El árbitro chino reafirma que Bitcoin puede ser retenido o transferido en privado como propiedad

Un organismo de arbitraje en China ha dictaminado que las criptomonedas como el Bitcoin (BTC) están legalmente protegidas como propiedad, en un caso publicado el 25 de octubre a través de la cuenta WeChat del árbitro.

El Tribunal de Arbitraje Internacional de Shenzhen falló a favor de un demandante anónimo en una disputa de transferencia de capital, en la que el demandado no devolvió las participaciones de Bitcoin, Bitcoin Cash (BCH) y Bitcoin Diamond (BCD) como se había acordado en un acuerdo contractual.

Según el esbozo del caso, el contrato había autorizado al demandado a negociar y administrar la cartera del demandante de 20,13 BTC, 50 BCH y 12,66 BCD por un tiempo estipulado. Cuando el demandado no devolvió las participaciones de acuerdo con el calendario acordado, el demandante presentó el caso ante el árbitro, solicitando la devolución de sus activos con intereses.

La defensa había intentado argumentar que el acuerdo de transferencia de capital contractual era inválido, señalando el hecho de que las criptomonedas no están reconocidas como moneda de curso legal en China, y que su circulación está sujeta a severas restricciones en el país.

El demandado citó el Anuncio del banco central sobre la Prevención de Riesgos Financieros de las Ofertas Iniciales de Monedas (ICO), que fue aprobado en septiembre de 2017, afirmando que las ICO que recaudan "las llamadas monedas virtuales" como BTC y Ethereum (ETH) "a través de la venta y circulación irregulares de fichas" se dedican a la financiación pública "no autorizada", lo que es "ilegal".

El banco central también había determinado que la cripto "no puede y no debe circular ni utilizarse en el mercado como moneda".

El demandado alegó que la cláusula básica de "pago y arreglo del precio de transferencia" del contrato violaba, por tanto, las disposiciones obligatorias de la legislación china, que prohíbe la venta y circulación de cripto, así como las plataformas comerciales utilizadas como lugar de transferencia e intercambio de los mismos.

El árbitro, sin embargo, encontró que la obligación contractual bajo disputa no caía dentro de las disposiciones pertinentes según lo estipulado en la prohibición de septiembre de 2017, declarando que:

"No existe ninguna ley o regulación que prohíba explícitamente a las partes mantener bitcoin o transacciones privadas en bitcoin,[sólo advertencias] al público sobre los riesgos de inversión. El contrato en este caso estipula la obligación de devolver el bitcoin entre dos personas físicas, y no pertenece a la[prohibición de septiembre de 2017]".

Así pues, el árbitro concluyó que el contrato era jurídicamente vinculante y añadió lo siguiente:

"Bitcoin tiene la naturaleza de una propiedad, que puede ser propiedad y controlada por las partes, y es capaz de proporcionar valores y beneficios económicos."

El árbitro refutó que las restricciones a las criptobolsas constituyen un obstáculo, señalando que las transferencias de cripto privadas no se enfrentan a dificultades técnicas mientras ambas partes tengan una única dirección de cartera.

Así pues, el fallo ordenó al demandado que mantuviera sus obligaciones contractuales y devolviera los bienes objeto de la controversia con intereses (calculados por el árbitro en 493 158,40 dólares), así como que pagara una multa de 100 000 yuanes (14 400 dólares).

En junio de este año, un tribunal de Shangai también falló a favor de un operador ICO en el contexto de un caso de disputa civil por enriquecimiento injusto. De manera similar, negando la aplicabilidad de la prohibición de septiembre de 2017, el tribunal consideró que Ethereum (ETH) está protegido por la ley de propiedad de China, siempre y cuando el demandante pueda proporcionar pruebas de una cadena digital de custodia al tribunal.

Este septiembre, la Corte Suprema de China dictaminó que las pruebas autenticadas con tecnología blockchain son vinculantes en las disputas legales.