¿Los fideicomisos en cripto ahorran impuestos? Opinión del Experto

Las ideas y opiniones expresadas aquí son únicamente del autor y no necesariamente reflejan las de Cointelegraph.com. Cada inversión y movimiento de comercialización implica riesgo; debes realizar tu propia investigación al tomar una decisión. Este texto no debe considerarse consejo legal.

En nuestra Opinión del Experto, los líderes de opinión dentro y fuera de la criptoindustria expresan sus opiniones, comparten sus experiencias y dan consejos profesionales. La opinión de experto cubre todo desde tecnología Blockchain y financiación de ICO hasta impuestos, regulación, y la adopción de criptomonedas por los sectores diferentes de la economía.

Si te interesa contribuir con una Opinión de Experto, por favor envía por correo electrónico tus ideas y CV a george@cointelegraph.com.

Hacienda trata al bitcoin y otras criptos como propiedad. De esta manera, cada transferencia de propiedad puede provocar impuestos. Esto puede significar impuestos para el receptor, más impuestos a quien transfiere. Esto es lo que coge a muchas personas de improviso. Los propietarios de bitcoin y otras criptomonedas son responsables de pagar impuestos por las transferencias.

Una pregunta clave fiscal sobre cada transferencia es el valor en el mercado al momento de la transferencia. Con las oscilaciones salvajes de precios que muchos criptoactivos han experimentado, eso puede ser una proposición espantosa. Algunos inversionistas cripto recurren a poner sus criptos en entidades legales como corporaciones, LLCs o asociaciones. Estas entidades pueden afrontar los mismos problemas de transferencia, pero por lo general es posible contribuir el cripto a la entidad sin provocar impuestos.

Entonces, el pensamiento puede ser que reportar y llevar la contabilidad con una entidad de negocio puede ser más fácil. Inevitablemente, sin embargo, hay serios problemas fiscales por abordar. Otra posibilidad que ahora se está considerando es un fideicomiso en cripto. Esto realmente solo es un fideicomiso que sostiene el activo cripto. Los fideicomisos pueden ser cargados con impuestos de modos diferentes, dependiendo su tipo.

Hay fideicomisos que la gente por lo general emplea para la planificación sucesoria, y son los más comunes. Fundamentalmente, los fidecomisos no pagan impuestos separados. Si transfieres Bitcoin a tu fideicomiso, por lo general no es una transferencia sujeta a impuestos, ya que tu fideicomiso no es realmente un contribuyente separado. Sigues siendo tú.

De manera que todavía reportarías el beneficio o pérdida de una venta posterior en tu declaración fiscal personal. El fideicomiso por separado no está sujeto a impuestos, generalmente hasta que tú o su pareja mueran. ¿Pero no hay otros tipos de fideicomisos? Sí, hay fideicomisos que no otorgan, donde al endosante no se le cobran los impuestos. A estos se les cobran los impuestos por separado, y presentan una declaración fiscal separada.

Las reglas fiscales de los fideicomisos pueden ser complejas, pero esto quiere decir que el fideicomiso en sí mismo paga impuestos. Puede haber otro impuesto en la distribución a los beneficiarios. Pero, dejando los problemas de distribución a un lado, ¿dónde los fideicomisos pagan impuestos? Eso depende.

Algunos fideicomisos son extranjeros, lo que quiere decir que se instalaron fuera de EE. UU. Estas leyes son complejas, pero si eres estadounidense, no debes asumir que puedes evadir los impuestos estadounidenses con un fideicomiso extranjero. Lo que puedes considerar es que es posible a nivel federal que tu fideicomiso pague la tasa impositiva corporativa inferior al 21 por ciento, no tu tasa impositiva individual.

Por supuesto, si pagas el impuesto de plusvalía, podrías pagar hasta el 23,8 por ciento. Eso no es mucho ahorro. ¿En cuanto a impuestos estatales? Aquí es donde las cosas se vuelven más interesantes. Algunos fideicomisos están instalándose con la finalidad de reducir o evitar impuestos estatales.  

Digamos que estás en California y no quieres mudarte a Nevada antes de vender tu Bitcoin. Quieres cortar el pico del alto impuesto estatal del 13,3 por ciento de California, pero no estás dispuesto a mudarte, al menos no todavía. Podrías pensar establecer un nuevo tipo de fideicomiso en Nevada o Delaware.

Un “NING” es un Fideicomiso No Otorgador de Regalo Incompleto de Nevada. Un “NINGN” es su hermano de Delaware. Incluso hay un “WING”, de Wyoming. Digamos que no puedes mudarte aún, entonces te preguntas si un fideicomiso en otro estado pudiera funcionar. El fideicomiso habitual en forma para la planificación de sucesiones no ayuda, ya que el otorgador debe incluir el ingreso de vuelta.

Una respuesta emergente para el arriesgado es un Fideicomiso No Otorgador de Regalo Incompleto de Nevada o Delaware. El donante hace un regalo incompleto (con cuerdas conectadas) al fideicomiso, y el fideicomiso tiene un fideicomisario independiente. La idea es de mantener al otorgador involucrado, pero técnicamente no como el propietario. El Estado de Nueva York ha cambiado la ley para hacer al otorgador sujeto a impuestos sin importar nada.

El Departamento de Impuestos de Licencia de California aún no ha puesto reglas respecto al asunto. Algunos vendedores retienen activos significativos y estados de movimiento antes de que se vendan. California puede tener una reclamación respecto a algunos beneficios de las ventas incluso si el movimiento es oportuno, auténtico, y permanente. En realidad, California también puede disputar el movimiento, argumentando que un movimiento en marzo realmente no lo era un hasta julio.

De allí que algunos vendedores de NING y fideicomisos de DING los ofrezcan como una alternativa o adjunto a la mudanza física. La idea es que al ingreso y beneficio en NING o el fideicomiso de DING no se les cobren los impuestos hasta que se distribuyan. En este punto, lo distribuido, se espera, ya no estará en California. El fideicomisario escogido no debe ser un residente de California.

Si el fideicomiso de NING o DING se forman para facilitar una venta de negocio y los beneficios serán ganancias de capital, hay impuesto federal de hasta 20 por ciento. Entonces, también está el impuesto Obamacare de 3,8 por ciento sobre el ingreso neto de la inversión. Esto hace la carga corriente federal fiscal en la plusvalía hasta de 23,8 por ciento. Los impuestos de California son hasta de 13,3 por ciento, y no hay ninguna tarifa inferior para la plusvalía de largo plazo. Esta es una razón por la que de Nevada, Texas, Washington, Florida y otros estados no fiscales siempre surgían para grandes vendedores de California.

La composición aplazada de impuesto puede producir resultados impresionantes, incluso si es el impuesto sobre ingresos de herencias lo que se está esquivando. Si el fideicomiso NING o DING se usan para prestaciones de beneficios para niños, y crecerán durante años, puede tener aún más sentido. Los padres con frecuencia financian fideicomisos irrevocables para niños, y puede que no quieran que el fideicomiso haga distribuciones durante muchos años. Los padres también podrían quitar la futura apreciación del activo de fideicomisos de sus herencias.

Por razones fiscales, la mayor parte de los fideicomisos no otorgadores se consideran sujetos a impuestos donde se sitúa el fideicomisario. Para los fideicomisos NING Y DING, una respuesta común es una empresa institucional de confianza en Delaware o Dacota del Sur. Para la inversión de fideicomiso y comités de distribución, los miembros del comité tampoco deberían ser residentes de California. Incluso si saltas a través de todos los aros precisos, los fideicomisos de NING Y DING todavía pueden pagar algún impuesto de California. Por ejemplo, si el fideicomiso tiene cualquier ingreso de fuente de California, todavía estará sujeto a impuestos por California. El beneficio de propiedades de alquiler de California o la venta de bienes inmuebles de California se atribuye a California sin importar nada.

Aparte de los residentes fuera de Nueva York, el jurado todavía sigue sobre los fideicomisos de NING y DING. Los hechos, documentos, y detalles importan. Los abogados de impuestos de California saben que el estado raras veces toma movimientos que lo acorten. De todos modos, California parece más probable a atacar estos fideicomisos en revisiones de cuentas que por la legislatura. Aún así, los pleitos estatales fiscales en California pueden ser prolongados y costosos. Pero si uno es cuidadoso, y está dispuesto a llevar algún riesgo, y hay dinero suficiente en juego, puede valer la pena considerar los riesgos calculados.

 

Robert W. Wood  es un abogado fiscal que representa a clientes de oficinas en todo el mundo en  Wood LLP, en San Francisco. Es el autor de numerosos libros fiscales, y escribe con frecuencia sobre impuestos para Forbes.com, Tax Notes, y otras publicaciones. Este debate no puede ser tomado como consejo legal.