Cómo los bancos y las startups redefinen las financias

Durante años, las instituciones financieras tradicionales han mantenido su distancia de la industria Fintech, reacios a aceptar la tendencia que amenaza a su monopolio sobre servicios financieros de los préstamos y la inversión.

Pero a medida que las tecnologías financieras continúan expandiéndose, los jugadores tradicionales han llegado a aceptar el papel disruptivo de las startups de Fintech así como la necesidad de trabajar juntos. En los últimos años, la relación entre los bancos y las nuevas empresas Fintech ha evolucionado a partir de las inversiones marginales a la colaboración e integración muy unida.

El resultado ha sido beneficioso para ambas partes, así como para los consumidores, que ahora tienen acceso a servicios financieros más eficientes y versátiles.

Tal como sucede con el resto de la industria tecnológica, las startups de fintech tienen la ventaja de la velocidad y agilidad. Mientras que los bancos y las instituciones financieras son lentos para adoptar nuevas tecnologías, las startups son extremadamente eficientes en la implementación de tendencias emergentes como el aprendizaje de máquinas y del Blockchain. Los pagos peer-to-peer, los préstamos inteligentes y la detección de fraude poteciada por la IA son sólo algunas de las innovaciones que han dado a conocer las startups de Fintech.

Utilizando aplicaciones móviles y servicios web de fácil uso, las nuevas empresas de fintech simplifican muchos de los servicios que ofrecen los bancos. Ejemplos de ello la aplicación Acorns, que permite una inversión más accesible y sencilla, o Mint, un recurso en todo-en-uno que ayuda a crear fondos, seguimiento de los gastos, y a la vez aconseja como se debe cuidar el dinero del usuario.

Sin embargo, para crecer y tener éxito, las empresas de nueva generación necesitan acceso al capital, la escala, los datos y la autoridad reguladora de los bancos. Evidencia de ello han sido las dificultades que han sufrido las empresas de préstamos online de los últimos años.

Los bancos se están involucrando de diversas maneras para lograr ayudar a las empresas fintech a salir a flote. Esto incluye un número creciente de adquisiciones, fusiones y asociaciones.

Un ejemplo es Goldman Sachs, una firma bancaria que ha invertido más de $ 570 millones en empresas fintech desde 2012. El año pasado, el gigante bancario adquirió Honest Dollar, una plataforma digital de ahorro para la jubilación, expandiendo la brillante solución de la startup a millones de sus clientes. Junto con Standard Charter, Goldman también ayudó a Momo, una cartera móvil y aplicación de pago ubicada en Vietnam, a recaudar $ 34 millones en dos rondas de financiación. Goldman también lanzó su propio servicio de préstamos online, llamado Marcus el año pasado, un movimiento que está inspirado en la cultura fintech. El servicio ha repartido hasta ahora más de $ 1 billón en préstamos y espera cruzar los $ 2 mil millones a finales de este año.

Por otro lado, las startups de Fintech están ayudando a los bancos a adoptar nuevas tecnologías. Ezbob, por ejemplo, es una empresa británica que presta servicios de préstamos online a las pymes antes de registrar su tecnología y cambiar su modelo de negocio a una plataforma de préstamos como servicio (LaaS). El Royal Bank de Escocia ha aprovechado la tecnología de Ezbob para lanzar Esme, su plataforma automatizada de préstamos que permite a las pequeñas y medianas empresas obtener préstamos rápidamente, incluso fuera del horario de trabajo.

Las asociaciones también están demostrando ser una empresa exitosa tanto en el frente bancario como el de fintech. A finales de 2015, JPMorgan Chase se asoció con el prestamista en línea OnDeck Capital para prestar servicios de préstamos para pequeñas empresas. A JPMorgan le fue ahorrado el esfuerzo de desarrollar su propia tecnología mientras que OnDeck, una compañía que forcejeaba desde su IPO en 2014, obtuvo el acceso a extensa base de clientes de Chase. Más recientemente, JPMorgan se asoció con LiftFund, una organización de apoyo financiero y empresarial y microlender, para lanzar LiftUP, una plataforma de préstamos para pequeñas empresas basada en la web. LiftUp tiene como objetivo apoyar a las minorías y otros propietarios de negocios desatendidos aumentando su acceso al capital.

El apoyo financiero de las instituciones financieras y la destreza técnica de las empresas de tecnología pueden ayudar a inaugurar la próxima generación de tecnologías financieras basadas en datos. En 2016, HSBC financió Xenomorph, una compañía que proporciona tecnología de gestión de datos a los bancos, para ayudar a acelerar el desarrollo de TimeScape EDM +, una plataforma de análisis y gestión de datos financieros.

La convergencia de los servicios financieros tradicionales y modernos aún se encuentra en su infancia, pero hasta el momento los resultados han sido prometedores. Según un informe de Business Insider, las alianzas con startups de fintech han ayudado a los bancos a reducir los costos de desarrollar servicios orientados al cliente y optimizar los procesos tradicionales, al tiempo que aumentan los ingresos. Los bancos y las aseguradoras también han se han podido beneficiar de la colaboración para mejorar el compromiso del cliente a través de tecnologías de vanguardia.

El panorama financiero es uno de los componentes más antiguos y más complejos de la sociedad humana. A medida que evoluciona, tanto los bancos como las empresas fintech se percatan de que se necesitan mutuamente para prosperar, así como para encontrar el equilibrio y hacer los compromisos adecuados, podrán adaptarse a las cambiantes necesidades de la industria y crear oportunidades que eran inconcebibles previamente.