Las normas de Nueva Zelanda hacen legal recibir ingresos en Bitcoin

Las autoridades fiscales de Nueva Zelanda han dictaminado que los ingresos en criptomonedas son legales y han proporcionado orientación sobre cómo se debe gravar exactamente.

En un boletín de información tributaria publicado el 4 de julio, el Departamento de Hacienda de Nueva Zelanda resumió las disposiciones de la decisión pública, hecha bajo el artículo 91D de la Ley de Administración Tributaria del país de 1994.

Las criptos utilizadas deben ser "similares al dinero" para poder ser gravadas

Específicamente, la guía sobre el tratamiento del impuesto sobre la renta de los criptoactivos se aplica a los pagos en criptos que forman parte del salario regular de los empleados y se fijan en una cantidad o tasa predeterminada, en lugar de, por ejemplo, los pagos que forman parte de un plan de participación de los empleados. 

Además, solo se aplica a los asalariados, no a los contribuyentes autónomos, y cubre tanto la remuneración de los servicios como las primas, las comisiones y las gratificaciones.

Para que un salario denominado criptoactivo sea imponible, el fallo determina que el criptoactivo pagado a los empleados no debe estar sujeto a un período de bloqueo y debe ser directamente convertible en moneda fiduciaria, aclarando que:

“En el entorno actual, en el que los criptoactivos no se aceptan fácilmente como pago de bienes y servicios, el Comisario opina que los criptoactivos que no se pueden convertir directamente en moneda fiduciaria en una divisa de cambio [...] no son lo suficientemente "similares al dinero" como para ser considerados como salarios o sueldos.”

Los criptoactivos "similares a dinero" se definen además como aquellos que proporcionan un sistema general de pago entre iguales, en lugar de activos que funcionan de forma similar a los vales, acciones o títulos de deuda.

Por lo tanto, para que el salario sea imponible, la agencia considera que un propósito significativo del criptoactivo en cuestión debe ser que funcione como moneda, o que esté vinculado a una (o más) monedas fiduciarias.

Apretar la soga

Como se ha informado, las autoridades fiscales y los legisladores de todo el mundo están prestando cada vez más atención a las criptomonedas, tanto para aclarar las disposiciones a las que están sujetas como para intentar reforzar su control de la evasión de impuestos.

La semana pasada, fuentes de la criptoindustria afirmaron que la autoridad fiscal del Reino Unido supuestamente estaba solicitando que los exchanges digitales de divisas le proporcionaran información sobre los nombres de los clientes y las transacciones destinadas a identificar casos de evasión fiscal.

Sigue leyendo: