La bomba de dificultad de Ethereum

Parece ser que Ethereum tiene una sorpresa preparada en el cambio de protocolo. Una sorpresa que no agradará a los mineros, que actualmente realizan el trabajo mediante PoW (Prueba de Trabajo) y reciben ethers según la potencia de sus máquinas, y pasarían a PoS (Prueba de Participación), incluyendo una parada técnica de la propia red Ethereum, afectando claramente a la rentabilidad de minado e incluso al propio valor de la moneda.

En la actualidad, la relación de beneficio de minado se basa en el tiempo que se tarda en recuperar el valor de las máquinas, basado a su vez en el precio de cotización y la dificultad de minado por la potencia de las maquinas. Se realizan estimaciones de subida de dificultad unidas a la subida de cotización lo que repercute en más o menos tiempo de retorno de la inversión (ROI), siempre suponiendo que esta subida sea escalonada y más o menos predecible. Pero hay un factor que no se ha tenido en cuenta: el cambio de protocolo de PoW a PoS. Un cambio de protocolo de este tipo en una moneda, incluida bitcoin, afecta de lleno a todos los componentes de la red, en especial a los mineros y, además es “rápido” de implementar si la mayoría de la red está en consenso, y puede comportar resultados desastrosos para aquellos mineros que han realizado grandes inversiones.

¿Qué ocurre si hay una subida de dificultad muy drástica?

En Agosto de 2015 se modificó el algoritmo de consenso, donde se aplicó lo que en programación se conoce como hard fork o bifurcación dura (una modificación que lleva por otro camino al protocolo, por decirlo de otra manera), y en este hard fork se modificó el código que calcula la dificultad. En ese punto, se agregó lo que se denomina el "difficulty bomb" o "bomba de dificultad".

Días antes de esta implementación, Stephan Tual publicó en el blog de Ethereum el siguiente artículo:

[...] Muchos de ustedes se han preguntado cómo vamos a implementar el cambio de PoW a PoS a tiempo para Serenity. Esto será manejado por la introducción recientemente del esquema de ajuste de dificultad, el cual elegantemente garantiza un punto de bifurcación durante los próximos 16 meses:

Funciona así: iniciando desde el bloque 200.000, la dificultad será sometida a un incremento exponencial el cual únicamente será evidente en un año aproximadamente. En ese punto (cerca de la liberación de Serenity), veremos un incremento significante en la dificultad lo cual va a presionar el tiempo de resolución de bloques a aumentar.

Así, después de un año, la red continuará útil* por 3 o 4 meses aproximadamente, pero eventualmente alcanzará una "Edad de hielo" del tipo: La dificultad simplemente va a ser demasiado grande para que alguien pueda encontrar un bloque. Esto nos permitirá introducir PoS. […]

* Por útil, se refiere a que prácticamente se congelará la plataforma durante este tiempo y las transacciones demorarán semanas (incluso meses) en ser confirmadas.

Esto quiere decir que la bomba de dificultad no es más que como suena, una forma de aumentar la dificultad a niveles arbitrariamente drásticos. ¿Cuál es el propósito? Suponemos  lógicamente hacer que el minado sea cada vez más lento, para que los mineros pidan con fervor el cambio a PoS, y evitar los ASIC. Como se darán cuenta, la dificultad actual no es real, está alterada y seguirá alterándose fuera de los valores reales hasta lograr detener el minado por hardware.

Dificultad minado en Ethereum

En la aceptación por parte de “Vitalik Buterin del EIP 2 Homestead Hard-fork Changes” de este hard fork, se vuelve a remarcar este aumento exponencial de la dificultad:

4. Change the difficulty adjustment algorithm from the current formula:

 block_diff = parent_diff + parent_diff

 (where the + int(2**((block.number

 To

 block_diff = parent_diff + parent_diff

, where // is the integer division operator, eg. 6

Bueno, en Ethererum vemos un drástico aumento de la dificultad desde hace unos meses debido a la bomba de dificultad, porque lógicamente no existe ningún ASIC y la cantidad de granjas de GPU es inimaginable para ir aumentando la dificultad de esta forma.

Suponiendo que toda la potencia de minado se basará en GPU del tipo Radeon 390, la cual genera aproximadamente unos 30 Mh/s, y teniendo una dificultad actual de unos 45 TH, se necesitarían 1.500.000 tarjetas gráficas, con un consumo de 412.500 Kw/h. (sin contar el hardware controlador del ring/gráficas, ventilación, personal, instalaciones, etc…)

Entonces, entendiendo lo que está pasando actualmente, podemos deducir que: La dificultad sube y seguirá subiendo de forma drástica y será por causa de la bomba de dificultad que en este punto ya deben saber de qué se trata. Y seguirá hasta el cambio a PoS, cuya fecha estimada debería de ser antes del 1 de Noviembre de 2017. Desde Ethereum están trabajando en este cambio, y todavia es pronto para decir como se efectuará realmente y como afectará a mineros, precios y usabilidad del ether, esperaremos.

Artículo original: Eduard Rivas, Grupo Facebook Bitcoin Venezuela