Bitmain cierra centro Israelí de desarrollo blockchain citando las condiciones del mercado de cripto

El gigante chino de la mineria de cripto, Bitmain, está cerrando su centro de desarrollo en Israel y despidiendo a empleados locales, informó el lunes 10 de diciembre la agencia de noticias Globes.

Bitmaintech Israel - fundada en 2016 para explorar el uso de la tecnología blockchain, trabajar en la piscina minera Connect BTC y desarrollar la infraestructura detrás del proyecto de inteligencia artificial (IA) Sophon de Bitmain - cerrará esta semana. Los 23 empleados serán despedidos, informa Globes.

Gadi Glikberg, director de la sucursal israelí y vicepresidente de ventas y marketing internacional de Bitmain, también se va. The Globes informa que Glikberg relacionó el cierre con el reciente colapso del mercado de cripto:

"El mercado de cripto ha sufrido un cambio en los últimos meses, lo que ha obligado a Bitmain a examinar sus diversas actividades en todo el mundo y a reorientar su negocio de acuerdo con la situación actual".

Bitmaintech Israel no ha respondido a una solicitud de comentarios por parte de la prensa.

Bitmain también se enfrenta actualmente a dos demandas. La primera, una demanda colectiva de 5 millones de dólares centrada en la minería no autorizada, se presentó ante el Tribunal del Distrito Norte de California contra las entidades con sede en Estados Unidos y China de Bitmain.

La segunda demanda se presentó supuestamente contra Bitmain, Bitcoin.com, Roger Ver y la criptobolsa Kraken. El caso alega que los acusados utilizaron conjuntamente métodos y prácticas desleales para manipular la red del BCH en su beneficio.

A principios de diciembre, Israel ha sido testigo de la represión de los ingresos no declarados de las cripto. Según el periódico financiero local Calcalist, las autoridades fiscales israelíes abrieron cuentas de impuestos para cientos de israelíes que supuestamente ocultaban ingresos relacionados con las criptomonedas. Como las criptomonedas son tratadas como un activo financiero en Israel, están sujetas a un impuesto del 25 por ciento para los inversores privados.