¿Qué es la recompensa de bloque?

José Maldonado
22 MAR 2020
¿Qué es la recompensa de bloque?
1.

Concepto

Seguramente habrás escuchado hablar de la recompensa de bloque en las criptomonedas. En ese momento te habrás preguntado ¿Qué es la recompensa de bloque? Pues bien, una recompensa de bloque es una determinada cantidad de criptomonedas que reciben los mineros por su trabajo de minería. Esta recompensa se encuentra programada dentro del protocolo que hace funcionar a la criptomoneda. Su función, es la de ser un incentivo para que los mineros realicen su trabajo.

La primera demostración de este concepto la vimos con la publicación de Bitcoin. En Bitcoin, cada 10 minutos aproximadamente se produce un nuevo bloque. En dicho bloque, los mineros incluyen una serie de transacciones para ser validadas. Esto claro, luego de que el minero genera el hash SHA-256 que identificará a dicho bloque de forma única dentro de la blockchain.

El proceso que permite crear este hash SHA-256 es conocido como minería y en muy intensivo y complejo. De hecho, en la actualidad la minería de Bitcoin requiere de potentes equipos. Todo con el fin de que pueda realizarse de forma rápida y exitosa. Estos equipos de minería tienen un alto costo tanto de adquisición como de mantenimiento. Por esa razón, los mineros, deben recibir una compensación por este trabajo. Esa compensación es precisamente la recompensa de bloque.

Pero ¿Qué importancia tiene la recompensa de bloques en las criptomonedas? ¿Cómo funciona este mecanismo? Estas y otras preguntas las responderemos a continuación.

Sigue leyendo: ¿Qué es Blockchain y cómo funciona la tecnología de cadena de bloques?

2.

Origen de la recompensa de bloque

La recompensa de bloque tiene un funcionamiento conceptualmente sencillo. Sin embargo, llevarlo a cabo conlleva un reto técnico y computacional enorme. Pero no te preocupes, acá te explicaremos todo lo que debes saber de este proceso y los distintos elementos que intervienen en el mismo.

En primer lugar, debes saber que el funcionamiento de las criptomonedas depende de una tecnología llamada blockchain o cadena de bloques. Esta blockchain es una especie de base de datos donde la información es almacenada en bloques que están relacionados en forma histórica. Es decir, cada nuevo bloque está enlazado con el anterior, y el anterior, con el inmediatamente anterior a este.  De allí el nombre de blockchain o cadena de bloques. Este tipo de organización de datos permite almacenar la información de forma muy segura. Esto gracias a que cada bloque está relacionado criptográficamente.

Esta organización de datos en bloques es realizada por un proceso que se conoce como minería. Este proceso de minería consiste básicamente en dos cosas:

  1. Tomar una serie de transacciones de la red y agruparlas en un bloque.
  2. Generar un hash para el bloque que contiene este grupo de transacciones. Para esto se tiene en cuenta los datos de generación que nos proporciona la red.

¿Se escucha muy sencillo de hacer, cierto? Pero la realidad es que el proceso de minería es muy difícil y complejo. Es tan complejo que la computadora más potente del mundo tardaría literalmente miles de años en rehacer todo el trabajo de una red como la de Bitcoin.  Sin embargo, cuando Satoshi Nakamoto diseño Bitcoin pensó en esto y encontró una solución. La red que sostiene a Bitcoin, está compuesta de por miles de computadoras y dispositivos que aportan su poder de cómputo para realizar el proceso de minería. De esta forma, el arduo trabajo de generar estos bloques se divide y se puede hacer el trabajo de forma más rápida y eficiente.

Sin embargo, quedaba un punto muy importante sin resolver. ¿Cómo hacer que estos mineros dedicaran sus recursos a minar? ¿Qué compensación recibirán por este trabajo? Pues bien, la solución era ofrecer una recompensa por cada bloque generado, dando origen así a la recompensa de bloque.  Pero ¿Qué impacto tenía la recompensa de bloque en una criptomoneda como Bitcoin? ¿Qué otros problemas ayudaban a resolver más allá del incentivo a los mineros? Estas preguntas serán respondidas a continuación.

3.

Impacto del concepto en las criptomonedas

Ahora sabemos que el origen de la recompensa de bloque era ofrecerles a los mineros una compensación por el arduo trabajo de minería. Pero este no era el único impacto que la recompensa de bloque tenía sobre las criptomonedas. Durante la creación de Bitcoin, Nakamoto se enfrentó a otro problema: la emisión de su criptomoneda.

Nakamoto estaba creando al Bitcoin para que fuera totalmente descentralizado. Es decir, nadie podía controlar al Bitcoin a su antojo, y esto incluía la emisión. Esto resultaba ser un problema, porque emitir moneda es vital para generar un ecosistema económico sustentable. ¿Te imaginas un país que no puede emitir o imprimir dinero para su economía? Es un problema muy grave y Nakamoto estaba enfrentándose al mismo.

Sin embargo, Nakamoto solucionó este problema usando a la misma recompensa de bloque que ofrecía como incentivo a los mineros. El código de Bitcoin estipulaba que la recompensa de bloque iniciaría en 50 bitcoins por cada bloque minado.  Así los mineros recibirán 50 bitcoins de reciente creación por cada bloque minado de forma exitosa. Esta recompensa inicial disminuiría a la mitad cada 210.000 bloques en un proceso conocido como halving. 

Como cada bloque es generado aproximadamente cada 10 minutos, 210.000 bloques es un espacio de tiempo de aproximadamente 4 años.  El proceso se seguiría repitiendo hasta llegar a la emisión máxima de 21 millones de bitcoins.

Así con una gran elegancia, Nakamoto resolvía el problema de los incentivos y la emisión descentralizada de su moneda. Este es el impacto de la recompensa de bloque, uno que se ha replicado en prácticamente cada criptomoneda en la actualidad. Después de todo, no hay solución más elegante que pueda resolver estos dos problemas, de un modo tan sencillo.

Sigue leyendo: Acerca de la verdadera naturaleza del dinero

 

4.

¿Cómo funciona la recompensa de bloque?

Como hemos mencionado antes, el funcionamiento de la recompensa de bloque es conceptualmente sencillo. Básicamente lo que sucede es lo siguiente:

  1. Los usuarios de la criptomoneda emiten sus transacciones a la red. Allí las transacciones son almacenadas hasta que comience el proceso de validación. Cada una de estas transacciones adicionalmente tiene una pequeña comisión llamada comisión de minería. La comisión de minería es un micropago que se hace con el fin de incentivar a los mineros para darle una mayor prioridad a dicha transacción y que sea procesada rápidamente.
  2. Se da inicio al proceso de generación de un bloque. En este punto los mineros seleccionan las transacciones que están a la espera de recibir su validación.
  3. Se da inicio al proceso de minería del bloque. Dependiendo de la criptomoneda y función hash usada, este proceso puede ser menos o más intensivo computacionalmente. De este proceso de minería saldrá un hash que identificará de forma única al nuevo bloque.
  4. Una vez obtenido el hash del bloque, los mineros proceden a generar una transacción especial llamada transacción coinbase. Esta transacción tiene como fin generar un pago que será dirigido a un monedero controlado por el minero. En dicha transacción están reflejadas las nuevas monedas emitidas por la recompensa de bloque activa. Adicionalmente a estos fondos se le suman todas las comisiones de minería de cada una de las transacciones incluidas en el bloque.
  5. Finalmente, el bloque resuelto es emitido a la red para que los nodos verifiquen su validez. Una vez los nodos de la red hayan alcanzado consenso sobre la validez de este nuevo bloque, se agrega a la blockchain y se reinicia el proceso.

Con este sencillo proceso las criptomonedas controlan la emisión de sus monedas, el funcionamiento ininterrumpido de su red de mineros y las ganancias que estos reciben por su trabajo.

5.

Importancia para las criptomonedas

La importancia de la recompensa de bloque para las criptomonedas radica principalmente en que es el método más sencillo de controlar su emisión y sostener el funcionamiento de la misma a lo largo del tiempo. Cuando Nakamoto creó al Bitcoin quería crear una opción real y duradera al dinero tal como lo conocemos ahora. 

De hecho, te sorprenderá saber que Bitcoin puede seguir su modelo de funcionamiento actual al menos hasta el año 2144. En ese momento, la recompensa de bloque de Bitcoin llegará a su límite y el funcionamiento de la red deberá depender de otros medios como las comisiones de minería. Por su puesto para eso hace falta mucho tiempo, pero tranquiliza saber que se haya pensado en este tipo de detalles.

Otro punto en el que la recompensa de bloques tiene un papel fundamental es la dinámica económica de la criptomoneda. Seguramente has escuchado sobre la Ley de la Demanda y la Oferta, así como los conceptos de inflación y deflación. Pues bien, en el mundo de las criptomonedas esta ley y estos conceptos son fundamentales. Ahora bien ¿Por qué son tan importantes estos conceptos? Pon atención al siguiente ejemplo:

Relación entre la recompensa de bloque y el valor de las criptomonedas

Para entender la relación entre la recompensa de bloque y los conceptos mencionados anteriormente, sigamos este sencillo ejemplo:

Si una criptomoneda se emite sin control y en grandes cantidades, la misma sufrirá de una inflación descontrolada. Esto crea una oferta de monedas gigantesca frente a una demanda muy pequeña. Esto finalmente hará que el valor atribuible a dicha moneda sea cada vez más pequeño a medida que la emisión y la oferta aumenten.

Si por el contrario, la moneda se emite en pequeñas cantidades y se disminuye paulatinamente dicha emisión, estaremos ante una deflación. Esto hará que un punto la demanda por la moneda sea muy grande y el valor de la misma se disparará. Un valor muy alto hará que muy pocas personas puedan acceder a la moneda y de hecho puede detener su funcionamiento.

El ejemplo anterior nos dice claramente que los extremos de ambos casos son indeseables. Por ello las criptomonedas han recurrido a mantener una recompensa de bloque que ayude a evitarlos. Para esto, las criptomonedas son diseñadas con una cuidadosa atención en ofrecer un control sobre estas acciones, siempre buscando equilibrio. Con esto se busca sostener el valor de las criptomoneda y hacerlas evolucionar como un sistema económico. Esta es una de las razones principales detrás de los sorprendentes precios de las criptomonedas. Después de todo, algunas de ellas son limitadas y únicas y hace que su valor se dispare.

Sigue leyendo: Qué es y cómo funciona la minería de Bitcoin. Todo sobre cómo minar bitcoins

6.

La recompensa de bloque y su relación en distintas criptomonedas

Hasta ahora hemos explicado que es la recompensa de bloque y la importancia de la mismo. Pero seguramente te preguntarás ¿La recompensa de bloque es igual para todas las criptomonedas? La respuesta corta y directa a esta pregunta es no. Y es que cada criptomoneda maneja la recompensa de bloque de forma distinta.

Por ejemplo, en Bitcoin la recompensa de bloque comenzó en 50 BTC por bloque. El protocolo de funcionamiento de BItcoin estipula que un bloque se genera cada 10 minutos. Además, estipula que cada 210.000 bloques habrá una reducción de la recompensa a la mitad en un proceso llamado halving. Y finalmente, nos dice que el proceso seguirá hasta emitirse los 21 millones de BTC que Bitcoin puede tener. Como resultado, en la actualidad (marzo 2020) 11 años después de crearse el Bitcoin, la recompensa de bloque de Bitcoin es de 12,5 BTC por bloque. De hecho, en unos meses habrá un nuevo halving que llevará a la recompensa a 6,25 BTC por bloque. Esto lleva a que Bitcoin sufra de una suave deflación que impulsa a que su moneda tenga un mayor valor.

Una situación parecida pasa en Litecoin, una criptomoneda diseñada a partir del Bitcoin. Pero en este caso, Litecoin emitirá 84 millones de monedas y cada nuevo bloque saldrá cada 2,5 minutos. El halving en Litecoin por otro lado, tiene lugar cada 840.000 bloques.  Esto ha hecho que la recompensa de bloque inicial de Litecoin pase de los 50 LTC (en 2011) a 12,5 LTC por bloque en la actualidad (marzo 2020).

Como ves en ambas criptomonedas se maneja la recompensa de bloque de forma distinta. Todo esto porque cada proyecto es único. Otro buen ejemplo en ese sentido es Ethereum. En Ethereum la emisión de monedas es inflacionaria y la recompensa de bloque es controlada por el grupo de desarrollo y la comunidad de mineros. En conjunto los desarrolladores y mineros pueden aumentar o disminuir la recompensa en pos de mantener un equilibrio en la emisión y la compensación de los mineros. Es un modelo discutible por la centralización que tiene, pero cada criptomoneda y red blockchain es única y como tal únicas sus soluciones. Pero, en cualquier caso, deja muy en claro la importancia de la recompensa de bloques y su impacto en las criptomonedas.