$2.6 millones en ofertas por un nombre de dominio Ethereum, $13.5 millones en total

Para nadie es secreto que no es sencillo estar al día con todas las novedades que aparecen sobre Blockchain, contratos inteligentes, empresas DAO… pero definitivamente hay que dejar un esfuerzo en el intento. La última gran novedad que nos concierne es una nueva fiebre del oro en Ethereum, impulsada por el lanzamiento de Ethereum Name Service (ENS), que vendría siendo el equivalente al DNS (el sistema que permite asociar direcciones IP con nombres legibles, como Google.com) pero descentralizado. Esto evitara que ocurran ataques como los que recientemente sufrieron varios servidores DNS importantes en los Estados Unidos.

En apenas una semana de trayectoria ya se han registrado unos 13,5 millones de dólares sólo por 22.500 nombres de dominio y atrayendo alrededor de 10.000 ofertas, siendo la más alta de exchange.eth por unos 600 mil dólares estadounidenses... Esperemos que esta casa de cambio tenga buena reputación, aunque cabe la posibilidad de que sólo sea un ocupante muy rico; al fin y al cabo, no sabemos realmente quién está haciendo la oferta.

Todo el procedimiento funciona por sí solo. Las ofertas no están pagando a nadie; el dinero no se transfiere a nadie… los activos están bloqueados en un contrato inteligente y pueden ser recuperados después de un año, únicamente por medio un nombre.

Ethereum Name Service está basado en un contrato inteligente creado por Nick Johnson y Alex Van Sande, ambos desarrolladores de la plataforma… este sistema permite que cualquier persona pueda ofertar por un nombre de dominio, y se espera que en lugar de compartir una dirección pública Ethereum (con muchos números y letras), se comparta un nombre o una frase más reconocible para así poder recibir pagos más fáciles o crear contratos inteligentes que la gente recuerde con mayor sencillez. De momento el despliegue es lento, está en una fase que podría decirse, es de entrenamiento, en caso de que alguna parte del código logre reproducirse. Se espera que alrededor de dos años todo esté finalizado.

Esto significa que los dominios se están extendiendo con lentitud y ninguno con menos de siete letras será liberado antes de que el registro finalice. Hasta entonces, el usuario puede hacer una oferta en los nombres más largos y de asegurar uno, por ejemplo, cryptocoinsnews.eth, es posible pedir a la gente que envíe ETH a esa dirección. Cabe destacar que no es necesario copiar y pegar todas las letras y números de lo que conocemos como una dirección pública.

Así pues, los contratos inteligentes pueden hacer uso de estos nombres y eventualmente tener capacidades de DNS, por lo que el usuario podría ir a exchange.eth y comprar algunos de los tokens en ETH.

Ahora, Johnson y Van Sande son desarrolladores muy capaces, pero ambos son testigos de un movimiento que está creciendo a una velocidad increíble: hablamos de 1 millón de dólares en ofertas hace sólo dos o tres días… podrían estar sosteniendo una cantidad considerable, quizás cientos de millones.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que ya hemos estado en escenarios similares, por lo que esta vez han publicado algunas auditorías y también cuentan con un sistema de keyholders que les permite tomar las medidas necesarias en caso de un imprevisto, como una vulnerabilidad crítica en uno de los directorios raíz o en el registro de ENS… De todos modos, nunca está de más recalcar que las ofertas dependen del riesgo de los postores, aunque nadie parece tener mucha paciencia en este ámbito.