El mayor debate sobre el criptoimpuesto no es lo que crees: Opinión del experto

En nuestra Opinión del Experto, los líderes de opinión dentro de la criptoindustria y fuera de ésta expresan sus puntos de vista, comparten su experiencia y brindan asesoramiento profesional. Experto lo cubre todo, desde la tecnología Blockchain y el financiamiento de las ICO hasta impuestos, regulación y adopción de criptomonedas por diferentes sectores de la economía.

Si deseas contribuir con una Opinión de Expertos, envía tus ideas y CV a george@cointelegraph.com.

Las opiniones e interpretaciones en este artículo son las del autor y no representan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com

Podrías pensar que el mayor debate sobre impuestos acerca del Bitcoin y otras criptomonedas se trata de si deberías reportarlas o no. O tal vez respecto a si el Servicio de Rentas Internas (IRS) llegará hasta la gente que no informe. Quizás, pero no hay mucho debate acerca de esos temas en estos días. Todo el mundo parece saber que debe informar, y que el IRS busca gravar las criptomonedas en gran manera.

El IRS está rastreando con software y la orden de comparecencia de Coinbase por parte del IRS ya está dando sus frutos con archivos para que el IRS revise. De hecho, el mayor debate fiscal sobre criptomonedas todavía parece estar alrededor de la 1031, la disposición del código tributario para intercambios del mismo tipo.

Bajo la ley de impuestos norteamericana, la regla de intercambios 1031 solo puede ser de inmuebles por inmuebles, empezando en 2018.  La ley de impuestos de Trump aprobada en diciembre de 2017 dejó en claro que los canjes de unas criptomonedas por otras no están libres de impuestos en 2018. Pero es sorprendente cómo hay mucho debate acerca de si este argumento puede funcionar para el 2017, así como para años fiscales anteriores.

Si estás a punto de presentar tu declaración de impuestos de 2017, ¿debes solicitar trato libre de impuestos para las transacciones realizadas anteriormente en criptomonedas? Si estás arreglando tu informe de impuestos antes que el IRS encuentre, podrías tener el mismo problema para el 2016. Por lo tanto, ¿solicitar tratamiento 1031 para comercio con criptomonedas en el último es inteligente o estúpido? Resulta ser un tema con matices, y esa es una de las razones por la cual se debate.

Hasta que la ley tributaria Trump acabara con ello, dependiendo de cuán agresivo fueras, y cómo lo orquestaras, podías intentar canjear una divisa digital por otra. Se le ha preguntado al IRS sobre esto en repetidas ocasiones, pero permaneció mudo. En términos generales, un 1031 o intercambio del mismo tipo es un canje de un negocio o activos de inversión por otro.

Según el código de impuestos, la mayoría de los canjes en realidad son gravables, igual que una venta con dinero en efectivo. Ese es uno de los motivos por el cual el IRS ha ido tras la comunidad de trueque, tratando a gravar los bienes y servicios que se intercambian. La sección 1031 es una excepción a la regla de que los canjes son plenamente gravables. La 1031 te permite cambiar la forma de tu inversión sin cobrar o pagar impuestos.

Tu base imponible permanece igual, al cambiar lo que diste por lo que has adquirido. De esa manera tu inversión sigue creciendo, con los impuestos diferidos. Si reúnes los requisitos, no hay límite sobre cuántas veces o con qué frecuencia puedas hacer un 1031. Donald Trump y otros inversionistas inmobiliarios pueden mover sus ganancias de una inversión a otra.

A pesar de conseguir una ganancia en cada canje, eluden el pago de impuestos hasta que venden por dinero años después, pagando un solo impuesto, idealmente como una ganancia de capital a largo plazo. Si la 1031 aplicaba a la criptomoneda antes del 2018 es discutible. Algunos intercambios de bienes personales, digamos una pintura o un avión privado, han calificado. Pero los intercambios de acciones o participaciones en sociedades corporativas nunca lo hicieron. Para muchos propósitos, las criptomonedas no son acciones o títulos valores, pero también ha habido debate sobre este punto con frecuencia.

Clásicamente, un intercambio implica un sencillo cambio de una propiedad por otra entre dos personas. Pero la mayoría de los intercambios no son simultáneos, pero están los intercambios que se retrasan o "Starker"- Starker es el nombre del hombre cuyo caso fiscal volvió famosos estos intercambios diferidos. En un intercambio diferido, necesitas un intermediario que mantenga el efectivo después de que "vendas" tu propiedad y lo utilices para "comprar" la propiedad de reemplazo.

El intermediario debe cumplir una serie de requisitos. Esa es una razón por la que los intercambios diferidos de criptomonedas podrían no calificar. También hay dos disposiciones que debes contemplar en un intercambio diferido. Una vez que la venta de tu propiedad se produce, el intermediario recibirá el dinero en efectivo. Entonces, dentro de un plazo de 45 días a partir de la venta de tu propiedad, debes designar por escrito el reemplazo de la propiedad con el intermediario, especificando la propiedad que desea adquirir.

La segunda disposición en un intercambio diferido se relaciona con el cierre. Debes cerrar la nueva propiedad en el plazo de 180 días a partir de la venta de la antigua. Estos dos periodos de tiempo se ejecutan simultáneamente. Comienzas a contar cuando la venta de tu propiedad se cierra. Si designas el reemplazo de la propiedad exactamente 45 días más tarde, tendrás 135 días para cerrar la propiedad de reemplazo.

Puedes tener el efectivo que quedó después de que el intermediario adquiera la propiedad de reemplazo. Si es así, el intermediario te lo pagará a al final del período de 180 días. Ese efectivo se llama "boot", y es gravable como ventas parciales producto de la venta de tu propiedad. Debes considerar los préstamos hipotecarios u otras deudas sobre la propiedad a la que renuncias, y cualquier deuda sobre la propiedad de reemplazo. Si no recibes dinero pero tu responsabilidad disminuye, que también será tratado como efectivo.

Muchos tenedores de criptomonedas probablemente pueden decir que están conservando sus criptomonedas para invertirlas. El obstáculo más fuerte es si se canjearon por bienes del mismo tipo. La sección 1031 no es aplicable al comercio de acciones o bonos, y el IRS podría basarse en eso para descalificar a cualquier comercio de tipos cruzados de criptomonedas. Sin embargo, diferentes tipos de criptomonedas posiblemente son como los distintos tipos de monedas de oro.

Si un canje de un tipo de monedas de oro por otro califica, ¿por qué no lo hace el intercambio de criptomonedas? El IRS puede argumentar que el intercambio de Ripple por Bitcoin es realmente más como intercambiar plata por oro, o viceversa. Plata por oro sería gravable, por lo que el IRS puede decir que un canje de criptomonedas también debería serlo. Algo de esto puede aumentar en el tamaño de tus ganancias, y cuán dispuesto estés a aprovechar una oportunidad.

Pero uno de los grandes asuntos pendientes se refiere a la mecánica para reportar los impuestos. Necesitas solicitar el tratamiento de la sección 1031 en tu declaración de impuestos para poder decir que cumpliste las normas. Podría resultar tentador no informar de canjes de criptomonedas en absoluto. Pero para aquellos que intentan utilizar la 1031, no informar sería un error, en mi opinión. Si deseas ver de qué informar al IRS, revisa el Formulario IRS 8824.  

 

Robert W. Wood es un abogado de impuestos que representa clientes a nivel mundial desde las oficinas de Wood LLP, en San Francisco (www.WoodLLP.com). Es el autor de numerosos libros acerca de impuestos y escribe con frecuencia sobre el tema para Forbes.com, Tax Notes, y otras publicaciones. Esta discusión no pretende ser un consejo financiero.