Banco de Japón: Monedas digitales emitidas por Banco Central no son una herramienta económica eficaz

El vicegobernador del Banco de Japón (BOJ), Masayoshi Amamiya, ha reiterado su postura negativa hacia las monedas digitales emitidas por los  bancos (CBDC), según informa el New York Times el 20 de octubre.

En una reunión celebrada el sábado en Nagoya, en el centro de Japón, Amamiya expresó sus dudas sobre el uso de las CBDC, afirmando que es poco probable que estas monedas digitales mejoren los sistemas monetarios existentes. Amamiya afirmó también que el BOJ no tiene previsto emitir divisas digitales.

El artículo informa que algunos expertos financieros consideran las CBDC como una herramienta para que los bancos centrales controlen la  economía una vez que las tasas de interés caen a cero. Según esta teoría, una CBDC permitiría a los bancos centrales estimular la economía cobrando más intereses sobre los depósitos de individuos y empresas, lo que a su vez los induciría a gastar más dinero.

Amamiya ha cuestionado esa teoría, alegando que el cobro de intereses a las monedas emitidas por los bancos centrales solo funcionaría si los bancos centrales eliminaran el dinero fiduciario del sistema financiero. De lo contrario, el público seguirá convirtiendo monedas digitales en efectivo para evitar el pago de intereses:

"Para que los bancos centrales superen el límite inferior de cero de las tasas de interés nominales, tendrían que deshacerse del efectivo de la sociedad".

A su vez, la eliminación del dinero fiduciario en Japón "no es una opción para nosotros como banco central", ya que el efectivo sigue siendo un método popular de pago en el país, afirmó Amamiya.

El vicegobernador del BOJ enfatizó que el banco no está planeando crear una CBDC que pueda utilizarse ampliamente por el público para fines de liquidación y pago. El cambio a la criptomoneda emitida por el banco desde las monedas soberanas existentes se considera "un obstáculo bastante alto", mientras que los criptoactivos a menudo se asocian con  inversiones especulativas y no representan un medio de pago estable, señaló.

En abril, Amamiya emitió auna declaración similar de escepticismo sobre las CBDC, afirmando que una criptomoneda respaldada por el Estado podría tener un impacto negativo en el sistema financiero existente. Sin embargo, en esa ocasión, Amamiya afirmó que el banco seguía observando en el futuro una  tecnología de finanzas de punta emergente como las criptos.

A principios de esta semana, un comité japonés de política fiscal mantuvo un debate con el objetivo de facilitar el proceso de información fiscal en criptomoneda, y los participantes pidieron que se alivie el complejo régimen de declaración de impuestos existente.

El 16 de octubre, el gigante japonés de mensajería LINE lanzó la operación de su recientemente desarrollado token LINK (LN) en su criptobolsa nativa, BITBOX.