue posible gracias a la disminución de la dificultad de Bitcoin, para que la minería sea más económica para los participantes de la red.

La tasa de hash se refiere a la potencia informática que los mineros dedican a validar la cadena de bloques de Bitcoin. Cuanto mayor sea el número de hashes por segundo, mayor será el poder implícito.

La tasa de hash va de la mano con la dificultad, que es una expresión de lo intensivo que es resolver las ecuaciones para encontrar la solución para bloques de transacciones de Bitcoin.

Gráfico de tasa de hash de Bitcoin de 6 meses. Fuente: Blockchain

En marzo, el precio cayó en picada, lo que posteriormente significó que no era rentable que algunos mineros continuaran. A partir de entonces, la dificultad de Bitcoin cayó un 16%, revirtiendo la espiral descendente de una menor participación de los mineros y, por lo tanto, preservando la seguridad de la red.

El próximo cambio de dificultad está programado para el 8 de abril, y debería comenzar a ver un incremento del número una vez más, sugieren las estimaciones de BTC.com.

Este fenómeno posiciona firmemente a Bitcoin en discordancia con la economía fiduciaria, que depende de la intervención de los bancos centrales y los gobiernos para sobrevivir. Esto, a su vez, es un producto de gobiernos que se niegan a permitir mercados libres con el uso de dinero "duro".

"No se requieren rescates", resumió el exchange canadiense Shakepay sobre el rendimiento de la tasa de hash.

El dinero duro se cuida solo

Como señaló Cointelegraph la semana pasada, Bitcoin es, de hecho, el dinero "más duro" que existe. A diferencia del oro, la verificación está integrada en cómo funciona Bitcoin.

Los bitcoins no pueden ser falsificados, y cualquier intento de aumentar el suministro debe obtener la aprobación de la mayoría de los mineros, algo que no harán, ya que reduciría sus ingresos.

Por separado, si el precio de Bitcoin aumenta, su suministro no se puede minar más rápido que la recompensa de bloque lanzada aproximadamente cada diez minutos.

Como explica Saifedean Ammous en su popular libro, "El estándar de Bitcoin", esto garantiza que, a diferencia de cualquier otro dinero en la historia, los participantes no puedan dedicar tiempo y energía excesivos para hacer más unidades de Bitcoin más rápidamente.

Sigue leyendo: