Ethereum y la banca.

Ethereum podría revolucionar la industria financiera

Por Eduardo Gomez.

Ethereum es una tecnología revolucionaria que ha captado el interés de criptógrafos, empresarios y público en general, Bettina Lubelle hizo una excelente descripción de Ethereum en este artículo, en su forma más elemental la plataforma Ethereum está compuesta por Ether (una criptomoneda que sirve para pagar por la ejecución programas en la red o para transferir valor) y los contratos inteligentes.

Los contratos inteligentes son programas informáticos que se ejecutan exactamente como fueron descritos, sin posibilidades de que falle su ejecución, de que sean censurados, o de que sean alterados por agentes maliciosos o hackers. Esta premisa de crear una red distribuida que ejecuta aplicaciones fue el motor que llevó a Vitalik Buterin a armar un equipo de desarrolladores y emprender la creación de Ethereum.

Nick Szabo fue el precursor de esta idea por allá en los años 90’, y aunque Bitcoin representa un salto adelante en la tan ansiada descentralización del dinero y la transferencia de valores sólo Ethereum permite la creación de contratos que se ejecutan sin ambigüedades. Esto sin duda puede tener implicaciones desde el punto de vista legal en cualquier país, Vitalik Buterin, el creador de Ethereum, destinó $500,000 del dinero recaudado durante el ICO (Initial Coin Offering) para cubrir las potenciales litigaciones legales derivadas de la creación o el uso de la red Ethereum.

Algunas empresas han manifestado su interés en la tecnología de la cadena de bloques (Blockchain) dejando de lado la plataforma Bitcoin, otras han abrazado la idea de crear servicios que funcionan utilizando la invención de Satoshi Nakamoto en toda su expresión, pero lo cierto es que hay un creciente interés de la industria (específicamente la financiera) en la plataforma de Ethereum, ¿por qué Ethereum? La respuesta a esta pregunta la tenemos dos párrafos arriba: La flexibilidad del protocolo Ethereum permite crear servicios y programas que gozan de los beneficios de la tecnología Blockchain.

Ethereum es una caja de legos en esteroides, contiene un poderoso abanico de herramientas que le permiten a los desarrolladores desatar su creatividad. En este enlace hay una lista de aplicaciones distribuidas (Dapps) que corren sobre la red Ethereum, y también están reflejados allí los proyectos en plena fase de programación o conceptualización.

El sistema bancario mundial es una intricada red de empresas e instituciones que deben mantener el mayor grado de coordinación posible, esto para permitir que el comercio global fluya sin mayores problemas, sin embargo, los bancos manejan complejas jerarquías y burocracia interna, la logística operacional se basa en sistemas informáticos que intentan ser seguros, peor aún, los sistemas de asentamiento de cuenta entre las instituciones bancarias son centralizados y constituyen un vector de ataque jugoso.

¿Por qué esperar de dos a tres días hábiles para recibir una transferencia cuando la misma se puede completar en 10 minutos (Bitcoin) o incluso en 17 segundos (Ethereum)?

¿Por qué confiar en un banco cuando se puede confiar en una red a prueba de fallos distribuida en miles de computadores alrededor del globo?

Sin duda estas son preguntas que están haciendo eco en la mente de aquellos que se dan cuenta del poder de las tecnologías Blockchain. Ethereum se presenta como una alternativa muy completa que permitirá crear servicios como mercados de predicciones (el proyecto Augur o GroupGnosis), pólizas de seguro, renta de propiedades (Slock.it), intercambio de recursos energéticos (Transactive Grid), entre otros.

Ethereum apunta muy alto, su proyecto estrella, el DAO, ha recaudado más de $150 millones; su fracaso o éxito podría ser un tsunami que sacuda los confines de Internet.

¿Será Ethereum la plataforma en la que operarán los mayores éxitos empresariales del futuro? Sólo el tiempo lo dirá.