DLT vs Blockchain: ¿Cuáles son sus diferencias?

Introducción

Seguramente habrás escuchado hablar de la tecnología DLT y Blockchain, dos creaciones que están muy sonadas en estos tiempos. También habrás apreciado que ambas tecnologías son muy parecidas unas de la otras y que ofrecen hasta cierto punto las mismas ventajas: descentralización y una mayor seguridad.

Sin embargo, hay mucho más de fondo en ambas tecnologías, y en ocasiones, la línea divisoria entre las mismas puede ser muy difusa. ¿Cuándo nos encontramos ante una DLT y cuando frente a una blockchain? Pues bien, esas diferencias las conoceremos a continuación. 

Definiendo DLT y Blockchain

La Distributed Ledger Technology (DLT) o Tecnología de Libro Mayor Distribuido, es una tecnología que nos permite diseñar sistemas informáticos y electrónicos que fungen como una base de datos capaz de registrar información de tal forma que no se centralice. El diseño puede atender a una descentralización completa (sin un núcleo de control), distribuido (uno o varios núcleos de control, junto a varios nodos de apoyo), o federado (donde los núcleos locales tienen gran autonomía). El acceso a estos sistemas puede ser del tipo público o privado, atendiendo claro al nivel de seguridad que se quiera aplicar al sistema.

La construcción de la red puede hacerse mediante un protocolo de red P2P. Adicionalmente el algoritmo de consenso de una DLT es mucho menos complejo y de actuación rápida, debido a que la red tiene unos principios de resiliencia e inmutabilidad menos exigentes.

Por su parte la tecnología Blockchain o de Cadena de Bloques, es un sistema cuyo funcionamiento depende de generar bloques donde se almacena la información. Estos bloques luego se enlazan unos con otros generando la conocida cadena de bloques. Esta cadena termina generando un registro enlazado y no modificable de la información que se ha almacena en dichos bloques.

La red blockchain también se apoya sobre protocolos peer-to-peer (P2P) y tienen un protocolo de consenso que busca sobre todas las cosas ofrecer una altísima seguridad e inmutabilidad. Por supuesto, su diseño al igual que las DLT puede ser descentralizado, distribuido o federado, dependiendo de la estructura y funcionamiento requerido.

Lo anterior nos dice que visto de una forma general, la tecnología blockchain es un subconjunto tecnológico de la tecnología DLT. Uno que nos ofrece lo mejor de esta tecnología unido a ventajas únicas que nos ofrece la criptografía y la estructura única de la blockchain en sí.

Relacionado: Blockchain: Qué es y cómo funciona. Guía para principiantes

DLT vs Blockchain ¿Cuál es mejor?

Todo lo anterior nos lleva a la pregunta ¿Cuál es la mejor tecnología? ¿DLT? ¿Blockchain? Teniendo en cuenta que ambas tecnologías tienen puntos comunes de funcionamiento, podríamos decir que ambas son excelentes. Las DLT tienen un potencial de escalabilidad mucho mejor y son más sencillas de implementar, mientras que las blockchain son de lejos más seguras.  Así que la premisa para decidir cuál es mejor y cual no, va a depender del uso y objetivo que quieras darle a la tecnología.

Quieres un sistema altamente escalable, de uso privado y probado ampliamente en entornos de desarrollo, entonces la tecnología DLT es la mejor decisión. Si, por el contrario, deseas diseñar un sistema público, enteramente descentralizado, altamente seguro, auditable e inmutable, entonces definitivamente la blockchain es la tecnología que debes elegir.

En ambos casos, tienen asegurado la creación de una base de datos que permiten una gestión y control sin precedentes. Gracias a ello, reciben importantes beneficios en cuanto a integridad y seguridad del sistema. Así, para corromper los datos de cualquiera de estas tecnologías sería necesario atacar simultáneamente a todos los operadores, lo que implica que el atacante debe superar en potencia de computación a todos los participantes juntos. Una protección excelente contra ataques Distribuidos de Denegación de Servicios (DDoS) entre otros.

Sin embargo, la creación de la blockchain junto al uso de criptografía, sin duda alguna ha generado un sistema mucho más flexible y deseado en esta era de interconexión global gracias al Internet. El éxito de las criptomonedas desde el lanzamiento del Bitcoin nos habla claramente de la potencialidad de esta tecnología en el ámbito económico y financiero. Pero la funcionalidad avanza más allá de esos campos y cada día más se sigue desarrollando.

Creaciones como el FinTech y las DeFi son un ejemplo. Pero cosas más están por venir, por ejemplo, la LegalTech o DeLaw que buscan hacer que la tecnología sea parte vital de las decisiones legales y sistemas de justicias en el mundo. Son conceptos revolucionarios y nuevos, que gracias a las DLT y Blockchain podemos examinar y ver en desarrollo.

Aplicaciones de estas tecnologías

El universo de aplicaciones de estas dos tecnologías enorme. Hablamos de que ambas en su forma más básica son bases de datos, con características y potencialidades, que las convierten en opciones potentes para distintos usos. Pero lo que más nos permiten ambas es obtener una mayor transparencia, eficiencia y automatización.

En tal sentido, podemos decir que las aplicaciones de estas tecnologías se pueden acotar en cierta forma de la siguiente forma:

Sistemas financieros

Los sistemas financieros fueron el primer caso de uso de ambas tecnologías y es que la globalización de la economía ha llevado a construir sistema de este tipo para atender con celeridad los altamente dinámicos mercados mundiales. De hecho, la aparición de la blockchain fue precisamente en ese orden de ideas, a crear al Bitcoin como un elemento que sustituya al sistema económico y financiero centralizado.

Eso y las cada vez más evidentes potencialidades de la tecnología DLT y blockchain han hecho que las mismas vayan creciendo en adopción. Por supuesto, la blockchain apuesta a construcciones abiertas, más transparentes, auditables y seguras, que sus contrapartes DLT. Pero el objetivo transformador es el mismo: descentralizar o distribuir los sistemas económicos y financieros para adaptarlas a una realidad mundial mucho más dinámica.

Relacionado: El Banco Mundial profundiza en la DLT y finTech para la inclusión financiera

Ciberseguridad

El principal campo de uso de la tecnología DLT y blockchain es la ciberseguridad. El hecho, de que estemos ante sistemas distribuidos, descentralizados o federados, permite que se construyan sistemas altamente seguros.

Hablamos de sistema con diversos niveles de acceso, con esquema de seguridad que pueden integrar criptografía de alto nivel desde su base, y con granularidad en los permisos. Eso permite la creación de plataforma online que pueden rivalizar con sistemas de acceso basados en roles como RBAC, o usando controles de acceso obligatorio (MAC). En ambos casos, hablamos de controles de acceso avanzados construidos para sistemas con la seguridad por encima de todo.

Cadena de suministros y logística

Otro uso importante de la tecnología DLT y blockchain apunta a las cadenas de suministro y logística. Especialmente si en estas participan gran diversidad de actores con distintos niveles de acceso y funciones. En esos casos, la DLT y blockchain son dos poderosas herramientas para crear sistemas ajustados a estas realidades.

Un buen ejemplo de esto lo vemos con el sistema diseñado por Maersk e IBM, TradeLens. Una plataforma posiblemente basada en la tecnología que IBM ha diseñado para el proyecto HyperLedger, y que hasta el momento ha sido única en su tipo para logística marítima y de comercio internacional.

Mismo diseño que por cierto IBM ha replicado en diversas soluciones BaaS (Blockchain-as-a-Service) como Food Trust o Trade Finance.

Salud

El área de salud es otra potencial área de desarrollo de la tecnología DLT y blockchain. Los hospitales podrían así contar con acceso a un sistema distribuido donde almacenar su información de forma segura. Al que, por ejemplo, evitaría que los hackers pudieran afectar sus sistemas informáticos con algún virus. Esto con el fin de pedir luego millonarias sumas de dinero a cambio de devolver el control de los datos.

Con un sistema de este tipo por ejemplo, los datos sólo podrían ser leídos o modificados por el hospital en cuestión. Algo solo posible si se usan sus credenciales de acceso o claves privadas. Del resto, nadie podría acceder a dichos sistemas o afectarlos. En caso de que algo pase, bastaría con reiniciar los sistemas resincronizar y comenzar a trabajar nuevamente.

Adicional a esto, el nivel de auditoría y acceso a datos médicos de los pacientes es granular. Es decir, se pueden crear sistemas que solo den acceso a partes muy específicas de información si así se desea.

Conclusiones

Como puedes ver, las DLT y blockchain son dos tecnologías con grandes parecidos. Aunque la forma en cómo atacan el problema de la descentralización y su funcionamiento difieren largamente. Sin embargo, el objetivo de ambas es el mismo: crear sistemas descentralizados o distribuidos, seguros que permitan una evolución superior a los esquemas centralizados que acostumbramos ver. 

No queda duda que dicho objetivo en la actualidad ha sido alcanzado, y ambas tecnologías han madurado mucho. Además de que cada una de ellas se adapta a las necesidades únicas de cada sector que busca implementarlas para sacar el mejor provecho de las mismas. Ante esta situación, no queda duda que veremos por muchos años como la DLT y la blockchain van ocupando más espacios en nuestra vida digital, asegurando a su manera, cada uno de ellos y adaptándolo al dinamismo de nuestra vida digital y evolución como sociedad.