Monedas fiat criptorespaldadas: Sci Fi o eslabón perdido? Opinión del Experto

En nuestra Opinión del Experto, los líderes de opinión dentro de la criptoindustria y fuera de ésta expresan sus puntos de vista, comparten su experiencia y brindan asesoramiento profesional. Opinión de Expertos lo cubre todo, desde la tecnología Blockchain y el financiamiento de las ICO hasta impuestos, regulación y adopción de criptomonedas por diferentes sectores de la economía.

Si deseas contribuir con una Opinión de Expertos, envía tus ideas y CV a george@cointelegraph.com

Desde 1971 y el fin del estándar del oro, las monedas fiat han gobernado al mundo. Las economías aprendieron cómo usar y abusar del sistema de moneda fiat y los bancos centrales no han vacilado en utilizar la imprenta extensamente. Antes de 1971, los bancos centrales tenían que poseer grandes reservas de oro -o el poder más cercano, por ejemplo, el dólar norteamericano- ya que las monedas estaban vinculadas a una cierta cantidad de oro. Uno de los argumentos para abolir la norma del oro es que el crecimiento económico se ve limitado por la incapacidad de los bancos centrales para aumentar la oferta de dinero y crear el crédito. Por lo que el patrón oro fue abolido.

Sin embargo, hasta este día, grandes cantidades de oro siguen siendo propiedad de los bancos centrales de todo el mundo. Los bancos centrales de todo el mundo son dueños de 33 000 toneladas de oro, o el equivalente a 1,6 billones de dólares. Irónicamente, mientras que estos bancos centrales poseen oro como reserva de valor para defender su moneda, sus monedas deben estar bajo ataque, la mayoría de los bancos centrales no tienen acceso a su propio oro. De hecho, la mayor parte del oro propiedad de los bancos centrales se almacena normalmente en los Estados Unidos o en el Reino Unido, principalmente por razones históricas y porque es bastante complicado para moverlo. Curiosamente, en los últimos 5 años, los bancos centrales han empezado a repatriar su oro para recuperar el control sobre lo que es suyo.

Reservas mundiales de divisas

En los últimos diez años, los bancos centrales han ampliado considerablemente la gama de activos que pueden poseer,más allá de oro y otras monedas fiat. Se han implementado políticas de flexibilización cuantitativa con el objetivo de estimular la economía. Estas políticas les llevaron a adquirir los billones de dólares de bonos soberanos, bonos corporativos y, existencias más sorprendentes. Como resultado de esta gran expansión del balance, el Banco de Japón se ha convertido en el mayor accionista de las compañías japonesas, mientras que el Banco Nacional Suizo registró ganancias de $55 mil millones en abril de 2017 en la parte posterior del aumento global de los precios de las acciones.

Una clase de activos que los bancos centrales aún tienen que añadir a su cartera son las criptomonedas. Si bien es improbable que los gobiernos abandonen sus monedas fiat y cedan el poder que les dan, una manera a través de la cual los mundos de la moneda fiat y la criptomoneda podría cruzarse mediante la compra por parte de los bancos centrales de criptomonedas como el Bitcoin. Podían utilizar criptomonedas como depósito de valor, al igual que hacen con el oro, pero la propuesta de valor que ofrecen las criptomonedas es muy diferente.

Un sistema transparente

Cuando se quiere evaluar las reservas de un banco central, se tiene que confiar en lo que el banco central asegura que son sus reservas. Los bancos centrales tienen que confiar en que el oro que se almacena en una bóveda de seguridad en Nueva York o Londres existe y que serían capaces de recuperarlo en caso de que lo necesiten. Esto significa que muchas partes han de ser de confianza cuando se revisen las reservas del banco central. Por otro lado, hay una clase de activo relativamente nueva que es perfecta para poseer y revelar participaciones en una manera confiable y transparente: criptomonedas.

Si un banco central decidiera comenzar a invertir en Bitcoin podría, por ejemplo, publicar la dirección de su monedero y todo el mundo podría ver cuántos BTC posee. Estos BTC pudiera utilizarse posteriormente para estabilizar la moneda al igual que los bancos centrales hacen actualmente con el oro y otras monedas fiat. Esta moneda fiat de banco central que efectivamente sería respaldada parcialmente por una criptomoneda.

Poseer tales cantidades inmensas de Bitcoin significaría que quien controla la clave privada para esta cartera sería sin duda el blanco de delincuentes o estaría tentado a robar el BTC, pero hay maneras de evitar eso. Si bien terceras compañías pudieran actuar como custodios del BTC que es propiedad de los bancos centrales, eso significaría, una vez más, volver al antiguo sistema en el cual es necesario confiar en un tercero para almacenar un activo. Una manera de asegurarse de que nadie tiene la capacidad por sí solo para robar el BTC perteneciente al banco central sería almacenarlos en un monedero MultiSig. Cada transacción saliente tendría que ser firmada por el director del banco central, el ministro de finanzas y potencialmente una parte externa, como el Banco de Pagos Internacionales, del Fondo Monetario Internacional. Para demostrar que el banco central tiene acceso al BTC en el monedero afirma que controla periódicamente, se podría iniciar una pequeña transacción o enviar un mensaje firmado a la blockchain del Bitcoin. De esta manera todo el mundo podía ver 1) el número de BTC en la cartera del banco central y 2) que el banco central tiene control sobre su billetera.

Una apuesta por el futuro

Las criptomonedas todavía están muy inestables, a pesar de haber aumentado significativamente su valor en los últimos 12 meses. Son volátiles porque aún están en su infancia y los inversores están constantemente tratando de averiguar cuáles son las probabilidades de éxito. Suponiendo que los comparables al Bitcoin son el oro y el dólar de los Estados Unidos, la probabilidad de éxito del Bitcoin está actualmente a un precio entre uno y dos por ciento (capitalización de mercado Bitcoin dividido por el valor de todo el oro minado alguna vez o dividido por la oferta monetaria) del dólar.

Suponiendo que el Bitcoin tiene un uno por ciento de posibilidades de éxito para convertirse en una moneda mundial o un depósito global de valor, no sería absurdo considerar invertir el uno por ciento de las reservas de divisas de un banco central dado, como fue propuesto por un eminente banquero en Ghana hace unos meses.

Es improbable que las criptomonedas sustituyan por completo las monedas fiat -al igual que el correo electrónico no sustituye totalmente el correo regular- pero las dos formas de monedas tendrán que aprender a coexistir y vivir juntas. El Genio de las criptomonedas está fuera de la botella y no hay manera de volver a meterlo. Los bancos centrales invirtiendo en criptomonedas podría ser un primer paso para construir un puente entre los dos mundos.

Las opiniones e interpretaciones en este artículo son las del autor y no necesariamente representan las opiniones de Cointelegraph. Toda inversión y movimiento comercial involucra riesgos, y deberías llevar a cabo tu propia investigación al momento de tomar una decisión.

Vincent Launay es un especialista en finanzas en el Banco Mundial en Washington DC. Posee una Maestría en Finanzas de la HEC París y una carta de la CFA.

  • Síguenos en: