Las lecciones que nos dejó el caso Bitfinex

El reciente hackeo a las carteras de bitcoins de la casa de cambio y plataforma de trading de Bitfinex, rememoró en muchas personas los antiguos casos de robos sufridos por este tipo de servicios centralizados de almacenamiento y comercio de criptomonedas. Aun así la reacción de la comunidad ha sido muy diversa en esta oportunidad, no solo por la madurez que ha logrado Bitcoin con el tiempo, sino también por el contexto más amplio y rico que hasta ahora alimentan otros proyectos de criptomonedas como Ethereum, Dash, Steem y muchos otros.

Bitfinex es principalmente una plataforma de comercio de criptomonedas basada en Hong Kong que saltó a la fama por sus servicios de apalancamiento en la opción del Margin Trading. Con la posibilidad de conseguir “préstamos” a la hora de realizar operaciones de compraventa de criptomonedas, los usuarios no tardaron en identificar el gran atractivo de esta plataforma y para de inmediato registrarse en ella e iniciar operaciones.

A pesar de que en el pasado Bitfinex ya había experimentado cierres temporales, fue en esta ocasión donde la pérdida de casi 120.000 bitcoins llamó la atención de la comunidad de las criptomonedas. Justamente con otros sucesos en pleno desarrollo, como los protagonizados por la plataforma de Ethereum, surgieron diversos focos de debate sobre la seguridad, escalabilidad e imagen mediática de Bitcoin.

En este artículo, destaco y analizo algunos de los temas más importantes que emergieron con este hackeo a Bitfinex, así como diversas lecciones a tomar en consideración en la comunidad de Bitcoin y las criptomonedas.

La seguridad de las casas de cambio

Aun cuando el eslogan de diversos servicios de seguridad en carteras de Bitcoin es “100% seguro”, debemos ser conscientes que alcanzar este porcentaje es realmente imposible; aunque por supuesto no debe detenernos en la búsqueda constante de mecanismos que nos protejan de errores.

BitGo es una de las empresas con mejor reputación actualmente en este departamento y que cuenta con una cartera importante de clientes debido a las ventajas de seguridad y rapidez que sus servicios ofrecen. Sin embargo el fallo ocurrido en Bitfinex, aunque aún no se ha determinado exactamente, ensombrece un poco la imagen sólida de BitGo en la comunidad de Bitcoin.

Si bien el manejo de carteras corresponde a la casa de cambio, hay quienes han apuntado a la posible existencia de “puertas traseras” que hayan sido utilizadas para explotar las vulnerabilidades de dichos servicios. Con este hecho, se ha reavivado el debate en la comunidad sobre la seguridad de los servicios centralizados de comercio de criptomonedas, puesto que Bitfinex no es el primero en sufrir un robo de este tipo en la historia de Bitcoin.

Dicho debate ha sacado a la luz servicios de comercio descentralizados donde los usuarios son directamente los actores de las transacciones y tan solo la plataforma sirve como árbitro en casos de disputa, sin tener en ningún momento el control de los fondos comerciados. A pesar de que es una idea que particularmente me gusta más porque se apega a la naturaleza peer-to-peer de Bitcoin, es todavía un mecanismo poco conocido y utilizado al que debemos darle tiempo para madurar.

De manera general, el ecosistema del comercio de bitcoins y demás criptomonedas sigue fortaleciéndose con cada nuevo suceso, aunque bastantes malos sean algunos, siendo esto una muestra tradicional de la evolución que generalmente experimentan las tecnologías por la vieja máxima del “ensayo y error”.

Para los usuarios que emplean las casas de cambio centralizadas para almacenar sus monedas, la recomendación siempre es la misma: Bitcoin es una tecnología descentralizada que te obsequia el poder de controlar tu dinero, si esta posibilidad de mayor seguridad existe ¿por qué no tomarla y evitar posibles dolores de cabeza?

No obstante, para los amantes del trading, no queda otra que seguir confiando en los servicios que estas plataformas ofrecen para dichas actividades. De igual forma, este sector de la industria ha demostrado cada vez mayor solidez, rapidez y seguridad con el paso del tiempo. Algo que estoy seguro continuará todavía más luego de este lamentable incidente.

Con la inmutabilidad de Bitcoin no se juega

No podemos dejar a un lado este tema, sobre todo con el reciente hard-fork realizado en la plataforma Ethereum que terminó derivando en dos criptomonedas: Ether (ETH) y Ether Classic (ETC). Una bifurcación que surgió de un fallo en el código de la Organización Autónoma Descentralizada (DAO) que permitió la extracción de fondos sin consentimiento de los usuarios de la DAO.

Es clara la analogía con este caso de Bitfinex: fondos sustraídos sin conocimiento ni autorización de los usuarios ni la casa de cambio, donde seguramente un error de código permitió el acceso a dichas carteras y la consecuente extracción de las criptomonedas. Pero la clara diferencia está en la reacción de la comunidad de Bitcoin que, a diferencia de Ethereum, en ningún momento consideró de forma seria la ejecución de una bifurcación en la red para devolver los fondos a sus tenedores legítimos.

Si bien el término “inmutablidad” pudiese estar mal utilizado, puesto que toda cadena de bloques en algún momento “muta” para corregir errores o implementar mejoras, es claro apuntar a que no es lo mismo realizar una bifurcación por obvias fallas en el protocolo que por simplemente rescatar o devolver fondos debido a claros errores humanos.

La comunidad de Bitcoin ha mostrado nuevamente la madurez respecto a este tipo de sucesos, resaltando una vez más uno de los principios más emblemáticos de las criptomonedas: cada usuario debe asumir sus propias responsabilidades en el almacenamiento y manejo de sus fondos, antes que simplemente buscar regocijarse en un “consenso” que solo confirma la equivocación y desconocimiento generalizados sobre este concepto de libertad financiera.

La plataforma de Bitfinex a futuro

Respecto a la casa de cambio, debemos aceptar que al menos Bitfinex ha estado en contacto en todo momento con los usuarios a través de su blog, a diferencia de otras plataformas que en el pasado que simplemente “desaparecieron” ante la situación.

De igual forma, las medidas tomadas por Bitfinex han demostrado compromiso con su comunidad de usuarios, aún con la exigencia de recursos bastante debatibles y arriesgados como la socialización de pérdidas entre los usuarios y la asignación de las fichas o tokens BFX. Pero si damos un vistazo al pasado, debemos destacar que al menos en esta situación la casa de cambio ha dado la cara e ideado políticas de recuperación de los fondos robados que, si bien no garantizan un resultado exitoso, debemos reconocer el esfuerzo de Bitfinex.

Sin pecar de apresurados, Bitfinex pudiese salir mal parada de todo esto en el largo plazo si no llegan a retribuirse los fondos a sus respectivos tenedores, siendo en ese supuesto caso las medidas actuales no más que esfuerzos infructíferos. La posibilidad del fracaso es claramente latente para la casa de cambio basada en Hong Kong, pero hay un fenómeno que no podemos pasar por alto: la confianza de los usuarios de Bitfinex ha respondido de forma positiva ante el evento, haciendo que la plataforma de intercambio reinicie actividades paso a paso con considerables cantidades de volúmenes comerciados cada día. Algo que sorprende a muchos, incluyéndome, que daban por muerta de forma inmediata a Bitfinex.

Un obstáculo más superado por la comunidad de Bitcoin

Aunque lamentablemente este tipo de sucesos todavía acontece, la frecuencia claramente viene disminuyendo debido al aumento de protocolos de seguridad que la industria del comercio de bitcoins y criptomonedas viene desarrollando al aprender de cada suceso inesperado que surge.

A pesar de que Bitfinex era una de las plataformas de intercambio y trading más populares y utilizadas antes del robo, la comunidad de Bitcoin no se ha visto desmoralizada ni disminuida por este suceso. Prueba de ello la pronta recuperación del precio de la criptomoneda en el mercado y la confianza de los usuarios en este tipo de plataformas de intercambio que, gracias al crecimiento del ecosistema, hoy son más las opciones que tenemos para comerciar entre criptomonedas.

  • Síguenos en: