Cómo la Criptomoneda y la Blockchain están cambiando la filantropía: Opinión del experto

En nuestra Opinión del Experto, los líderes de opinión dentro de la criptoindustria y fuera de ésta expresan sus puntos de vista, comparten su experiencia y brindan asesoramiento profesional. Opinión del Experto lo cubre todo, desde la tecnología Blockchain y el financiamiento de las ICO hasta impuestos, regulación y adopción de criptomonedas por diferentes sectores de la economía.

Si deseas contribuir con una Opinión de Expertos, envía tus ideas y CV a a.mcqueen@cointelegraph.com.

Gran parte del interés creciente en el Bitcoin y otras monedas digitales se ha centrado en conseguir y no en dar. Pero volar bajo el radar es una nueva tendencia excitante hacia el aprovechamiento las criptomonedas para la filantropía.

Recaudación de fondos con criptomonedas

En los últimos años, una serie de organizaciones de beneficencia y fundaciones ha estado probando las donaciones en Bitcoin. Estas incluyen organizaciones bien conocidas, tales como la Cruz Roja, Alianza Internacional para el Apoyo a la Niñez, United Way y la Fundación para la Frontera Electrónica. Las donaciones en criptomonedas para las organizaciones benéficas están aumentando claramente. Fidelidad Caritativa, que alberga el fondo más grande del país para depósitos de caridad por parte de los donadores (DAF), recibió $69 millones en donaciones en criptomonedas para 2017, comparados con los $7 millones recibidos en 2015 y 2016 juntos.

Detrás de las donaciones a la caridad hay muchas plataformas innovadoras y proyectos aconteciendo en el espacio emergente de la "criptofilantropía". Estos incluyen plataformas de recolección de fondos, tales como BitHope, que permite a los donantes a hacer donaciones en Bitcoin a determinadas organizaciones benéficas para sus campañas de recaudación de fondos. Además, algunas nuevas herramientas como GiveTrack y Alice pueden rastrear el flujo de donaciones de un donador a un donatario abiertamente, y verificar qué organizaciones benéficas lo han recibido y logrado, todo sobre una Blockchain.

Monedas para la caridad

Más allá de las donaciones en criptomonedas y el seguimiento, una serie de fines sociales monedas digitales han sido creadas para apoyar programas sin fines de lucro y emprendimientos. Moneda para el Agua Limpia, por ejemplo, fue diseñada para recaudar fondos para la Organización de Caridad sin fines de lucro: Agua y llevar agua potable a las familias de todo el mundo. Pinkcoin, una moneda para la filantropía que permite a los inversores tanto donar a la caridad como obtener un retorno sobre su inversión, cotiza en los principales intercambios de criptomonedas y ha funcionado bien en comparación con otras monedas digitales que se negocian comercialmente.  

Criptofundaciones

Otra nueva llegada al espacio de la caridad para la criptomoneda es la "criptofundación.” Un inversionista anónimo creó una fundación para regalar 5 057 Bitcoins. El lema del donante para la organización de caridad, la Pineapple Fund, es: “Porque una vez que tienes suficiente dinero, el dinero no importa.” Hasta ahora, a través de la difusión anónima de una persona que se hace llamar por el apodo de "Pino", han sido donados $56 millones a 56 organizaciones benéficas seleccionadas a mano.

Más adelante en el camino, incluso se puede ver un fondo o una fundación autónoma y descentralizada, en el que se realicen subvenciones y distribuciones financieras exclusivamente mediante los votos de quienes tienen tokens de las fundaciones creadas. Dicha “Fundación Autónoma Distribuida" estaría regida por un colectivo de accionistas externos con el derecho a la dirigir los flujos de la donación e incluso producir y financiar ideas de proyectos a través de la mayoría de las reglas de la token.

Los sistemas basados en Blockchain también podrían ayudar a mejorar la reputación de la las organizaciones benéficas. De acuerdo con estudios recientes, se dice que uno de cada tres norteamericanos pierde fe en las organizaciones sin fines de lucro, muchos creen que estas instituciones gastan demasiado de sus presupuestos para gastos generales y muy poco directamente en los programas. La reducción de los gastos generales debido a la mejora de la eficiencia operativa y la desintermediación a través de tecnologías Blockchain (por ejemplo, donantes directos con el beneficiario) podrían ayudar a restablecer la fe en las donaciones caritativas entre dadores escépticos. Esto, a su vez, podría conducir a un aumento de la participación filantrópica y un aumento general en el dar.

En el futuro, más organizaciones de beneficencia, e incluso fundaciones, pueden producir sus propias criptomonedas, cuya venta puede activar un nuevo modelo de sostenibilidad. Un intercambio de token de caridad desarrollado exclusivamente para su compra y venta, algún día podría impulsar un nuevo mercado basado en el enfoque hacia la filantropía, en la cual tanto filántropos y organizaciones de caridad obtengan dinero de comercializar "monedas digitales para el bien.” Las organizaciones sin fines de Lucro y las fundaciones también podrían participar en la recaudación de fondos a través de la minería de tokens.

A pesar de las oportunidades ilimitadas, hay muchos desafíos por delante. El más destacado de ellos es el hecho de que las donaciones en moneda digital y los sistemas anclados en Blockchain todavía son nuevos y no han sido probados en el mundo de la filantropía, y hay poca conciencia e interés entre donantes, organizaciones benéficas y fundaciones.

Lo que depara el futuro

A corto plazo, es improbable que las plataformas para criptomonedas y Blockchain alterarán o desplazarán la filantropía tradicional, pero van a impulsar la innovación y experimentación en el sector.

Como las donaciones a través del Bitcoin y otras monedas digitales son cada vez más comunes y aceptables, suponiendo que el criptomercado siga floreciendo, la criptofilantropía va a crecer. También habrá más pruebas de contratos inteligentes y la Blockchain ha logrado dar y seguir lo que, si tiene éxito, podría establecer una nueva norma de transparencia en la filantropía. En última instancia, como los donantes y beneficiarios interactúan de forma más directa, podemos ver disminuidos los roles para las organizaciones de caridad, agencias de ayuda y fundaciones, en algunos casos incluso la supresión de estas entidades filantrópicas de la ecuación.

Por otro lado, si una mayor transparencia en el dar y el impacto conduce a un aumento de la confianza en instituciones benéficas, podrían generarse millones (o incluso miles de millones) de dólares más para el sector social.

Independientemente de la forma en que el viento sople, hay un nuevo mundo valiente, esperando a ser explorado por aquellos que quieren retribuir un poco.

Paul Lamb

Las opiniones e interpretaciones en este artículo son las del autor y no representan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.

Paul Lamb es el Director de la Consultoría de Hombre con una Misión y un ex ejecutivo sin fines de lucro y emprendedor social. Ha lanzado numerosas organizaciones sin fines de lucro y empresas sociales y ha aconsejado a organizaciones sin fines de lucro, fundaciones y empresas en el aprovechamiento de la tecnología para el bien social. Su formación empresarial incluye posiciones como Director de Programas y Director Ejecutivo del Foro de Negocios de China del Consejo Empresarial China-Estados Unidos en Washington, D.C., un analista de negocios y consultor de marketing tanto para EE.UU. como para las empresas asiáticas.

  • Síguenos en: