Profesor de derecho: la irreversibilidad de Bitcoin desafía el derecho internacional privado

Un profesor de derecho alemán ha argumentado que las redes sin permiso como Bitcoin (BTC) plantean el mayor reto a la hora de aplicar el derecho privado a la blockchain.

En un artículo del 18 de octubre titulado ¿De quién es Bitcoin? El derecho privado (internacional) frente a blockchain, el profesor Matthias Lehmann, presidente del Instituto de Derecho Internacional Privado y Derecho Comparado de la Universidad de Bonn, argumentó en contra del papel de los conceptos de derecho de propiedad para la blockchain en la mayoría de los escenarios.

La irreversibilidad de blockchain y la “nonacionalidad”

El profesor Lehmann identificó dos categorías de problemas legales que pueden surgir en las implementaciones de blockchain, los cuales son menos discutidos, sugirió, que los casos ampliamente reportados como el fraude o la coerción.

Se trata de problemas endógenos (transferencias defectuosas dentro del ledger, como transacciones erróneas) o problemas exógenos, como la apertura de procedimientos de insolvencia. Argumenta que la blockchain es "incapaz de lidiar con ambas", agregando:

“Tampoco proporciona un mecanismo para revertir las transferencias defectuosas, ni permite una transferencia de título fuera de la blockchain. DLT fue diseñado para evitar el riesgo del doble gasto, pero no resuelve otros problemas que son estándar en el derecho privado.”

Dos propiedades particulares de la blockchain hacen que la imposición de las reglas ordinarias del derecho privado a la blockchain sea particularmente delicada, afirma: en primer lugar, la irreversibilidad del ledger y, en segundo lugar, la “no nacionalidad” de la tecnología.

El derecho internacional privado sostiene que el sistema jurídico estatal con la conexión más estrecha se aplica a un caso dado, pero dado que la blockchain no está conectada a ningún estado en particular, la identificación de esta conexión es compleja. 

Mientras tanto, para las redes autorizadas con una autoridad rectora y una serie de nodos identificados se han hecho varias propuestas sobre cómo conectar la blockchain a un sistema legal:

“No proporcionan una respuesta para redes sin permiso donde el codificador es desconocido, como Bitcoin. En este último caso, no parece haber otra solución que renunciar a la identificación de una ley gobernante en particular.”

Alejarse de un papel demasiado asertivo de la ley

La solución del profesor Lehmann es abogar por la aplicación de diferentes leyes nacionales con el fin de corregir los registros de la blockchain cuando sea necesario. Propone, en particular, el uso de una obligación de transferencia en virtud de una determinada legislación nacional aplicable en la mayoría de los casos, a fin de abordar la cuestión de la irreversibilidad.

Los conceptos de derecho de propiedad deben evitarse a menos que se haya incorporado una elección de ley en el código del ledger, argumenta. Afirma que tal enfoque se aparta de un papel demasiado asertivo de la ley y corrige los resultados del ledger solo en la medida en que es necesario, utilizando las formas y procedimientos de la propia tecnología. 

También afirma que prescinde de la necesidad de identificar "una ley nacional que regule la blockchain mediante la distribución de las normas aplicables entre los distintos sistemas jurídicos afectados".

En marzo de este año, el expresidente de IBM y actual presidente de la organización sin ánimo de lucro estadounidense The Center for Global Enterprise afirmó que todavía no se había encontrado ninguna solución para hacer que las redes públicas blockchain fueran compatibles con las leyes europeas de privacidad de datos.

Sigue leyendo: