Organismo de control de valores italiano ordena a las criptoempresas no autorizadas que cesen y desistan de sus actividades

La Commissione Nazionale per le Società e la Borsa (CONSOB) ha ordenado a tres empresas cripto-relacionadas que prestan servicios de inversión no autorizados que cesen y desistan, según un comunicado oficial publicado el lunes 19 de noviembre.

La primera empresa, una plataforma comercial llamada Richmond Investing, ha violado supuestamente la Ley consolidada de finanzas (TUF) -una ley fundamental que rige los mercados financieros italianos- al no registrarse como intermediario financiero en el país.

El regulador del mercado de valores italiano también ha suspendido las actividades de otras dos empresas, Crypton Ltd. y Eagle Bit Trade, junto con Alessandro Brizzi, representante de Cryptoforce Ltd., durante 90 días.

Según el comunicado, CryptoForce, una empresa especializada en la minería de prueba de tenencia (PoS), promovió una criptomoneda apodada "Crypton". Brizzi anunciaba CryptoForce en Facebook, mientras que Eagle Bit Trade ofrecía a los inversores italianos "paquetes comerciales" aparentemente no autorizados.

Las medidas de aplicación de la CONSOB se producen en medio de los recientes llamamientos para endurecer la cripto-regulación en la UE en septiembre, el grupo de expertos Bruegel, con sede en Bruselas, pidió a los ministros de la UE que examinaran más detenidamente la forma en que se distribuían las monedas digitales a los inversores.

En noviembre, el regulador financiero alemán BaFin ordenó el cese parcial de las actividades de la cripto-empresa Finatex Ltd. con sede en el Reino Unido. Se ordenó a la empresa que cesara sus actividades, ya que sus actividades no estaban autorizadas por la legislación financiera alemana, incluida la Ley bancaria alemana.

Aunque Italia no tiene un marco formal para el criptonegocio, en marzo, el Ministerio de Economía italiano anunció la creación de un decreto que clasificaría el uso de criptomonedas en el país y enumeraría a los proveedores de servicios relacionados con las monedas digitales.

Según Finance Magnates, el gobierno italiano no ha prohibido a las instituciones financieras tratar con criptomonedas, sino que ha recomendado que esperen hasta que se introduzcan regulaciones formales.