Los criptomercados están fallidos

Las criptomonedas han llamado la atención internacional este año. Si bien el comercio de divisas no es nada nuevo, sin duda se siente como un concepto antiguo que se renueva con la tecnología novedosa. El rápido aumento de precios de casi todos los tokens digitales, que es más notable en la mejora del 1 600 por ciento de Bitcoin este año, y su sorprendente integración en los principales mercados de inversión a través de contratos de futuros, ha hecho que el criptocomercio sea una actividad atractiva para muchos inversores. De hecho, con una capitalización total de más de $400 mil millones, el criptocomercio se está convirtiendo en una de las mejores oportunidades de inversión disponibles.

Desafortunadamente, muchos comerciantes están descubriendo que los avances tecnológicos o incluso las necesidades básicas de comercialización que se encuentran en las bolsas de inversión tradicionales están completamente ausentes en las criptobolsas. Esto podría ser un gran problema.

Las criptomonedas nunca han sido más populares o más solicitadas, las bolsas que están destinadas a facilitar la compra y venta de criptomonedas son mediocres e ineficientes. En su estado actual, son la manifestación tangible de los peores temores de la gente sobre las criptomonedas. En general, carecen de participación entre las bolsas, utilizan tecnología vergonzosamente obsoleta y están llenas de malos actores.

Está claro que las criptomonedas van a ser una parte importante del panorama financiero en el futuro, pero estos problemas necesitan una solución. Tal vez al comprender mejor cómo se caen los criptomercados, podemos comenzar a encontrar respuestas a sus deficiencias, para que puedan prosperar.

Falta de liquidez

Algunos de los principios que hacen que las criptomonedas sean tan atractivas —principalmente su naturaleza descentralizada y autónoma— también las convierten en una carga cuando se comercian. Cuando se comercian criptomonedas los inversores pueden elegir entre más de 100 bolsas, y los precios fluctúan dentro de dichas bolsas. El Foro Económico Mundial examinó las diferencias de precios en sólo tres criptobolsas y encontraron "grandes diferencias entre los precios de Bitcoin". Enumeran varios factores para estas disparidades de precios, incluidas las diferencias de tiempo y valor resultantes del intercambio de Bitcoin a USD y de vuelta a Bitcoin, pero en última instancia, las diferencias de precios se pueden atribuir a la falta de supervisión y regulación.

En los mercados financieros tradicionales, la SEC ordenó el Sistema de Regulación del Mercado Nacional, que garantiza que los comerciantes reciban el mejor precio de un bien independientemente de la bolsa. Es como una garantía de igualación de precios para las inversiones, pero asegura que todos participen en un campo de juego parejo. Además, como todas las bolsas deben ofrecer los mismos precios, se ven obligadas a competir con otras bolsas ofreciendo costos más bajos y una mejor tecnología.

Dado que las criptobolsas no abrazan este principio, el precio de las monedas digitales varía enormemente, y las bolsas tienen menos incentivos para innovar sus plataformas. Mientras que las criptomonedas continúan aumentando su valor y se integran al sistema financiero convencional, continúan operando en el salvaje oeste financiero.  

Tecnología desactualizada

Los nuevos inversores están invadiendo las criptobolsas. Estos recién llegados se encuentran de inmediato con sistemas de comercio obsoletos que tienen la funcionalidad de un sitio web simple. Como resultado, una tarea simple como cambiar el precio o el tamaño de una orden puede ser prohibitivamente difícil. Las criptomonedas se basan en la velocidad y la innovación tecnológica, por lo que estas restricciones obstaculizan su capacidad para operar de manera efectiva.

Desafortunadamente, la tecnología desactualizada no está solo relacionada con la experiencia de los inversores. Los desencadenantes algorítmicos que detienen el comercio cuando los cambios bruscos de precios distorsionan el mercado son insuficientes o inexistentes en las criptobolsas.

La CNBC informó que, a diferencia de las bolsas de valores reguladas de EE. UU., las bolsas de criptomonedas no requieren tener interruptores de circuito para detener el comercio durante oscilaciones salvajes de precios. Incluso durante este año de gran crecimiento, Bitcoin ha tenido cuatro instancias diferentes en las que su precio cayó en un 50 por ciento o más. Esto es relativamente común en los criptomercados, por lo que la falta de estos mecanismos es particularmente problemática.

Malos actores

La ausencia de supervisión regulatoria y la abundancia de limitaciones tecnológicas hacen que las criptobolsas sean objetivos de los malos actores.

Los comerciantes con bolsillos profundos pueden manipular los criptomercados y causar una impresión desmesurada sobre el valor de las criptomonedas. Una práctica, conocida como "spoofing", permite a un comerciante colocar órdenes de compra o venta por encima o por debajo del valor del mercado con la esperanza de manipular el precio de una moneda en cualquier dirección. Esta maniobra es ilegal, pero sin supervisión regulatoria, es difícil hacer cumplir ese estándar.

Además, cuando Mt. Gox llegó a los titulares porque fue víctima de una operación de hacking que robó Bitcoins por un valor de $450 millones, fue una de las primeras en una larga lista de atroces hacks que le han costado a los inversionistas cientos de millones de dólares.

En este punto, las criptobolsas están prometiendo combatir estos problemas; sin embargo, si siguen siendo sólo promesas, podría limitar su potencial para satisfacer con éxito las demandas de los inversores.

¿Qué se puede hacer?

En pocas palabras, los mercados de criptomonedas deben evolucionar y la manera más eficiente de hacerlo es mirar hacia un primo mucho más antiguo: Wall Street La tecnología y la infraestructura regulatoria que maneja Wall Street tienen décadas pero son muy superiores a los mercados de criptomonedas fallidos que tenemos hoy. La emulación de Wall Street también proporcionaría estructura y estabilidad a los criptomercados, que atraerían a los grandes inversores institucionales y casas comerciales para ayudar a guiar estos mercados a medida que maduren en los próximos años.

Alexander Kravets, cofundador de XTRADE.IO, una compañía de tecnología que busca llevar las tecnologías maduras de Wall Street al mundo de las criptomonedas. Antes se desempeñó como Director General de un corredor/agente de compensación automática que manejó el cuatro por ciento del volumen diario de operaciones en NASDAQ y lanzó con éxito Sogotrade, una plataforma de inversión minorista con más de 100 000 clientes.

  • Síguenos en: