Proveedor de liquidez demanda a criptobolsa por $13,7 millones en primer caso de BTC en Singapur

La criptobolsa Quoine y el principal proveedor de liquidez B2C2 son las partes enfrentadas en el primer caso judicial de Singapur que involucra a Bitcoin (BTC), que comenzó el 21 de noviembre, según informa el diario en inglés The Straits Times con sede en Singapur. El caso se refiere a una supuesta inversión de las transacciones de criptos en la primavera de 2017.

En una batalla legal en la Corte Comercial Internacional de Singapur, B2C2 alega que Quoine revirtió siete transacciones de Bitcoin a Ethereum (ETH) que intentó realizar en abril de 2017.

La inversión, que Quoine en documentos de la corte dijo que se debía a un fallo técnico, implica un total de 3085 BTC (hoy en día alrededor de $13,7 millones), que B2C2 está tratando de extraer de la bolsa. 

El creador de mercado dice que la decisión se tomó sin su permiso o conocimiento. 

El diario The Straits Times cita los documentos diciendo que "la opinión de B2C2 es que ante el grave riesgo de tener que soportar por sí misma las pérdidas financieras derivadas de las operaciones”:

“Quoine eligió el curso más ventajoso para mitigar ese riesgo, simplemente invirtiendo las operaciones "irreversibles" y deduciendo los ingresos de la cuenta.”

La naturaleza exacta de las operaciones es inusual, según Quoine. Como resultado de los problemas de liquidez derivados del fallo, B2C2 fue capaz de establecer operaciones a un tipo de cambio "absurdo" de 10 BTC por 1 ETH, sostiene Quoine, continuando:

“No hay otra manera de describir estos pedidos como anormales y absurdos, dado que eran unas 250 veces más altos que el precio medio al que (las dos monedas) se negociaban en la plataforma.”

El diario The Straits Times señala que el juicio debería terminar dentro de una semana.

Los tribunales de varias jurisdicciones se han ocupado esporádicamente de las batallas de criptomonedas este año, adoptando en cada caso un enfoque caso por caso del fenómeno, a menudo no legislado.

En septiembre, el Tribunal Supremo de China dictaminó que las pruebas basadas en blockchain eran adecuadas para su uso en procedimientos judiciales. También en septiembre, un juez federal de Nueva York dictaminó que las leyes de valores de Estados Unidos son aplicables en relación con un caso de presunto fraude por parte de un criptoinversionista.