Todo menos Criptos, o cómo la película "Crypto" no está a la altura de su nombre

Edward Zuckerman es un periodista y un escritor de televisión ganador de un Emmy.

La mejor noticia para los entusiastas de las criptos acerca de la película "Crypto" es que "Crypto" tiene muy poco que ver con la criptomoneda. Se trata principalmente de mafiosos rusos, blanqueo de dinero y un personaje principal que camina con paso muy pesado a través de la pesada trama, con el efecto de un zombie deprimido.

Las criptomonedas hacen tres apariciones en la película:

1. Se revela que un banco importante, porque (un personaje explica) que esos bancos están aterrorizados de volverse irrelevantes por las criptomonedas, está comprando criptos secretamente con el fin de impulsar el precio, en la teoría de que los precios altos harán que las criptomonedas sean inasequibles y disuadirán a la gente de comprarlas. No estoy seguro de que esto tenga sentido, ya que tenía la impresión de que el aumento de los precios hace que las criptomonedas no sean menos atractivas para el público en general (de ahí el frenesí de compra de bitcoins a USD 20.000). Pero este no es un punto importante de la trama.

No dejes de leer: Serena Williams, la ganadora de cuatro medallas de oro olímpicas de tenis invierte en Coinbase

2. La mafia rusa, que blanquea dinero a través de ese mismo banco, está blanqueando parte de su dinero mediante el uso de criptos. Los detalles de esto son vagos, pero aparentemente se está haciendo en colaboración con uno de los empleados del banco, por lo que el punto 2 puede estar relacionado con el punto 1. O tal vez no.

3. Un personaje importante -—que es dueño de una tienda de licores con descuentos— está ganando mucho dinero invirtiendo en ofertas iniciales de monedas. También está minando criptos con una computadora instalada en el cuarto trasero de su tienda. Es así de fácil!

Martin Duran, interpretado por Beau Knapp, quien es el protagonista de la película, explora o se tropieza con todo esto, Martin presuntamente es un graduado de la escuela de negocios de alto rango y tiene un trabajo bastante mundano como oficial de verificación del cumplimiento para el importante banco. Después de enfadar a los mandamases del banco rechazando a un cliente importante, es castigado con la transferencia a la sucursal del banco en su propia ciudad natal, una pequeña comunidad agrícola. Aunque muchas escenas están grabadas en esa sucursal bancaria (que no parece un banco), nunca aparecen clientes. Sin embargo, el nuevo trabajo de Martin como oficial de verificación del cumplimiento de la sucursal implica un mandato específico para estar atento al lavado de dinero. No sabía que cada sucursal de un banco tenía oficial de verificación del cumplimiento, pero eso no viene al caso.

Te puede interesar: Fue otorgada patente de blockchain a una empresa de ciberseguridad propiedad de un contratista de defensa de los Estados Unidos

La atención de Martin pronto se centra en una galería de arte de alta gama donde las pinturas se venden por millones de dólares. (Se nos dice que el pueblo tiene una sección recién aburguesada, aunque nunca vemos a la nobleza.) Las mujeres que trabajan en la galería encuentran atractivo a Martin, lo que se encuentra entre los giros menos probables de la trama de la película. Martin es un tipo delgado y pálido que habla en un tono monótono bajo y hace gala de lo que podría o no ser un intento de barba. (Incluso un espectador ocasional puede tener la necesidad de tirarle al suelo y afeitarle.) También usa el mismo traje oscuro, corbata negra y zapatos de vestir en todas las escenas, incluso cuando va de excursión por el bosque en una cita con una atractiva asistente de la galería interpretada por Alexis Bledel (protagonista de la serie "Gilmore Girls", que se merece algo mejor).  Ella sugiere que la próxima vez use zapatos más apropiados.

Las finanzas de la galería son sospechosas y, de hecho, el lugar está vinculado a la mafia rusa, representada localmente por Vincent Kartheiser (de la fama de "Mad Men"—loco—, que también lo es). La mafia se entera de que Martin, con la ayuda de su amigo —el dueño de la licorería, que también resulta ser un genio hacker— está investigando sus asuntos. La mafia lo desaprueba. Kartheiser se venga de Knapp (Martin). También hay caos y violencia.

Una historia paralela involucra a la familia de Martín Duran, de la que Martín ha estado distanciado. Su hermano (interpretado por Luke Hemsworth), un veterano de la guerra de Irak, no está más contento de ver a Martin que nosotros. Su padre, viudo granjero, interpretado por Kurt Russell en una de las camisetas más adustas que se hayan visto en la pantalla, es rudo pero conmovedor y parece albergar el deseo de que sus hijos se reconcilien.

Al final (¡alerta de spoiler!), lo hacen. Y todo está bien. Martin sale de las depravaciones de Wall Street para volver a la granja familiar, donde ayuda a su padre y a su hermano a desenterrar patatas. Martin y su hermano sonríen por primera vez en la película. Y Martin establece una operación de criptominería en una oficina casera. Después de todo, es así de fácil, ¿no?

Sigue leyendo: Desde la consultora PwC afirman que la tecnología blockchain tiene un gran potencial en el sector aeroespacial