Bitcoin detiene deslizamiento de una semana pero batalla con presión regulatoria

Después de cuatro días de pérdidas consecutivas de lunes a jueves, Bitcoin parece haberse estabilizado un poco. Sin embargo, el 2018 no ha comenzado bien, ya que marca la segunda semana consecutiva de malos resultados.

Mientras que los Bitcoiners se han acostumbrado a los picos y los repuntes, este aplanamiento del gráfico de precios debería verse como algo positivo. Aparecen noticias de que el ministro de justicia surcoreano dio marcha atrás a una propuesta para prohibir las bolsas locales de criptomonedas en el país.

Los reguladores han estado durante mucho tiempo detrás de la bola ocho cuando se trata de controlar las monedas digitales, ya que trabajan caso por caso. El tiempo ahora se ha movido rápidamente a medida que los gobiernos y los funcionarios han tenido su oportunidad de armar planes que han afectado al mercado.

Una semana de bajas

Los últimos cuatro días han visto a Bitcoin bajar hasta un 23 por ciento en un punto en su segunda semana del 2018, pero lejos de ser una baja, ha sido un descenso constante —mucho más angustioso.

Las criptomonedas en general han tenido momentos difíciles en general, ya que el precio de Bitcoin está inexplicablemente vinculado a la mayoría de las monedas alternativas principales.

Las conversaciones sobre un mercado bajista cocinándose debido a los patrones que se derivan de los gráficos han hecho que muchas personas busquen respuestas sobre por qué la criptomoneda se ha desplomado desde los máximos de mediados de diciembre del año pasado.

Fiebre regulatoria

Un factor que históricamente ha dado grandes golpes a Bitcoin ha sido la agitación reglamentaria. El anuncio de China de que estaría prohibiendo las ICO y luego las criptobolsas, envió al mercado en espiral.

Esta semana, se tuvieron miedos similares —aunque falsamente— cuando el Ministerio de Justicia de Corea del Sur anunció de manera independiente que prohibirían el comercio de criptomonedas. Esto se hizo sin el consentimiento del Ministerio de Estrategia y Justicia y otras agencias gubernamentales involucradas en el grupo de trabajo de regulación de criptomonedas de Corea del Sur.

Sin embargo, el mercado reaccionó a las noticias que desde entonces han sido aclaradas por la Casa Azul, la oficina ejecutiva y la residencia oficial del Presidente de Corea del Sur.

De acuerdo con un vocero del grupo de trabajo de criptomonedas de Corea del Sur, no hay planes para prohibir las criptomonedas.

"El gobierno de Corea del Sur no tiene otra opción que seguir los marcos regulatorios y las tendencias establecidas por otros gobiernos líderes. Si bien existe ciertamente una reputación negativa asociada a las criptomonedas, la postura del gobierno es permitir lo que se debe permitir, en beneficio del mercado surcoreano."

Tercer ataque de China

Después de prohibir las ICO, y luego las criptobolsas, los reguladores chinos están buscando perseguir a los mineros en la República Socialista, un país que posee la mayoría de la potencia minera de Bitcoin.

La razón de que China sea una fuente de energía de la minería tiene que ver con la energía barata y, a menudo, subsidiada, a la que recurren los mineros. Los planes ahora son encarecer este poder esencial, reduciendo los márgenes de ganancia.

Vigilancia de la SEC

En los EE. UU., la SEC, que ya tiene un poco de historia en el espacio de criptomonedas, está empezando a hacer mucho más ruido en su intento de regular.

Los temores de lavado de dinero y el uso de criptomonedas para otros usos fraudulentos, ha hecho que el Presidente de la Comisión de Comercio de Futuros de Commodities, J. Christopher Giancarlo, tome el manto del supervisor federal de monedas digitales.

Es solo debilidad

Los reguladores, incluso en China, nunca han podido matar a Bitcoin. Sin embargo, está claro que tienen mucha influencia cuando se trata de afectar el precio del mercado.

Este último episodio de flexión muscular regulatoria muestra que existe una necesidad de cierta paridad entre los reguladores y la economía de la moneda digital antes de que las cosas puedan continuar de manera feliz.

  • Síguenos en: