IBX35 vs BTC: Bitcoin frente a las 35 empresas más valiosas de España

Muchos inversores se preguntan si conviene invertir en Bitcoin o en la bolsa tradicional como el IBX35. Veamos cómo fueron los rendimientos de IBX35 y de Bitcoin en estos últimos años.

Desde hace algún tiempo se comenta sobre los beneficios que rodean a Bitcoin, el hecho de ser un sistema de igual a igual, descentralizado e inmune a los controles gubernamentales ha agregado una condición de valor para que cada vez más personas se animen a invertir en esta nueva clase de activo. Si bien tanto Bitcoin como las criptomonedas son productos de alta volatilidad, este factor debe ser visto como una característica y no como un defecto ya que con una estrategia de riesgo bien estructurada y un poco de paciencia los frutos de esta inversión pueden ser palpables. 

Es por ello, que en mi paseo por las estadísticas y los gráficos de precios he decidido hacer una comparativa entre los últimos movimientos tendenciales entre el índice bursátil español (IBX35) y Bitcoin (BTC) con la finalidad de mostrar a las instituciones y a los comerciantes minoristas cómo los activos criptográficos pueden generar un amplio margen de ganancia con las estrategias adecuadas. 

En primer plano antes de aventurarnos a hablar de retornos de las inversiones (ROI), análisis del riesgo y rendimiento comerciales comencemos por entender que es el IBX35. Para los nuevos de la casa el IBX35 es el índice bursátil español el cual está compuesto de las 35 empresas con mayor liquidez en algunas de estas bolsas: Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia. En ella se encuentran compañías de la talla de Santander, Telefónica, CaixaBank e Inditex.  

Cuando las personas o instituciones invierten basándose en estos índices están de forma directa comprando una parte de esas 35 empresas, por consiguiente, cuando los precios se comienzan a mover a una dirección determinada el comerciante captará (en teoría) un promedio de esos movimientos o lo que es igual, al aumento o disminución del valor de las compañías en conjunto.

Las correlaciones importan 

Los coeficientes de correlación son los encargados de definir la relación existente entre los movimientos de un activo respecto a otro. Durante sus inicios en los mercados financieros el precio Bitcoin contó con fluctuaciones similares a los mercados españoles, esto como consecuencia de auge alcista en el mercado tanto de valores como de BTC. Cuando los precios van en alza, los inversores pueden estar más confiados o ser más optimistas respecto al hecho de invertir en activos emergentes, lo que pudo alimentar el impulso de la criptomoneda

Como se muestra en la gráfica a continuación, en los períodos entre 2012-2014-2016 y 2017 donde la tendencia alcista era más palpable, los movimientos de Bitcoin y del IBX35 se encontraban a un ritmo casi igual, logrando que ambos activos encontrarán sus máximos históricos o anuales. Por otro lado, cuando las cosas no marchan bien la teoría nos dice que los comerciantes buscarán afianzarse en estructuras más sólidas para resguardar sus capitales en caso de posibles contracciones en los precios, esto es algo que en la práctica no ocurrió del todo o por lo menos no con Bitcoin. En el momento en que los mercados españoles comenzaron a retroceder entre el 2015 y finales 2017 los precios de Bitcoin se mantuvieron al alza por un periodo más prolongado de tiempo antes de precipitarse a una corrección. En promedio, ese lapso de ganancia extras representó dos cuartas parte la tendencia bajista del IBX35. 

Esto sugiere que los capitales españoles pudieron haber emigrado parte de sus portafolios a activos que: les ofrecieran mejores rendimientos a los obtenidos durante los procesos correctivos de los índices bursátiles o que representaran una reserva de valor en los momentos de inestabilidad macroeconómicas. En ambos casos esto demuestra que en el transcurso de una corrida de toros del IBX35 la asignación de una parte del portafolio pudiese haber estado destinada a activos emergentes como Bitcoin, mientras que en mercados bajista los capitales o un buen porcentaje de estos deberían ubicarse en activos de resguardo combinado con una participación en criptomonedas.

 

Sigue leyendo: “Más cerca que nunca" de un ETF de Bitcoin, dice director ejecutivo de Bitwise antes de la fecha límite de la SEC

Los retornos de la Inversión, un hecho  

Entre los comerciantes minorista siempre existe la idea de que los retornos dentro del criptomercado son hasta un punto difíciles de creer, todo aquel quien haya comprado algún activo digital en algún momento de su vida se ha visto expuesto a altos niveles de volatilidad, mercados no regulados, conceptos poco claros y sentimientos desmedidos. 

Si bien todo apunta a que una mayor ganancia conlleva a un mayor riesgo, en la criptografía se podría decir que es algo más relativo. Si tomamos como ejemplo los rendimientos teóricos obtenidos entre las 3 tendencias alcistas del IBX35 en entre el 2012 y el 2019 (periodo en el cual se comenzó a cotizar Bitcoin) encontraremos que los comerciantes que accedieron a este tipo de inversión obtuvieron un ROI promedio de 47% en cada una de estas fluctuaciones, mientras que Bitcoin alcanzó un promedio de 1.700% en ese mismo periodo de tiempo. Aun cuando sacamos de la ecuación los meses entre mayo del 2012 y abril del 2015 (cuadro azul) momento en el cual el índice bursátil español registró sus mejores ganancias en 4 años, el promedio de BTC seguiría siendo un sorprendente 283%.

Sigue leyendo: El criptomercado se sigue mostrando de color verde, BTC se recupera a USD 8,200

En términos más prácticos, por cada EUR 1.000 que se hubiesen invertido en Bitcoin en alguno de los movimientos estudiados el retorno promedio hubiera sido EUR 2.800 (suponiendo de que el ROI de BTC es de 283%) a diferencia de los EUR 470 que se obtendría por el índice español. No obstante, para grandes capitales que representa a cientos de miles de euros en inversión, poner el 100% de su dinero en un activo emergente pudiese ser algo extremo, sin embargo, tanto el tiempo como los retornos demuestran que se puede ser rentable con una exposición mínima al riesgo.

Suponiendo que un fondo de inversión que maneja un portafolio de EUR 100 millones tenga una asignación 7/93 en donde el 7% del capital (unos EUR 7 millones) se destina a Bitcoin y el otro 93% se distribuye a diferentes acciones del IBX35. Los resultados arrojan que en el mejor de los casos el rendimiento del 7% en BTC puede representar hasta el 50% de las ganancias obtenidas por 95% de las acciones del índice, con un mínimo de riesgo del 7%. Es decir, una institución puede percibir cerca de EUR 20 millones por su participación en BTC en comparación con los 40 millones que se pudo haber obtenido en el IBX35 en el mismo periodo de tiempo. Hay que aclarar que los datos se basan en los periodos de tiempo donde el índice bursátil tuvo los mejores rendimientos, más no representa los rendimientos totales de Bitcoin.