Estudio del Parlamento Europeo: Monedas digitales del Banco Central "reestructurarán la competencia" en el criptomercado

Un estudio sobre cuestiones de competencia en tecnología de las finanzas, encargado por la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios (ECON) del Parlamento Europeo, fue publicado el 20 de julio. Reveló que las monedas digitales emitidas por los bancos centrales podrían ser un "remedio" a la falta de una política de competencia en el criptosector:

“La llegada de criptomonedas autorizadas promovidas por los bancos, incluso por los bancos centrales, remodelará el actual nivel de competencia en el mercado de las criptomonedas, ampliando el número de competidores".

El estudio menciona las criptomonedas como el Bitcoin (BTC) como "paradigmas tecnológicos y operativos que son una fuente de perturbación para todo el sector, incluyendo la política monetaria y la estabilidad financiera". Otras "aplicaciones disruptivas e innovadoras" de las nuevas tecnologías incluyen “IA, computación en nube, biometría, identidad digital, blockchain, ciberseguridad, RegTech, Internet de las cosas (IoT), realidad aumentada.”

Las monedas digitales privadas se definen por separado de las monedas digitales emitidas por el banco central (CBDC), observando que las CBDC se diferencian por estar basadas en un "acuerdo bilateral convencional con una parte central de confianza".

Según el estudio, dado que los sistemas cerrados de criptomonedas requieren una autoridad supervisora, los bancos centrales podrían considerar la posibilidad de utilizar "sistemas de criptodivisas autorizados" para "complementar o sustituir" las monedas ya utilizadas.

El estudio afirma que las CBDC "remodelarán el actual nivel de competencia en el mercado interdivisas" al aumentar el número de competidores:

"Se puede encontrar una posible insuficiencia de la política tradicional de competencia para abordar los problemas de competencia en los mercados de criptomonedas, sugiriendo como remedio la participación pública directa a través de una moneda digital del banco central".

Las cuestiones de competencia, señala el estudio de la ECON, pueden dividirse en competencia en el "mercado interdivisas", entre criptos, y competencia en el mercado "intracriptodivisa", entre proveedores de servicios, como monederos o billeteras e intercambios..

En términos de la competencia en el "mercado intercriptodivisas", el estudio señala que la "presencia de efectos de red" y el elevado número de usuarios de una criptodivisa podrían constituir una barrera de entrada para otras criptos que intentan entrar en el mercado. El estudio plantea la hipótesis de que esta competencia "puede conducir a posibles acuerdos colusorios entre miembros de hipotéticos cárteles".

Para la competencia en el "mercado intracriptodivisas", las billeteras, los intercambios, y los proveedores de pagos podrían crear prácticas que mantendrían a otros fuera del mercado, tales como recibir incentivos de los mineros que favorecen una criptodivisa sobre otra.

A mediados de julio entró en vigor una nueva directiva de la UE, la cual establece normas de transparencia más estrictas para las monedas digitales, con el fin de protegerlas contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.

También en julio, las monedas virtuales fueron debatidas por primera vez en la sesión de "Diálogo Monetario" de la ECON, en la que se debatieron cinco informes informativos diferentes sobre temas que van desde criptomonedas y bancos centrales hasta las criptomonedas  y el "Eurosistema”.