Coinbase y Xapo: El controversial tema de la custodia de Bitcoin

Los servicios de custodia Bitcoin son considerados un elemento vital para la llegada del capital institucional al mercado de las criptomonedas. ¿Quién es responsable de custodiar Bitcoin? ¿Los propios usuarios o un tercero? En el ecosistema cripto, las estructuras de custodia centralizadas contrastan mucho con la idea de “no confíes, verifica”, tan presente en la cultura y valores de la comunidad. Sin embargo, esos servicios han prosperado bastante, y existen muchos que los creen una necesidad. Recientemente, se anunció que la compañía Coinbase adquirió el negocio de custodia de Xapo, convirtiéndose en el principal custodio de criptomonedas del mundo. Hablemos de Coinbase, Xapo y el controversial tema de la custodia Bitcoin. 

Bitcoin es un activo muy particular. Técnicamente, es casi lo mismo tener 10 dólares o mil millones. Claro que también es posible guardar oro o dinero en efectivo debajo del colchón, pero este método de custodia presenta grandes limitaciones para cantidades más grandes. Es cómodo y posible para cantidades pequeñas, pero, para cantidades mayores, aunque posible, implica mayores riesgos y grandes problemas logísticos. Debido a la naturaleza física de las mayorías de estos activos como el oro y el efectivo, la abrumadora mayoría de las personas delegan la custodia a terceros. Se asume que estos terceros son entes confiables y responsables. Indudablemente, mejores que nosotros en el tema de custodia. En el sistema financiero tradicional, los servicios de custodia son muy utilizados, pero lamentablemente tienden a la centralización. De hecho, solo 4 bancos custodian más de 114 millones de millones de dólares en activos. Esa situación resulta un tanto preocupante, porque depender de un centro implica gran potencial de riesgo para el todo. 

Sigue leyendo: CEO de Coinbase: Las instituciones depositan USD 200-400 millones en criptos semanalmente

En el caso de las criptomonedas, su condición digital permite que los usuarios custodien personalmente su propiedad sin la necesidad de un tercero. Desde el punto de vista técnico, almacenar pocos bitcoins es básicamente lo mismo que almacenar muchos. Es perfectamente posible declaramos independientes y ser los propios custodios de nuestros bitcoins. Sin embargo, esta independencia viene con un costo. Ser el dueño de nuestro propio castillo significa que ahora somos los únicos responsables de su seguridad. Mejor dicho, un gran poder implica una gran responsabilidad. Si nos roban nuestros bitcoins, estamos solos. Eres tú solito contra una legión de hackers y estafadores que quieren dejarte sin nada. Sin lugar a dudas, es una tarea para valientes. No es para cualquiera. Claro que existen medidas que se pueden implementar. Estamos hablando, por ejemplo, de utilizar un monedero hardware como los que ofrece Ledger o Trezor, o utilizar algún tipo de cartera fría. Sin embargo, muchas llaves se han perdido y para quien usa estos mecanismos no hay nada que se puede hacer. Llorar y lamentar es la única opción, porque nadie acudirá al rescate. La independencia nos aporta muchos beneficios, pero no sale gratis. Hay que pagar un precio que en ocasiones es muy doloroso. 

Ahora bien, por mucho espíritu libertario que recorra el mundo cripto la propiedad indirecta siempre ha sido una opción muy popular. Nos guste o no, muchísimos usuarios confían sus criptos a terceros. Los principales exchanges y las grandes billeteras funcionan muy similar a los bancos. Los usuarios sencillamente están a su merced. Esa situación implica un riesgo, pero un riesgo, de algún modo, compartido. En este caso, podemos dirigir nuestros reclamos a alguien. En caso de un problema, existe un responsable. Estos lugares son atacados por hackers todo el tiempo, y nuestros activos corren peligro ahí. Tan solo el año pasado se perdieron más de mil millones de dólares debido a robos y hackeos. Sin embargo, las paginas víctimas de hackeos deben responder por ese dinero. El usuario debe confiar en un tercero sí, pero también tiene derechos y la otra parte tiene deberes. Debemos admitir que muchas personas confían más en otros que en sí mismos en materia de seguridad. De pronto, podría escucharse extraño, pero no es tan insensato como en realidad suena. Al fin y al cabo, no todos somos expertos en seguridad. Es decir, zapatero a tus zapatos. 

