Banqueros centrales despistados se refieren a Bitcoin con envidia, odio

En mi primer artículo para Cointelegraph, intenté explicar el valor de Bitcoin a los ciudadanos de países que practican controles de capital, que generalmente son países con menor desarrollo económico.

Un día después, leí un artículo en el que el presidente del Banco Central de Brasil expone su falta de comprensión y apreciación sobre la moneda digital, lo que podría ser una bendición para los ciudadanos de mi país natal, Brasil.

Creo que la mejor manera de explicarlo es a través de ejemplos prácticos, por lo que resumiré mi experiencia con la moneda de curso legal de mi país.

Nací en 1981, durante la década de la hiperinflación en Brasil, recuerdo que era normal ver a los supermercados abarrotados durante la primera semana del mes. Esto se debe a que en el día de pago, todo el mundo compra provisiones para todo el mes, ya que los precios se cambiaban todos los días, a veces más de una vez al día.

Nuestro dinero perdió valor cada minuto, mientras que la máquina de impresión del gobierno trabajó a un ritmo frenético.

Durante más de 10 años de hiperinflación, varios líderes sentados en la silla del Ministro de Finanzas o el Presidente del Banco Central intentaron reducir o minimizar la inflación. No lo hicieron de la manera difícil, y la forma en que podría haber funcionado, recortando los gastos del gobierno. En lugar de eso, estos hombres tenían sueños irrefutables y pensaban en planes económicos que les parecían más milagrosos.

Uno de estos planes de "pie en el cielo" marcó definitivamente a los brasileños. Durante el gobierno del presidente Fernando Collor, la ministra de Finanzas, Zelia Cardoso de Mello, confiscó todo el dinero que los brasileños tenían en los bancos. La idea era simple: sin dinero no habría demanda de productos, por lo que la inflación sería controlada.

Obviamente, esto no funcionó para salvar la economía, pero devastó a muchos brasileños. Algunos, como mi abuelo, confiaron en sus ahorros de toda la vida para pagar su atención médica. Estas personas fueron gravemente heridas.

¿Qué nos enseña la historia?

En primer lugar, una moneda deflacionaria como Bitcoin, cuyo modelo económico se basa en la de pensadores como Frederich Hayek, es valiosa para todos los ciudadanos de países que temen la inflación.

Segundo, los habitantes de países que ya han experimentado el caos económico saben lo valioso que es tener activos que no pueden ser confiscados de la noche a la mañana. Hoy tenemos ejemplos como Venezuela y hace algunos años, Argentina.

Hay un dicho popular en Brasil que dice que un perro que ha sido mordido por una serpiente le teme a una salchicha. En Estados Unidos, podría decir "una vez mordido, dos veces tímido". Aquellos que han vivido la hiperinflación realmente pueden entender el valor de una moneda deflacionista.

Es por eso que amamos a Bitcoin, y por qué la mayoría de los banqueros centrales lo odian. En el fondo están envidiosos, incluso temerosos, del modelo económico de Bitcoin. Bitcoin ha logrado lo que es imposible para ellos, la creación de la primera moneda verdaderamente deflacionista que está libre de la mala administración de los gobiernos.