Rompiendo la estaca: Cada criptomoneda estable tiene sus puntos de fracaso

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Cada movimiento de inversión y comercio implica un riesgo, usted debe llevar a cabo su propia investigación al tomar una decisión.

En el año de los mercados bajistas y del entusiasmo frenado, las criptomonedas estables han surgido como la clase de activos con la que muchas de las comunidades de cripto asocian grandes esperanzas para la tan esperada adopción masiva. A medida que estas criptomonedas se han convertido en una herramienta prometedora para aliviar la volatilidad - presumiblemente el mayor obstáculo para que los activos digitales se conviertan en un vehículo de transacciones cotidianas para millones de consumidores - disfrutan de una cobertura masiva por parte de los medios de comunicación, de la atención de la comunidad y de los inversores, y merecen etiquetas un tanto exageradas, como "El Santo Grial de las criptomonedas".

Sin embargo, un gran éxito viene acompañado de una gran responsabilidad, y el aumento de la atención pública ha llevado a un mayor escrutinio de muchos de los proyectos más destacados, lo que ha dado lugar a un conjunto de críticas puntuales. Estos argumentos merecen una revisión exhaustiva por parte de cualquiera que aspire a mantenerse al día con los desarrollos en el segmento de la industria de la criptomoneda que quizás se mueve incluso más rápido que otros.

Como cualquier otro sector importante en el campo, el espacio de las criptomonedas estables presenta un importante campo de batalla ideológico para los puristas y pragmáticos de la cripto. Los modelos que han cobrado más fuerza hasta la fecha, a saber, las criptomonedas estables respaldadas por dinero fiduciario, como Tether, son también los que sacrifican las virtudes tradicionales de la descentralización y el antagonismo hacia el legado del sistema financiero. Los pragmáticos creen que, aunque en realidad pueden ser los artefactos de la economía centralizada, las criptomonedas estables respaldadas por activos pueden provocar la adopción y servir como puente entre la economía actual y su futuro más descentralizado.

En declaraciones a Cointelegraph, Eric Ervin, fundador y CEO de la firma financiera Reality Shares, resumió esta perspectiva:

"El verdadero valor que las criptomonedas estables respaldadas por activos aportan a la industria blockchain es que proporcionarán una solución realista para el uso de la criptomoneda en las transacciones diarias. A pesar de toda la promesa y el bombo que rodea al Bitcoin y a otros varios altcoins como medio para las transacciones diarias de consumo, la volatilidad de los precios y la falta de comprensión generalizada han frenado la adopción masiva. Las criptomonedas estables ofrecen una solución viable, ya que cualquiera que haya utilizado una tarjeta de crédito o hecho una transferencia electrónica de fondos ya ha utilizado y puede entender el "e-cash". Las criptomonedas estables ofrecen la posibilidad de reducir los tiempos de liquidación de días a segundos y eliminar muchos, si no todos, los intermediarios, como las redes de tarjetas de crédito, procesadores de pagos, redes de compensación (por ejemplo, ACH, RTP, SWIFT), e incluso los bancos".

A pesar de las ventajas funcionales, una gran parte de la comunidad de cripto nunca se uniría detrás de ninguna moneda centralizada que esté vinculada al dólar estadounidense. En los últimos meses, un entusiasta movimiento de desarrolladores decididos a producir alternativas viables y descentralizadas ha creado una gran variedad de diseños, a menudo ingeniosos y complejos, para las criptomonedas estables. Estos modelos utilizan otros activos digitales como garantía, o bien no están garantizados en absoluto, sino que se basan en mecanismos algorítmicos de estabilización de precios.

Por mucho que sean distintos en términos de diseño, mecanismos de reducción de la volatilidad utilizados y fidelidad a los principios del criptoanarquismo, estos tipos de criptomonedas estables son diferentes en las formas en que podrían fallar.

Hipótesis más desfavorables

Diseños colaterales fuera de la cadena: Tether

Los problemas con las criptomonedas respaldadas por dinero fiduciario, de las cuales Tether (#8 según CoinMarketCap.com en el momento de escribir este artículo) es un ejemplo inevitable, son bien conocidos. La vinculación se rige de forma centralizada, lo que significa que los usuarios tienen que confiar en la empresa que emite el activo por completo. Al mismo tiempo, el acuerdo de usuario de Tether establece explícitamente que el sistema no "garantiza ningún derecho de canje o canje de Tether por dinero". Para alguien que no está a priori entusiasmado con las criptomonedas, esto podría ser suficiente para hacer cuestionable la idea de cambiar dólares respaldados por el gobierno de los EE.UU. por algunos tokens digitales. Finalmente, la entidad que está detrás de los activos afirma que cada USDT en circulación está respaldado por un dólar de los EE.UU. en la cuenta atrasada, pero que hasta ahora no se ha sometido a una auditoría adecuada por parte de terceros. Como dice Eric Ervin:

"Tether aún carece de los estándares operativos que los competidores prometen. Una gran ventaja sólo los llevará hasta cierto punto y Tether se ha mostrado reacio a proporcionar información sobre la solidez de las reservas del USDT que respaldan al USDT hasta que Tether proporcione una declaración completa e imparcial de la solidez del USDT, les queda un largo camino por recorrer para establecer la legitimidad con las organizaciones institucionales".

Hablando de criptomonedas estables respaldados por dinero fiduciario de manera más general, Rafael Delfín, Jefe de Investigación de Brave New Coin, expresa su preocupación por la centralización:

"Consideramos que este tipo emergente de criptoactivo es de gran importancia para el desarrollo del ecosistema. Sin embargo, no todas las criptomonedas estables son iguales, ya que algunos proyectos permiten a los emisores congelar fondos. Personalmente, estoy a favor de los proyectos que construyen protocolos de criptomonedas estables que adoptan los valores centrales de Bitcoin de descentralización, emisión algorítmica y resistencia a la censura".

Sin embargo, a pesar de todos estos problemas, Tether tiene una ventaja innegable sobre sus competidores más sofisticados y descentralizados: ha estado vivo desde hace tiempo y, con una capitalización de más de 1 500 millones de dólares, disfruta de un uso global relativamente amplio. Esto por sí solo es una razón para considerarla viable y útil.

Nevin Freeman, cofundador de Reserve, habló con Cointelegraph de Angola, donde actualmente está discutiendo con bancos locales y operadores de telecomunicaciones una hoja de ruta para hacer de la criptomoneda una realidad allí. El arma de elección sería una moneda de cambio con respaldo fiduciario:

"Sí, creemos que Angola es un lugar donde la criptomoneda estable realmente tiene sentido mantener y usar. La mayoría de los países desarrollados no lo necesitan en este momento. Creemos que los 'fiatcoins' son las mejores criptomonedas estables disponibles en este momento, pero que sus días pueden estar contados ya que los gobiernos pueden decidir apagarlos, y lo han hecho para monedas virtuales equivalentes en el pasado".

Hablando de la posibilidad de colapso, Freeman explicó que los usuarios de monedas de garantía fuera de la cadena se enfrentan a dos tipos principales de riesgos: el riesgo de contraparte, que tiene que ver con la necesidad de confiar en que los que gestionan el dinero de forma centralizada actuarán con buena voluntad, y el riesgo de terceros, que se refiere a los actores externos, como los hackers y los gobiernos, que suponen una amenaza para el dinero de los usuarios. Esta última amenaza, insinúa Freeman, es real. Sin embargo, cree que tal escenario para los activos con parentesco fiduciario sería menos espantoso que el colapso potencial de sus alternativas más descentralizadas:

"Creo que las monedas respaldadas por activos pueden cerrarse, pero lo más probable es que de forma ordenada."

Diseños de garantías de activos digitales: Dai

Esta clase de criptomoneda estable comprende aquellos activos que están vinculados a otras criptomonedas o cestas de ellas. la criptomoneda estable, Dai, es emitida y controlada por una organización autónoma descentralizada (DAO) llamada Maker. Aunque el precio de Dai también refleja el del dólar estadounidense, en realidad está respaldado por ETH. Para obtener Dai, los usuarios tendrían que transferir ETH, que será bloqueado por el DAO. El sistema se basa en un "oráculo" descentralizado de alimentación de precios para ajustar el valor de los tokens.

Al igual que con otras criptomonedas estables con respaldo de cripto, el principal punto potencial de fracaso de Dai proviene de la volatilidad inherente a los activos de garantía, desde la "volatilidad de la garantía" rutinaria hasta la vulnerabilidad, pasando por los denominados eventos del "cisne negro", en los que el valor del activo subyacente se derrumba drásticamente a una velocidad más rápida de lo que el sistema puede sostener.

Con respecto a la propia Dai, los escépticos de las criptomonedas estables como Preston Byrne a menudo señalan que el token está sobrecollateralizado a ETH, por lo que crear un valor de 1 dólar de Dai requerirá un valor de > 1 dólar de ETH. Byrne está convencido de que esto no hace más que aumentar la exposición de los usuarios al valor de la moneda subyacente y, por extensión, a su volatilidad. Sin embargo, un análisis exhaustivo del protocolo Maker sugiere que el modelo es robusto y capaz de garantizar la estabilidad. Los investigadores de la Reserva creen que aunque Dai carece de mecanismos de estabilización de precios y no podrá escalar para convertirse en una solución global, tiene suficientes controles para mantener a los inversionistas a salvo de caídas catastróficas de precios.

Diseños no colateralizados: Basis

Por último, algunos desarrolladores optan por no vincular sus criptomonedas estables a otros activos. En cambio, podrían diseñar modelos autosostenibles que incorporen capas adicionales de incentivos teóricos del juego para fomentar el comportamiento de los usuarios interesados en sí mismos, lo que sería fundamental para mantener la vinculación. Quizás el representante más famoso de esta cohorte, Basis, se basa en dos tipos de activos que coexisten en la plataforma: las criptomonedas estables adecuadas y los bonos de apoyo. Si el precio de la moneda cae por debajo del nivel de referencia designado, el sistema emite bonos que vende a los tenedores de monedas, que se supone que se sienten atraídos por la perspectiva de que se les paguen intereses de la futura emisión de monedas. Mientras tanto, las monedas utilizadas para comprar los bonos se destruyen, lo que reduce la oferta y hace que el precio vuelva a subir.

Como señalan muchos observadores, esta estructura de incentivos se basa claramente en la expectativa de que la plataforma crecerá indefinidamente, lo cual no está justificado. El pago de bonos a un usuario depende de cuántos otros usuarios son atraídos posteriormente al sistema, por lo que para que el protocolo funcione como se espera, los poseedores de monedas tienen que compartir una fe incuestionable en él. Además, como destaca un estudio de los analistas de la Reserva, la estrategia de Basis estipula un período inicial de estabilización fuera de la cadena, es decir, la fijación al dinero fiduciario durante algún tiempo antes de pasar a la estabilización completa en la cadena. El plan también sugiere que en esta etapa fuera de la cadena la moneda estará respaldada por no más del 80 por ciento del valor real, lo que lleva a los investigadores a esperar que "en condiciones que podrían ser bastante probables, la moneda base probablemente falle de manera irrecuperable".

Qué sigue

Como demuestra este breve estudio, los modelos existentes de criptomonedas estables representan un espectro de compensaciones entre funcionalidad, escalabilidad y descentralización, y ofrecen diferentes niveles de seguridad y vulnerabilidad ante fallos. La intensificación de la competencia en el campo definitivamente sacará a la superficie los diseños más viables, y hay esperanza de que eventualmente surjan en el mercado soluciones que sean al mismo tiempo seguras, escalables y descentralizadas. Mientras tanto, los expertos ven las perspectivas del sector con bastante optimismo. Como señala Rafael Delfín, de Brave New Coin,

"La capitalización bursátil de Tether se ha multiplicado por 4 y su volumen de 24 horas se ha multiplicado por 10. Esperamos un crecimiento similar para todo el sector de criptomonedas estables, y mientras que los fuertes efectos de red y la ventaja de ser el primero en actuar, estos factores serán menos relevantes para los activos que son sustitutos casi perfectos".

Eric Ervin se hace eco de este sentimiento:

"Creemos firmemente que la consolidación tendrá lugar y que los proyectos que sobrevivan serán los que obtengan más adopción. Mientras que el mercado de criptomonedas estables no tiene por qué ser un ganador en todos los entornos, la capitalización del mercado se ganará por tener más confianza que la competencia. Que la competencia sólo ayudará a aumentar el interés y la confianza, y a su vez la adopción de la clase de activos".

Sin embargo, el camino hacia la adopción generalizada será ciertamente difícil. Como recuerda Nevin Freeman, es crítico evitar pasos apresurados, ya que tanto el dinero de la gente como la reputación de la industria de la criptomoneda en general estarán en juego:

"Creemos que algunas de estas monedas fallarán, y que esto podría ser muy malo. Por qué? Porque la gente de Angola y de otros lugares con alta inflación será la que los retenga, y sería realmente malo diezmar los ahorros de la gente en ese tipo de situación. Así que sentimos la inmensa responsabilidad de conseguir que la gente de la industria no estropee las cosas, y nos estamos esforzando por encontrar la forma de hacerlo. Además de ser realmente malo para esas personas, podría ser realmente malo para el movimiento de criptomonedas, ya que el primer caso importante de uso real de cripto podría conducir a una catástrofe financiera, dando a los reguladores la voluntad política de cerrar las cosas".