Blockchain podría ser una solución mágica para luchar contra las noticias falsas

En una era de estafas y noticias falsas, los llamados "deepfakes" son el último ataque a nuestra relación con la realidad.

Si no estás familiarizado con esto, los "deepfakes" son vídeos generados con la ayuda de inteligencia artificial que muestran una figura reconocible (como Barack ObamaMark Zuckerberg, por ejemplo) diciendo cosas que, en realidad, nunca han dicho. Al poner palabras falsas en la boca de personas prominentes y poderosas, los deepfakes son una amenaza patente con información supuestamente verdadera.

Pero si hay algo que sabemos sobre blockchain, la tecnología de base de datos que respalda las populares criptomonedas como Bitcoin y Ethereum, ésta sobresale en la verificación y confirmación de lo que es real. ¿Alice realmente le envió a Bob USD 100 en criptomonedas? Es una confirmación fácil de hacer con acceso a una cadena de bloques abierta.

Ahora, un informe de 72 páginas emitido por Witness Media Lab profundiza en las herramientas que tienen la oportunidad de rechazar la amenaza de los deepfakes, y blockchain es una de ellas. No es la primera vez que esta idea se presenta, pero sin duda es una de las explicaciones más reflexivas que hemos visto.

La idea general es la siguiente: las imágenes, los vídeos y el audio pueden firmarse criptográficamente, etiquetarse geográficamente y marcarse en el tiempo para establecer sus orígenes. Este tipo de "captura verificada" requiere que las aplicaciones realicen una serie de comprobaciones, asegurando que los datos transmitidos se ajusten al material fuente. A ese medio se le puede asignar un hash criptográfico en función de la imagen o los datos de audio que contiene: comparar ese hash de origen con otro en busca de discordancias te dirá fácilmente si el medio ha sido manipulado o no.

En otras palabras, blockchain puede verificar los medios de origen frente a imitadores o manipulaciones directas de la misma manera que verifica las transacciones de criptomonedas. Pero este no es un enfoque totalmente infalible: efectivamente nos exige que confiemos en un sistema técnico sin considerar sus límites. El informe cita al experto forense de medios Hany Farid diciendo que cualquier solución de blockchain terminada para luchar contra los deepfakes aún está a años de distancia debido a la complejidad involucrada aquí.

Las cadenas de bloques siguen siendo vulnerables a ataques sofisticados contra sus estructuras de gobierno, o los famosos ataques del 51% que han causado problemas a la criptocomunidad en el pasado. Pero hay suficiente esperanza de que la gente esté tomando nota. Nos pusimos en contacto con Corin Faife, coordinadora principal de Witness, quien ofreció una analogía útil:

Cuando compramos alimentos en un supermercado, generalmente esperamos que estén empaquetados de tal manera que no puedan ser manipulados: plástico sellado, pegatinas sobre el envoltorio, etc. No garantiza que la comida sea perfecta: es posible que todavía no sepa bien, y no podemos evitar que se eche a perder si la dejas fuera demasiado tiempo, pero lo que sí sabe es que el paquete no ha sido vulnerado en el viaje hacia ti.

Faife continuó: “Estas medidas de autenticidad proponen algo similar para el vídeo: no es una garantía absoluta de la verdad y no debe tomarse como una aprobación del contenido en sí, pero te permite confirmar que un elemento de medios no ha sido manipulado en camino hacia ti desde el momento original de captura".

En un momento en que la tecnología deepfake solo parece estar mejorando, es bueno saber que nos quedan herramientas en nuestro cinturón figurado de herramientas para contrarrestarla.

Sigue leyendo: