Criptosubastas: ¿dónde terminan los bitcoins detenidos?

Desde sus inicios, las criptomonedas han sido asociadas por muchos con mercados negros y actividades ilícitas. La característica de Bitcoin de permitir que los pagos directos se realicen de una parte a otra sin la participación de las instituciones financieras, también se ha utilizado como una forma de evitar los controles institucionales y liquidar las transacciones ilegales.

Un estudio reciente de la Universidad de Tecnología de Sydney (UTS) encontró que "aproximadamente una cuarta parte de los usuarios de Bitcoin y la mitad de las transacciones de Bitcoin están asociadas a actividades ilegales".

Por otro lado, dado que hay casi 28,5 millones de billeteras Bitcoin que tienen más de 0,001 BTC y muchos usuarios poseen varias billeteras, con algunas inactivas, la magnitud de este fenómeno se reduce considerablemente.

De todos modos, es un hecho que algunas actividades ilegales se realizan con criptomonedas. Si bien parece bastante simple aprovechar una cuenta fiduciaria o efectivo apropiado, la naturaleza de las criptomonedas hace que este proceso sea mucho más complicado. Analicemos algunos casos en los que las autoridades gubernamentales incautaron activos de criptomoneda debido a actividades ilegales y descubre dónde terminaron.

Las autoridades internacionales no intentaron subestimar el problema. Europol reconoció recientemente que "tres o cuatro mil millones libras de dinero criminal en Europa se lavan mediante criptomonedas".

El Director Ejecutivo de Europol, Rob Wainwright, subrayó que:

"Las ganancias de actividades delictivas se están convirtiendo en Bitcoins, se dividen en cantidades menores y se otorgan a personas que aparentemente no están asociadas con los delincuentes, pero que actúan como 'mulas de dinero'. Estas mulas de dinero luego convierten a los Bitcoins nuevamente en efectivo duro antes de devolvérselo a los criminales".

Silk road

En este complicado escenario, los fiscales internacionales reaccionaron realizando algunas operaciones policiales importantes. Una de las operaciones más conocidas se llevó a cabo en octubre del 2013 con el cierre de Silk Road.

Silk Road era un sitio web que funcionaba como un mercado negro en línea para la venta de drogas ilegales, y utilizaba Bitcoin para resolver los tratos entre los usuarios del sitio. Después de dos años de investigación, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) arrestó al fundador y confiscó más de 170 000 Bitcoins, que en ese momento representaban alrededor del 1,5 por ciento de todos los Bitcoins en circulación.

El cierre de Silk Road no fue la única actividad llevada a cabo por las autoridades internacionales para luchar contra los mercados ilícitos en torno a las criptomonedas. En noviembre del 2014, la policía de Hesse, Alemania, junto con Europol y el FBI, operaron contra las tiendas ilegales en línea Hydra y Silk Road 2.0, que también se dedicaban a la venta de drogas.

Según los encargados de hacer cumplir la ley, estas tiendas fueron utilizadas por aproximadamente 150 000 personas, que cada mes solían comprar medicamentos por valor de millones de euros usando Bitcoins. Esta operación resultó en la confiscación de 126 Bitcoin de los propietarios de los sitios web.

El caso búlgaro

Pero tal vez la operación más impresionante lanzada por las autoridades internacionales se haya realizado el 19 de mayo del 2017 por la policía búlgara con el apoyo del Centro de Aplicación de la Ley del Sudeste de Europa (SELEC). Las fuerzas conjuntas detuvieron a un grupo delictivo organizado que estaba reclutando oficiales de aduanas corruptos en muchos países europeos, con el propósito de infiltrar un virus en los sistemas computarizados de las aduanas y evitar el pago de impuestos.

Los delincuentes eligen el Bitcoin como una forma de invertir el dinero resultante de sus actividades, considerándolos bastante difíciles de rastrear. Como resultado de la investigación policial, se decomisó un número impresionante de 213 519 bitcoins.

Subastas de criptomonedas

La incautación de criptomonedas ha sido cada vez más el resultado de investigaciones internacionales, con ejemplos de esta medida tomadas en muchos países, incluidos los EE. UU., Alemania, Bulgaria y el Reino Unido. Las autoridades nacionales han comenzado a pensar qué hacer con las monedas incautadas. Estados Unidos fue uno de los primeros países en abordar el problema y comenzó a organizar subastas vendiendo las criptomonedas apropiadas.

El Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos (USMS), una agencia federal encargada de hacer cumplir la ley dentro del Departamento de Justicia de los EE. UU., subastó diferentes lotes de Bitcoins atrapados por diferentes autoridades estatales. Una de las ventas más recientes se realizó el 11 de enero del 2018, donde USMS subastó un total de 3 813 Bitcoin en tres lotes diferentes, respectivamente, de A)2 500; B)500; C)813.

Dado el valor del Bitcoin en aproximadamente 11 500 USD el día de cierre de la subasta (19 de enero), el resultado otorgó al estado una cantidad de alrededor de $44 millones en ingresos. Del mismo modo, en Alemania, la autoridad del estado de Hesse espera ganar millones de la venta de los 126 Bitcoins incautados.

¿Qué hay de Bulgaria? Según los cálculos, el valor de los 213 000 Bitcoins incautados sería suficiente para pagar una quinta parte de la deuda nacional de Bulgaria. En la actualidad, la proporción sería un poco diferente ya que la deuda del país es de alrededor de $16 mil millones, mientras que el valor de ese pozo de bitcoins sería de alrededor de $2 mil millones.

Sin embargo, hoy no está claro si las autoridades realmente poseen estas monedas. El jefe de la Fiscalía Especial de Bulgaria, Ivan Geshev, dijo recientemente que la Fiscalía y el Ministerio del Interior no habían incautado Bitcoins.

Más subastas por venir

La lucha contra el uso indebido de fondos para financiar el mercado negro y las actividades ilícitas tiene que atar más sus actividades hacia el uso de criptomonedas. Dada la extremada rapidez con la que las criptomonedas pueden moverse entre billeteras, estados y continentes, también sería necesaria una colaboración más fuerte entre las autoridades internacionales para llevar a cabo operaciones especiales.

Incautar y luego subastar criptomonedas, en caso de un uso ilícito confirmado, podría ser un fuerte elemento de disuasión para los usuarios delictivos y, en algunos casos, una buena fuente de ingresos para los ingresos del Estado.

La uniformidad entre las diversas autoridades internacionales en el enfoque con respecto a los procedimientos de subasta podría ser un desarrollo deseable, a fin de garantizar un proceso justo y transparente en torno a la redistribución de los activos de criptomoneda. Un proceso riguroso de identificación también podría garantizar que los participantes no estén conectados a ninguna actividad ilícita y evitar que el proceso comience nuevamente.