Wall Street Journal crea y luego destruye su propia criptomoneda

El Wall Street Journal (WSJ) creó y luego destruyó su propia criptomoneda en un intento por "entender" la industria, reveló la publicación en un mini documental el miércoles 3 de octubre.

WSJ Coin, que el periodista Steven Russolillo esperaba que arrojara luz sobre la cripto economía emergente y que proporcionara casos de uso reales para la industria del periodismo, llegó al total de dos unidades emitidas.

Un montículo de alrededor de 150 monedas WSJ físicas se distribuyó aún más entre la audiencia de un panel que discute el concepto en la conferencia anual de tecnología D.Live de la publicación en Hong Kong.

Hablando en el panel, estuvieron la CEO de BitPesa, Elizabeth Rossiello, y el ex director de tecnología de Ripple, Stefan Thomas, quienes vieron un potencial considerable en un cripto activo basado en el periodismo.

"Si reduce el costo de mover el dinero, toda la economía cambia ..."¿Cómo pago un artículo de noticias en línea? Cambios", dijo Thomas a modo de ejemplo.

Russolillo se asoció con el desarrollador japonés Makuto Takemiya para usar la blockchain Iroha de Hyperledger como la base para WSJ Coin.

Los dos arreglaron un suministro de 8,4 mil millones de unidades, a las que llegaron promediando el suministro de las diez criptomonedas principales por capitalización de mercado.

Dos monedas llegaron a un bar local para pagar dos cervezas.

Sin embargo, cuando Russolillo lanzó una emisión completa a los inversores, fue el propio jefe de ética del WSJ quien cerró el plan. Neil Lipschitz, editor de ética y estándares, dijo que WSJ Coin planteó lo que Russolillo dice que son "cuestiones éticas".

"No estamos en el negocio de entrar en el mundo de la criptomoneda; Estamos aquí para reportarlo y explicarlo, al igual que informamos sobre los bancos pero no salimos y creamos un banco", dijo, y agregó:

"No vamos a crear una moneda".

A fines de agosto, Associated Press firmó una asociación de licencias de contenido con la empresa emergente Civil basada en blockchain para explorar formas de asegurar los derechos de propiedad intelectual, apoyar el periodismo ético y rastrear el uso del contenido con la tecnología blockchain.