El exdesarrollador de IOTA amenaza al director de la fundación con acciones legales por más de USD 8 millones

Un cofundador y exdesarrollador principal de la red descentralizada IOTA, Sergey Ivancheglo, demandará al director de la Fundación IOTA, David Sønstebø, por más de 25 millones de MIOTA (más de USD 8,5 millones).

Ivancheglo anunció que se pondrá en contacto con sus abogados para obtener los activos de Sønstebø en un tuit enviado el 2 de febrero. Las monedas que, según él, le pertenecen, son la mitad de las tenencias de la Fundación IOTA:

“Notifico a la comunidad #IOTA que ya no trabajo con David Sønstebø y me estoy comunicando con mis abogados para obtener mis 25 Ti de él. Se niega a transferir las iotas para hacerme actuar en su propio beneficio y en contra del mío".

Sønstebø dice "no alimentes al troll"

El 3 de febrero, Sønstebø respondió a las acusaciones en una carta abierta a la comunidad de IOTA, declarando:

“Si bien la comunidad de IOTA ciertamente tiene todo el derecho de sentirse decepcionada y enojada por las acciones de CFB, animo a todos a que más bien canalicen esa energía hacia algo más propicio para la visión de IOTA. Adherirse al adagio intemporal de internet: 'No alimentar al troll' es el mejor enfoque aquí".

Sønstebø afirma que, con el tiempo, Ivancheglo se sintió frustrado con su papel en el proyecto IOTA ya que no pudo liderar a su equipo de desarrolladores hacia la creación de una versión de la red sin coordinadores.

El coordinador de IOTA es un nodo centralizado que evita el doble gasto siempre que el hashpower de la red sea insuficiente para garantizar la seguridad por sí misma. La eliminación del coordinador es una parte central de la hoja de ruta del proyecto hacia una red descentralizada.

Ivancheglo, por otro lado, sintió que la carta revelaba demasiada información privada sobre él y expresó su disidencia en Twitter. Dijo que cree que la información fue revelada con malas intenciones y anunció:

“Para demostrarle que su acto fue moralmente incorrecto, publicaré aquí fragmentos de nuestras conversaciones privadas relacionadas con el drama. Me detendré después de que se disculpe".

Ivancheglo publicó varias capturas de pantalla de conversaciones privadas realizadas con Sønstebø que, según él, demuestran que posee la mitad de los activos de la Fundación IOTA. La abrumadora reacción de la comunidad