Sigue leyendo: Coinbase Custody compra Xapo Institutions, continuando así su rápida expansión

Este tema resulta sumamente controversial dentro de algunos sectores de la comunidad cripto. Estos sectores, de vocación libertaria, pretenden imponer una carga muy pesada sobre los hombros débiles de la persona común, al estilo de un cuartel. Sin embargo, muchos han escogido ignorar estas voces y confiar en terceros de todos modos. Claro que no hablamos de una fe ciega. Estos custodios deben ofrecer garantías. Por supuesto que deben ser dignos de confianza.

Los servicios de custodia cripto han proliferado mucho últimamente por una sencilla razón: Existe una fuerte demanda. Surge la necesidad y muchos llegan ofreciendo la solución respondiendo a ese clamor popular. Así funciona el libre mercado. El mercado pide y el mercado responde. ¿Quién quiere ser el líder indiscutible de la custodia cripto? 

Sigue leyendo: Coinbase Custody incluye a expertos reguladores de la banca de Nueva York a su junta directiva

El exchange estadounidense Coinbase adquirió el negocio de custodia de Xapo por 55 millones de dólares. Coinbase comenzó a ofrecer servicios de custodia en julio del 2018. En poco más de un año, ha obtenido más de 7 mil millones de dólares de más de 120 clientes provenientes de 14 países distintos. Según el CEO de Coinbase, Brian Armstrong, un promedio de 200 millones de dólares se suman semanalmente a este servicio. Claro que, con esta nueva adquisición, el monto total acumulado podría muy bien ascender a más de 840 mil bitcoins. Esto es casi 5% de todos los bitcoins en circulación. 

Resulta notorio y evidente que Coinbase está detrás del capital institucional. Las grandes instituciones financieras llevan ya un tiempo con ganas de entrar en el mercado de las criptos, pero su entrada se ha visto limitada por la falta de una infraestructura adecuada. El tema de la custodia debe resolverse para que los gigantes vengan y salten al mar de las criptomonedas. No dudo que, para Coinbase, el negocio del comercio e intercambio de criptoactivos resulta muy lucrativo. Sin embargo, esta expansión hacia el negocio de la custodia también ofrece grandes oportunidades. Para ellos, seguramente es un negocio mucho más estable. Claro que Coinbase no pretende ofrecer custodia solamente. El proyecto es mucho más amplio, porque estarán ofreciendo una gran gama de productos. Han estado hablando de diferentes servicios como seguros, préstamos, pago de intereses y otras herramientas de inversión. Todo esto podría facilitar la creación de fondos mutuales, firmas financieras y administradores de inversión. Tanto instituciones como minoristas podrían agregar criptomonedas a los portafolios de sus clientes. Ya que Coinbase ha tomado todas las previsiones regulatorias y técnicas para satisfacer a sus clientes, el plan cuenta con gran potencial. Por cierto, todos los activos custodiados por Coinbase están respaldados por Lloyd’s de Londres. Cosas así construyen confianza y dan seguridad a las grandes instituciones financieras a la hora de invertir. 

Sigue leyendo: Juez dictamina que Coinbase no cometió fraude en la demanda de Bitcoin Cash

Xapo, por otro lado, quiere caminar en otro sendero. Está saliendo de su negocio de custodia para dedicarse de lleno al exchange. Xapo ha generado muchos titulares en los medios por su bóveda fría, escondida en las montañas de Suiza. Esta imagen le ha dado la fama de ser el Fuerte Knox de las criptos. Su bóveda no es parte del trato por cierto. Xapo la conserva. El CEO de Xapo, Wences Casares, argentino, ha explicado las razones de esta venta que ha sorprendido a muchos. Muy pocos esperaban que Xapo se deshiciera del negocio que le ha dado su reputación. Sin embargo, asumo que ellos saben muy bien lo que están haciendo. Ellos no son tontos. 

¿Custodiar o no custodiar? He ahí el dilema. Bueno, este es un dilema para muchos, pero no para Coinbase. Coinbase resolvió ese meollo hace rato. Ellos no están con sentimentalismos ni dogmas. El capital institucional y el dinero de los bancos son simplemente demasiado tentadores como para dejarlos pasar. La custodia viene y viene con fuerza. Siempre podremos guardar nuestros bitcoins debajo del colchón, pero ahora tendremos mejores opciones de custodia. ¿Por qué no? Mientras más opciones, mejor. 

Las opiniones expresadas aquí son las del autor y no representan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com