El precio de Bitcoin (BTC) se mantuvo relativamente estable durante septiembre y la fuerte caída de los precios de las altcoins y tokens de DeFi parece estar empeorando la situación para muchos inversores.

A pesar de esta falta de un impulso alcista, los datos en cadena revelan que nuevos participantes se están uniendo a la red Bitcoin a un ritmo alarmante.

Aunque el precio no ha reaccionado a la fuerte afluencia de nuevos participantes, el analista en cadena, Willy Woo, cree que esta es una gran señal alcista. El 30 de septiembre, Woo tuiteó:

“Estamos viendo un aumento en la actividad de nuevos participantes que ingresan a BTC que aún no se reflejan en el precio, no sucede a menudo. Esto es lo que los traders llaman divergencia, en este caso es obviamente alcista".

Bitcoin: número de nuevos participantes frente al precio. Fuente: Glassnode

Como se muestra en el gráfico anterior, el número de nuevos individuos que se unen a la red de Bitcoin aumentó abruptamente desde la semana pasada y la métrica superó claramente los números registrados en agosto. La métrica mide la cantidad de cúmulos (billeteras) que posee una persona o grupo determinado.

¿Qué está atrayendo a estos nuevos participantes?

Algunos analistas creen que el aumento de nuevos participantes podría atribuirse en parte al fuerte retroceso de los tokens de DeFi y las altcoins. En los últimos 30 días, muchos han registrado pérdidas de dos dígitos y esto puede haber dejado a los inversores buscando alternativas más seguras en el mercado de criptomonedas.

Si bien el precio de Bitcoin no logró superar en varias oportunidades el nivel de los USD 11,000, se ha mantenido estable por encima de los USD 10,000 durante el último mes.

Dado el caos económico y político actual que se extiende por los Estados Unidos y otros países afectados por la pandemia del coronavirus, la estabilidad del precio de Bitcoin refuerza el argumento de que Bitcoin es una sólida reserva de valor.

Aunque el dólar estadounidense sigue siendo el activo más buscado frente a la reciente crisis financiera, es posible que una segunda ola de infecciones por coronavirus pueda afectar negativamente a la economía mundial. Semejante evento probablemente incitaría a los inversores a invertir en activos como el oro y Bitcoin, especialmente si el dólar pierde fuerza.

Sigue leyendo: