Reparando las noticias: Soluciones impulsadas por Blockchain para medios en crisis

En los Estados Unidos y en todo el mundo, el periodismo de calidad atraviesa tiempos difíciles. En el contexto de una cada vez menor confianza en la prensa tradicional, problemas sistémicos como la polarización política cada vez más intensa de los medios, la proliferación de noticias falsas y las relaciones de poder asimétricas entre plataformas y editores, entre otros, se interponen en el camino de la prensa para cumplir sus funciones sociales cruciales. El papel central de los medios en la sociedad es, al menos desde el punto de vista normativo, proporcionar al público un conocimiento esencial del estado del mundo que permita a las personas tomar decisiones informadas. En una democracia, se supone que tanto los medios institucionales cuanto los sociales facilitan una arena abierta para la discusión y deliberación pública donde se representa una amplia gama de voces e ideas. Sin embargo, la realidad parece alejarse de este ideal en formas dramáticas.

Una tradición crítica de larga data tiene una extensa lista de reclamos para establecer las deficiencias estructurales del sistema de medios de los Estados Unidos. Incluso en la era predigital, algunos estudiosos de la comunicación se sentían incómodos con la creciente concentración de la propiedad corporativa en las industrias de medios, viendo esta tendencia como una amenaza para el proceso democrático. Los defensores de esta corriente intelectual abogaron por una distribución del poder de comunicación lo más amplia posible como una salvaguarda contra el abuso de poder en manos de los grandes actores corporativos y estatales. El advenimiento de las noticias digitales ha visto una nueva ola de críticas similares, ya que pronto se hizo evidente que, contrariamente a las expectativas de los entusiastas de internet iniciales, el nuevo ecosistema de medios no acaba de eliminar las disparidades en el poder de comunicación. En cambio, parecía estar reproduciendo los viejos patrones de concentración de poder, así como dar lugar a algunas nuevas tendencias problemáticas.

La mayoría de las críticas de los medios contemporáneos convergen en torno a un punto: la economía de las noticias digitales. El modelo de negocio en línea basado en publicidad a menudo resulta inadecuado para mantener ciertas formas de periodismo que dependen de audiencias específicas y restringidas para el respaldo financiero. Estos formularios son los de importancia social, como las noticias locales o los informes de investigación de problemas. Etiquetado como la "economía de la atención", el sistema de incentivos que las noticias de las redes sociales han generado ha recompensado el contenido que atrae los ojos y genera clics. Facebook y Google, que derivan la mayor parte de sus ganancias de la venta de anuncios orientados, tienen razones aparentes para estimular la mayor interacción posible del usuario con el contenido. Aquí es donde las fuentes algorítmicas de noticias son útiles, lo que facilita la exposición selectiva de los usuarios al contenido que probablemente disfrutarán. Extrapolado a la arena política, esta lógica da como resultado que las personas sean encerradas en burbujas de información ideológica, donde las opiniones partidistas se amplifican y se confirman los sesgos. Estas burbujas también proporcionan un suelo fértil para la difusión de la información errónea políticamente cargada.

Los aspirantes a reformadores de los medios de comunicación han propuesto múltiples curas para estas enfermedades. Entre los modelos alternativos se encuentran organizaciones sin fines de lucro respaldadas por fundaciones filantrópicas, medios de comunicación financiados por donaciones específicas para cada tema y diversas formas de periodismo ciudadano colaborativo. Aunque sean sostenibles en ciertos contextos, dichas soluciones hasta ahora no han demostrado la flexibilidad y la escalabilidad necesarias para alcanzar cualquier grado de adopción general. Además, estos modelos se basan principalmente en la buena voluntad de aquellas personas cuyas motivaciones son puramente altruistas, lo que hace difícil garantizar un flujo constante de contribuciones.

