Oro vs Bitcoin: Debate entre Peter Schiff y Anthony Pompliano

El debate televisado está pautado para el último día de este mes y será transmitido por la cadena CNBC. En una esquina, tendremos al conocido comentarista económico y corredor de bolsa, Peter Schiff. En la otra, estará Anthony Pompliano, empresario, inversor y entusiasta del Bitcoin. Ambos tienen una visión libertaria y crítica sobre el rol de los gobiernos en la economía y sobre el dólar estadounidense como instrumento para resguardar valor. Coinciden mucho en el problema, pero difieren bastante en la solución. Peter Schiff defiende al oro como alternativa ante la crisis. Anthony Pompliano defiende al Bitcoin. Oro vs Bitcoin, tradición vs futuro: La batalla de titanes. Analicemos nosotros estos dos activos.  

El Bitcoin siempre se ha comparado con el oro. Sin lugar a dudas, las diferencias son muchas. Sin embargo, también comparten elementos comunes. En efecto, en muchos aspectos, el Bitcoin se parece bastante al oro, y no en vano se le suele llamar el “oro digital”. Ambos son usados como resguardo de valor y refugio ante los vaivenes de las monedas fiduciarias como el Dólar o el Euro. Pesimistas, críticos y rebeldes del sistema han visto una alternativa en estos dos instrumentos, por ser activos básicamente independientes. En otras palabras, su carácter autónomo inspira mucha confianza a los que desconfían de los bancos y los gobiernos. Sin embargo, algunas personas prefieren uno en lugar del otro. ¿Cuál es la diferencia? ¿Cuál es mejor como inversión? 

Sigue leyendo: Bitcoin es la “imitación digital” del oro, según un curioso Peter Schiff

El debate de Peter Schiff y Anthony Pompliano, en CNBC, seguramente se centrará en las diferencias entre el oro y el Bitcoin. Como las posiciones públicas de estos dos actores son bien conocidas, es razonable asumir que el debate será la confrontación acalorada de dos visiones polarizadas. Cuando dos radicales difieren en algo, la polémica fluye de un modo tan natural como el fluir de los ríos al mar. Probablemente, esta batalla podrá carecer de muchas cosas, pero no de intensidad. Promete ser todo un espectáculo. Ahora bien, ¿quién es Peter Schiff? 

Peter Schiff es un inversionista estadounidense conocido por condenar la economía de los Estados Unidos, predecir colapsos financieros, defender al oro como un activo que ofrece protecciones ante las crisis, y criticar al Bitcoin. Aparece con frecuencia en medios como CNN, CNBC, la BBC y Fox News comentando sobre asuntos financieros y de actualidad. Es el autor del libro Crash Proof: How to Profit From the Coming Economic Collapse (2007), y realiza su propio Podcast, The Peter Schiff Podcast. Fundó su compañía de corretaje, Euro Pacific Capital, en 1996, y luego formó, en 2015, SchiffGold, una empresa que ofrece monedas, barras y lingotes de oro para sus clientes. Políticamente, se considera conservador y libertario. Fue consejero económico del candidato presidencial Ron Paul, cargo que utilizó para expresar su apoyo por una moneda más estable, un gobierno limitado y un capitalismo de libre comercio. Sobre todo, Peter Schiff es reconocido como una figura altamente mediática y uno de los promotores del oro como inversión a largo plazo más importantes del mundo.  

Sigue leyendo: GoldMoney integra al Bitcoin a pesar de los comentarios de Peter SchiffGold de que es una burbuja

Schiff en su discurso es esencialmente anti-bitcoin, y advierte constantemente a los inversionistas que no confíen en él. Sin embargo, admite que tiene bitcoins y piensa “guardarlos”. Recibió la entrega de un poco más de 1000 dólares en BTC después que la comunidad bitcoin envió donaciones a su billetera como parte de una campaña organizada por Anthony Pompliano, en tono de juego, con la intención de hacerlo cambiar de parecer en torno a la criptomoneda. Por otro lado, existen evidencias que nos podrían indicar que su aparente escepticismo es un poco más ambiguo de lo parece, porque una de sus compañías, SchiffGold, empezó a aceptar Bitcoin como método de pago y ofrece productos relacionados. Obviamente, aquí existe una brecha entre la retórica y la práctica. Él ha justificado esta decisión argumentando que sus clientes se lo han pedido. Esto es como no creer en Dios, pero ser el pastor de una iglesia, porque el pueblo lo ha solicitado. Uno se pregunta las razones de vender un producto en nuestro negocio que se considera dañino para nuestra clienta. Evidentemente, aquí hay algo que no cuadra.  ¿Y quién Anthony Pompliano?

Sigue leyendo: “Supongo que tendré que guardarlo”, dice Peter Schiff, a la vez que admite que tiene Bitcoin

Anthony “Pomp” Pompliano es un empresario e inversor estadounidense. Sirvió en el ejército de los Estados Unidos. Después de eso, trabajó en compañías como Facebook y Snapchat. En 2016, funcionó como gerente y socio en Full Tilt Capital, un fondo de capital de riesgo. Luego, en 2018, cofundó Morgan Creek Digital Assets, una firma que ofrece productos financieros relacionados a la tecnología Blockchain y a los activos digitales a clientes institucionales y familias adineradas. Escribe un boletín diario analizando las últimas noticias del mundo cripto para inversionistas institucionales, y produce un podcast, The Offchain Podcast, donde ha entrevistado a grandes nombres de Wall Street y la criptoesfera. Adicionalmente, cuenta con más de 250 mil seguidores en Twitter. Anthony Pompliano está entre las figuras más conocidas y respetadas de la comunidad cripto. 

El debate entre estas dos personalidades ha generado mucha expectativa, porque en realidad no se trata de ellos como tal. El debate en realidad es sobre dos activos. La comparación y los contrastes entre el oro y el Bitcoin, refugios de valor por excelencia. No se sabe lo que dirá cada uno durante el debate. Eso solo lo sabremos viendo el programa. Sin embargo, podemos hacer nuestra propia reflexión sobre estos dos activos, y anticiparnos al evento. 

Ya que hemos hablado un poco sobre las similitudes entre estos dos activos en los párrafos anteriores, podemos ahora enfocarnos en sus diferencias. Primero, podemos centrarnos en la naturaleza material de los activos y, luego, en las características de sus mercados. 

Sigue leyendo: Los defensores de Bitcoin se enfrentan a los no creyentes de la industria del oro 

El oro es un elemento físico y se mide en gramos. Transportarlo no es tan fácil como transportar un objeto virtual. En efecto, es divisible, pero esto requiere un proceso relativamente complejo y engorroso. Es decir, la posibilidad de medirlo, dividirlo, y transportarlo es limitada por su naturaleza física. Ciertamente, es un recurso finito y no renovable, pero es casi imposible tener la cifra exacta del inventario de todo el oro existente en el planeta. El Bitcoin por su condición digital cuenta con una ventaja evidente en este aspecto. Por otro lado, es posible falsificar el oro como relativa facilidad. Su pureza es determinable, pero esto requiere un ojo experto y entrenado en estos menesteres. Para el público en general, estas técnicas son un misterio. El Bitcoin, por el contrario, no es falsificable y se verifica muy fácilmente, porque la tecnología Blockchain garantiza su autenticidad. El Bitcoin también, por su naturaleza digital es programable. Eso posibilita un sinfín de aplicaciones en el mundo digital. Del oro, no se puede decir lo mismo.   

Ahora hablemos un poco de los dos mercados. El oro se ha utilizado como reserva de valor por más de 2 mil años, y actualmente cuenta como un valor total de mercado de unos 8 trillones de dólares. El Bitcoin, por el contrario, se inventó hace 10 años y su valor total de mercado es muchísimas veces menor que el valor del mercado del oro. El oro se usa como medio de inversión, pero también tiene un uso industrial (joyería y electrónica principalmente). El oro se utilizó por mucho tiempo como instrumento de pago, pero este ya no es el caso. 

El Bitcoin ha demostrado ser una excelente de inversión en el largo plazo. Como medio de pago, su adopción aún es limitada, pero su potencial de crecimiento es enorme. Todavía cuenta con problemas de escalabilidad, pero todo indica que este inconveniente es pasajero y superable en el tiempo con la implementación de mejoras tecnológicas. El mercado del oro goza de gran estabilidad y liquidez. Además, el mercado del oro está sumamente correlacionado y su tendencia es muy concreta. En tiempos de crisis, el oro emite señales positivas casi siempre. El Bitcoin, sin embargo, carece todavía de una tendencia definida. El mercado no está correlacionado con ningún otro mercado. Además, su volatilidad es muy alta, y su liquidez es relativamente baja. En el caso del oro, es muy difícil precisar con exactitud la cantidad de oro nuevo. Se estima que la minería aporta aproximadamente 3 mil toneladas de oro nuevo al año, pero no se sabe cuánto oro queda por minar en la Tierra. En el caso del Bitcoin, es totalmente distinto. Se sabe que nunca existirán más de 21 millones de bitcoins, y se puede saber con exactitud el número de bitcoins nuevos cada año. 

Como medios de inversión, es claro que la diferencia más grande entre el oro y el Bitcoin yace en el tema de la volatilidad. El oro es sumamente estable y predecible. El Bitcoin es volátil y experimental. El oro es una inversión segura, pero de muy lento crecimiento. El Bitcoin es una inversión más arriesgada, pero con mayor potencial. ¿Cuál es mejor?

Posiblemente, plantearse esta pregunta en términos binarios es un error. De pronto, la respuesta podría ser: los dos. Un inversionista inteligente podría solucionar este aparente dilema construyendo un portafolio diversificado y balanceado que aproveche lo mejor de los dos activos, y que mitigue los riesgos y limitaciones de ambos. Podría disfrutar la estabilidad y seguridad del oro, y, al mismo tiempo, disfrutar el crecimiento y la versatilidad del Bitcoin, buscando así un sano equilibrio entre pasado, presente y futuro. Bueno, ahora esperemos el debate entre Peter Schiff y Anthony Pompliano el 31 de julio por CNBC. Seguramente, estará muy entretenido. 

Las opiniones expresadas aquí son las del autor y no representan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com