Un puñado de start-ups de medios impulsadas por blockchain que aspiran a revolucionar la economía de las noticias son diferentes en este importante sentido. Esperan no solo atraer a personas que desean un buen periodismo, sino también proporcionarles incentivos económicos para que contribuyan con sus esfuerzos a mantener el ecosistema en busca de noticias sustanciales. Utilizando las herramientas versátiles de creación de incentivos disponibles en la criptoeconomía, combinadas con modelos de comportamiento teórico de juegos y principios de gobernabilidad descentralizada, estos proyectos apuntan nada menos que a crear mercados integrales impulsados por la comunidad para la producción, distribución y verificación de noticias.

Una característica definitoria de cada una de estas plataformas es que todas están basadas en los principios de la economía de tokens. A diferencia de las monedas fiduciarias tradicionales o incluso de una criptomoneda de propósito general que podría usarse para cualquier tipo de transacción, los criptotokens generalmente se diseñan de una manera que restringe programáticamente el rango de sus usos a un cierto conjunto de roles y funciones dentro de un sistema dado. Por lo tanto, los tokens reflejan los propósitos y valores de una determinada plataforma, y pueden utilizarse para alinear los intereses económicos de sus usuarios individuales con los intereses de la comunidad en general. Como un vehículo para las transacciones, tales tokens ya no son un instrumento de contenido neutral que simplemente permite la transmisión de información o valor; más bien, implican los intereses y valores compartidos de quienes se suscribieron para usarlos dentro de un ecosistema económico específico.

Dentro del ecosistema más amplio de start-ups emergentes basadas en blockchain, existe una gran cantidad de plataformas que utilizan modelos criptoeconómicos para redefinir el sistema de intercambios monetarios entre creadores y consumidores de bienes de información. El enfoque más común es en el contenido generado por el usuario y las formas en que la gente común en los contextos de redes sociales es recompensada por su trabajo: algunos ejemplos incluyen Steemit, Sapien o Po.et, por nombrar algunos. La siguiente revisión, sin embargo, se centra en un conjunto más específico de proyectos, que abordan explícitamente algunos aspectos institucionales problemáticos del sistema de medios de noticias actuales. Como tal, los proyectos en la lista reconocen el valor social independiente de las noticias y ofrecen soluciones que están diseñadas para producir un público mejor informado.

Civil

Autodenominado mercado descentralizado para el periodismo sostenible, Civil está diseñado para resolver el problema de las "noticias malas" al abordar las deficiencias de la economía de medios impulsada por los anuncios. Funcionará como una plataforma de alojamiento de organizaciones de medios independientes, llamadas salas de redacción, que estarán sujetas a un código de ética profesional. Civil operará en la blockchain de Ethereum. Aunque todos tendrán acceso al contenido producido por las salas de redacción de Civil, el modelo de gobernanza descentralizada de la plataforma se organiza en torno a la comunidad de titulares de tokens de CVL.

El mecanismo clave para garantizar que los periodistas cumplan con el código de ética es el de los registros controlados por token, o listas blancas. Este modelo incorpora tres categorías de actores: 1) salas de redacción, cuyo objetivo es obtener una lista blanca, y que colocan una apuesta de tokens junto con su solicitud; 2) consumidores, que están interesados en tener una lista blanca de alta calidad de salas de redacción confiables, y 3) curadores, cuyo interés radica en mantener alto el precio de sus tokens mediante el mantenimiento de una lista blanca confiable que es demandada por los consumidores. El juego comienza con un solicitante depositando tokens en apoyo de su solicitud, que pueden conservar en el caso de ser incluidas en la lista blanca con éxito. Otra opción es que el solicitante sea desafiado por los titulares de tokens y finalmente rechazado por una votación, en cuyo caso los curadores dividen el depósito entre ellos.

CVL

Leyenda: Posibles escenarios después de la aplicación de Newsroom en el registro. El escenario 2 desencadena el procedimiento de votación y una secuencia adicional de posibles ramificaciones. Fuente: Civil

Aunque a simple vista tiene sentido que los curadores rechacen todas las aplicaciones y guarden todos los depósitos, estratégicamente se les incentiva a conservar la lista cuidadosamente para que el valor de sus tenencias se mantenga alto. Las mentes maestras detrás de este sistema esperan que, reproducido repetidamente, el juego produzca resultados óptimos tanto para los lectores como para los titulares de tokens, al tiempo que permita que las redacciones accedan a la plataforma si su contenido cumple con los estándares de la comunidad.

El mismo mecanismo se empleará para incluir en la lista blanca a los desarrolladores de terceros que operen en la plataforma, así como para cuestionar el contenido discutible una vez que se publique. El gobierno de la comunidad implicará controlar a los productores de contenido y creadores de cualquier herramienta o aplicación complementaria, así como garantizar la calidad de las noticias específicas. No hace falta decir que la criptoeconomía de la plataforma simplificará el proceso de recompensar directamente las salas de redacción de los bolsillos de los lectores por medio de pagos únicos o recurrentes.

Red de Noticias Descentralizada (DNN)

La misión declarada de DNN es proporcionar una infraestructura para noticias políticas objetivas que serán imposibles de manipular, infiltrar o derribar. La ambición de los creadores del proyecto es que se convierta en una alternativa democrática a los medios convencionales, que consideran plagados de clickbaits, influencias distorsionadoras de las agendas corporativas, noticias falsas y "burbujas de filtro". Al igual que Civil, la responsabilidad de garantizar la coherencia de contenido con los estándares de la comunidad depende de los miembros de la comunidad, sin embargo, el mecanismo es algo diferente. Mientras que el modelo de Civil se basa en la "lista blanca" de salas de redacción confiables que se dejan con cierta libertad editorial una vez aprobadas, en la plataforma DNN cada historia se someterá a una revisión de la comunidad antes de que pueda publicarse.

Hay cuatro roles de la comunidad en el ecosistema de DNN: escritores, revisores, lectores y editores. Como no hay salas de redacción formalmente organizadas, todos podrán tomar la oportunidad de convertirse en escritor y publicar noticias. Pero antes de que una historia se grabe en la blockchain para que todos la vean, un panel de siete revisores votará si ésta está en línea con las pautas de contenido de la comunidad. Además de enviar una historia para su revisión, el escritor pagará una tarifa en tokens DNN; los revisores también harán sus ofertas. Una vez que los votos están disponibles, el artículo es aprobado o rechazado, y los revisores que votaron con la mayoría son recompensados con los honorarios del escritor, mientras que aquellos que emitieron el voto minoritario pierden sus ofertas. A medida que el artículo sale a la luz, los lectores pueden apoyarlo y recomendarlo, en cuyo caso tanto los escritores cuanto los críticos de la mayoría son recompensados. Se supone que esta arquitectura de juego de pujas maximiza el beneficio de la comunidad cuando todas las partes involucradas actúan de manera egoísta.

DNN

Leyenda: roles de la comunidad y tipos de actividad económica en la plataforma DNN. Fuente: Documento técnico de Red de Noticias Descentralizadas (DNN)

Una de las principales preocupaciones de los creadores de DNN es la capacidad de supervivencia de la plataforma frente a los actores maliciosos que intentan abrumar o aniquilar la red. El cuarto rol de la comunidad, los editores, está reservado para las computadoras que almacenarán el software de la red de forma descentralizada.

Media Sifter

Media Sifter aspira a ofrecer un entorno para el consumo de noticias donde la economía de la atención se sustituye por lo que sus creadores llaman "economía de evidencia". A diferencia de Civil y DNN, el enfoque principal de Media Sifter no es la producción de noticias originales sino el contenido externo. El modelo comprende dos elementos principales: agregador de noticias y un sistema de incentivos basado en blockchain, construido sobre un protocolo SIFT, que permite la validación colaborativa y la verificación de los hechos.

Media Sifter

Leyenda: Roles de la comunidad y las etapas del procedimiento de verificación de hechos de la plataforma Media Sifter. Fuente: Documento técnico de Media Sifter

El recopilador raspa las noticias de toda la web, presentándolas a un usuario ordenado de varias maneras: por tema, perspectiva o ubicación geográfica. Una vez que un lector interactúa con el contenido, puede abrir una "recompensa de evidencia" en tokens SFT en cualquier declaración que se encuentre en el texto, pidiendo a otros miembros de la comunidad que investiguen. Aquellos que deciden traer evidencia a las reclamaciones destacadas se llaman investigadores. Después de haber investigado sobre el tema de la declaración, validan o invalidan la reclamación. Esta decisión va luego a un panel de revisores seleccionados cuasialeatoriamente que evalúan la calidad de la evidencia del investigador y deciden si aprobarla. Esta decisión requiere un consenso entre los revisores. Una vez que se valida la verificación de hechos, todas las partes involucradas reciben una parte de los puntos de bonificación, así como de credibilidad (CRD) que se destinan a sus calificaciones personales. La economía elaborada de la plataforma permite diversas formas de recompensas por el trabajo de investigación exitoso, incluidas las regalías y las suscripciones especializadas.

PUBLIQ

A pesar de muchas similitudes con plataformas "ecosistémicas" como Civil y DNN, PUBLIQ tiene una serie de características distintivas. Los tres pilares de su arquitectura son la capa de intercambio de contenido, la capa de transacción y un sistema de reputación. Este último sirve como el mecanismo incentivador clave para los productores de contenido. PUBLIQ operará en su propia blockchain con un algoritmo de consenso de Proof-of-Stake (PoS) modificado. Los mineros, que obtendrán el estado de su nodo asegurando "tokens de minería" especiales, sellarán un nuevo bloque cada 30 segundos o 2 000 operaciones.

A diferencia de otras plataformas, PUBLIQ reserva un lugar para los anunciantes en su ecosistema. Los anuncios se adjuntarán a todo el contenido gratuito. Según el documento técnico, los anunciantes tendrán acceso a las API, así como a algunos el algoritmo de segmentación. El asistente de inteligencia artificial, cuyas funciones principales serán recomendar artículos a los lectores y presentarles toda la gama de opiniones, también ayudará a los anunciantes a orientar mejor sus mensajes. Los lectores pueden elegir entre suscripciones pagas y contenido gratuito que contenga anuncios. La diferencia con Facebook es que el 100% de los ingresos publicitarios se distribuirán entre autores y canales.

Publiq

Leyenda: flujo de trabajo PUBLIQ. Fuente: Documento técnico de PUBLIQ

Aparte de eso, la estructura de los intercambios económicos parece familiar. Los autores publican artículos junto con una apuesta de tokens, mientras que los lectores pueden reaccionar con gusto, compartir o levantar una bandera. Según los comentarios de los lectores, los autores reciben recompensas monetarias y puntos de reputación. Un panel de cuarenta autores mejor calificados revisa el contenido que ha recibido una cierta cantidad de banderas. Las decisiones importantes con respecto al desarrollo del proyecto se presentarán para una votación en toda la comunidad.

Todas las plataformas revisadas se encuentran actualmente en la etapa de pruebas alfa o beta, y aún es imposible determinar si sus modelos de incentivos funcionan de la manera en que sus diseñadores lo intentaron. Mucho dependerá del gran número de personas que se inspirarán en los ideales detrás de estos ambiciosos proyectos lo suficiente como para comprometerse lo suficiente con ellos. El problema fundamental con cada sistema que aspira a confiar en la creación de valor impulsado por la comunidad es que siempre hay límites a los recursos, el compromiso y el entusiasmo que las personas benévolas están dispuestas a poner sobre la mesa. No todas las tareas llevadas a cabo por un profesional pagado se pueden realizar de forma colectiva. La pregunta ahora es si la descentralización y los sistemas de incentivos inteligentes convertirán a cada titular de token en un profesional pagado.

Si bien podría haber dudas razonables sobre la sostenibilidad de estos nuevos modelos de periodismo, el ejemplo de Wikipedia, una comunidad descentralizada de producción de conocimiento que no debería haber funcionado a juzgar por ningún relato sobrio de la naturaleza humana, ofrece alguna esperanza. Independientemente del destino final de estas empresas en particular, hay pocas dudas de que la producción y el consumo de noticias es otra industria más que la tecnología blockchain está a punto de sacudirse. Mientras tanto, será emocionante ver a los pioneros explorar el terreno inexplorado –o incluso unirse a ellos en su esfuerzo.

  • Síguenos en: