Infraestructura para pagos: un camino para que Venezuela sea una Bitcoin-nación

La comunidad de bitcoiners y entusiastas de las criptomonedas en Venezuela han constatado que las empresas de la industria están interesadas en el país. Concretamente, empresas que ofrecen infraestructura para pagos han llegado al país pisando fuerte o profundizan sus estrategias de juego.

En este artículo comparto mi opinión sobre este tema, tras haber contactado 3 de las principales empresas que han iniciado este camino, Cryptobuyer (con su solución de pagos exclusivamente digital), Xpay, una filial que trabaja con puntos de venta físicos y Pundi X Venezuela, filial de la empresa de Singapur que inició operaciones en el país para comercializar sus dispositivos y tarjetas.

Además, tras contrastar el nivel de los anuncios corporativos con la experiencia de los consumidores y de los operadores de los puntos físicos y softwares, el panorama de este fenómeno que ofreceré espero que sea lo suficientemente amplio como para que no se tome como un alarde publicitario. El éxito particular de cualquiera de las empresas o comerciantes involucrados en esta oleada, está condicionado por la buena experiencia que puedan tener los usuarios y especialmente en el interés que les generen bitcoin y las criptomonedas en general.

Vayamos por partes. Primero las empresas, luego los comerciantes y finalmente los usuarios. 

Antes de avanzar considere lo siguiente: Venezuela es un país con problemas eléctricos, como han demostrado los varios blackouts que ha sufrido. En Caracas los habitantes no viven ni un 10% de lo que se sufre en el interior. En este mismo sentido, la conectividad es reducida. Hay lugares en donde, sencillamente, aún no ha penetrado el internet.

Por ello cobran razón de ser las soluciones de hardware que, a pesar de que tienen elementos que rememoran a los tiempos analógicos, no son más que una respuesta a un país con importantes problemas en cuanto a infraestructura de pagos y servicios básicos. Aún en este escenario adverso, las criptomonedas tienen algo que decir. Empecemos.

Empresas: el desafío de la tropicalización

Cryptobuyer fue pionera proveyendo este tipo de servicios. A pesar de que la empresa solo ha ofrecido una solución de pagos digital, sus alianzas han sido sumamente significativas de cara al gran público. Tan pronto Traki comenzó a aceptar Petro llamó atención, pero solo después de su alianza con la empresa procesadora de pagos y la posibilidad de aceptar criptomonedas no estatales, el tema ha tomado verdadera relevancia.

Un elemento particular en la adaptación del producto a Venezuela es que ofrecen la tasación de los precios en bolívares (VES). Con ello, el usuario final puede familiarizarse de mejor manera con las equivalencias de su moneda fiduciaria local con bitcoin y otros criptoactivos. Recordemos que la mayoría de los índices de precios del mercado cotizan en dólares, de manera que esta equivalencia es más accesible que el cálculo a VES. 

Sigue leyendo:  Venezuela: Tiendas Traki y los pagos en cripto. ¿Llegaron a las 1000 transacciones en criptomonedas?

Existen otras calculadoras que hacen una tarea similar, pero no se encuentran integradas en los sistemas de pago directamente. A través de este sistema de pagos de Cryptobuyer los usuarios pueden gastar BTC, DASH y LTC.

Luego Xpay, una filial del grupo de empresas Panda Group. Su solución de pago, que también incluye la tasa en bolívares, tiene varias características reseñables. En primer lugar, es un punto de venta físico intuitivo, asemejando el funcionamiento de un teléfono inteligente, que trabaja con un procesador de pagos propio de la empresa. Su segundo elemento particular es que el punto es compatible con cualquier monedero. Un usuario puede utilizar cualquier monedero digital al que esté acostumbrado y comprar utilizando el punto de Panda Group. Además de bitcoins, los usuarios pueden pagar con la stablecoin DAI, con bitcoin cash (BCH) y DASH. Estos puntos también integrarán ZEN y ETH, entre otras.

A pesar de que se trata de una empresa en la que participan venezolanos en varias posiciones de responsabilidad, la empresa es relativamente nueva en el mercado, por lo que dependerá de las alianzas que pueda alcanzar para ganar más visibilidad ante el consumidor venezolano. Además del Bodegón Xinestesia en Mérida, Xpay está disponible en tres sucursales de FarmaMarket en Caracas y pronto en las 22 que se encuentran en toda la ciudad, avanzando en esta vía.

Finalmente Pundi X, cuya filial venezolana ha iniciado una estrategia similar a la de Xpay, con dispositivos físicos, pero centrándose en una primera etapa de expansión con alianzas de renombre. Los puntos de venta de Pundi X estarán disponibles en las 49 tiendas de Traki gracias a la alianza de Pundi X Venezuela y CriptoTraki. A través de estos puntos de venta se puede pagar con BTC, NPXS, y BNB, aunque, a través de la programación de su API, podrían aceptarse más. La empresa cumple con un proceso de Conoce a tu cliente (KYC) riguroso aunque un elemento en deuda es la tasa en bolívares de los gastos.

Te puede interesar: Funcionario venezolano dice que la plataforma de remesas en Petro está lista para su uso

Un punto específico de este producto es que se trata de un ecosistema cerrado: el usuario deberá descargarse su monedero X Wallet o contar con una tarjeta asociada al ecosistema, aunque la idea es que sean los propios comerciantes los que vendan y activen estas últimas. La tarjeta se convierte en un elemento de tropicalización del producto, ya que si bien podría considerarse innecesario en otros contextos, un venezolano entenderá la opción de salir sin el teléfono de casa para evitar inconvenientes como un factor positivo.

Como hemos visto, cada uno de los productos en carrera tiene pros y contras. También se han generado algunos inconvenientes.

Cabe decir que a pesar de los rumores que se han suscitado a partir de algunos hechos sobre los que yo mismo he trabajado se han suscitado algunos malentendidos. En primer lugar, la mayoría de los procesadores de pago y puntos de venta físico aceptan más de una criptomoneda.

Luego, a pesar de que se ha insistido en distintas plataformas que Pundi X aún no tiene certificada su negociación con Traki, de acuerdo con el representante de la empresa en Venezuela, Gabriel Falcone, la negociación se concretó y el departamento CriptoTraki de Traki así lo certificó justo antes de que nos diera sus comentarios: los puntos de venta estarán disponibles en las 49 sucursales de la tienda. Cualquier otra información es falsa. El malentendido podría haberse debido a que se anunció que estarían disponibles en todos los locales a pesar de que solo encuentran en todas las tiendas sino en 4 sucursales.

Según hemos podido saber, Pundi X posiblemente inicie acciones legales en contra de un YouTuber llamado The Crypto Lifestyle por la publicación de un video en donde se afirma que la empresa estaba mintiendo, utilizando algunas otras imprecisiones en el manejo de su fuente para sostener esta acusación.

Finalmente las 1.000 transacciones de Traki. Este es un punto menos problemático porque el reporte original de la cifra esclarece por sí solo el tema, lo que quiere decir que el embrollo es solo un malentendido. Sin embargo, volvamos sobre ello. Al conversar con los responsables de CriptoTraki ellos mismos nos proveyeron el dato. Sin embargo (y como se reportó), se trata de una cifra estimada, pues aún no han recogido la data de este trimestre. Con toda seguridad han procesado 470 operaciones, cotejadas entre CriptoTraki y Cryptobuyer, o al menos así lo afirmó la fuente.

El total de 1.000 transacciones es un estimado del equipo, según sus salas operacionales digitales. La moneda que domina es Bitcoin, aunque no hay datos del porcentaje de dominio. Estas transacciones fueron procesadas a través de Cryptobuyer.

Usuarios y comercios

La mayoría de los operadores de estos equipos parece disfrutar sumamente operarlos, como si tuviesen un juguete nuevo, pero aún están acostumbrándose a ellos, ni hablar de los usuarios. La realidad es que aún queda un trecho importante que recorrer para que los usuarios se acostumbren a utilizar este tipo de medios de pago, incluso los puntos de venta físicos, que son más familiares para el consumidor, tienen que pasar por un período de adaptación, por un proceso de tropicalización, una palabra común en el discurso de varias de las empresas que pugnan en este mercado.

¿Podrán sobrellevar este tipo de puntos de venta un eventual blackout? ¿Servirían estos aparatos en esas condiciones? En el escenario de la cotidianidad venezolana, ¿son verdaderamente competitivos frente a los métodos de pago tradicionales? ¿Resuelven problemas reales en cuanto al manejo de dólares en efectivo por parte de comerciantes y consumidores? ¿Cómo funcionan los temas de seguridad y liquidación? ¿Son competencia Bitcoin y otras criptomonedas para el bolívar?

Todas estas dudas deben resolverse con claridad, de cara al público, entendiendo que tanto los comerciantes como los consumidores deben pasar por un proceso de familiarización y educación que no necesariamente debe estar centrado en una moneda en particular. Al tratarse de una solución de pagos, los comerciantes deben ser agnósticos en cuanto a las monedas. Si bien su enfoque debe ser educativo, en torno a las posibilidades de utilizar estas herramientas para sobrellevar la crisis, mientras más opciones ofrezcan a los venezolanos, mejor.

¿Una posibilidad para Bitcoin en Venezuela?

Hace poco, y estando cerca de las fuentes en Venezuela, tanto como usuario como periodista, yo mismo hice el anterior hilo medianamente extenso en Twitter en el que etiqueté a varios usuarios que, si bien pueden o no ser usuarios de criptomonedas, tienen conocimiento sobre el tema y de quienes quise obtener su opinión con respecto a mi propia posición.

 

 

La activación o creación de mejor infraestructura para el pagos con criptomonedas en Venezuela puede ser una poderosa puerta de entrada para Bitcoin como solución para pagos.

Damos por sentado que las altcoins que ofrecen mayor velocidad que las operaciones de BTC perderán su atractivo. Todas las transacciones hechas a través de los sistemas anteriormente mostrados son instantáneas o tardan segundos. ¿Hacia dónde girará la narrativa de otros proyectos frente a la funcionalidad de Bitcoin cumpliendo ambos tareas como dinero digital? ¿Por qué un venezolano debería elegir utilizar una altcoin en vez de bitcoin en el caso de que la estructura de pagos se vuelva verdaderamente robusta?

A pesar del debate entre si debe utilizarse como medio de pago o como reserva de valor, Bitcoin perfectamente cumpliría con ambas funciones. Si un venezolano quiere utilizar dinero bueno para ahorrar y dinero malo para gastar la opción del bolívar sigue siendo dominante, de manera que el paso de resguardo de valor a medio de intercambio podría hacerse con facilidad (Bitcoin tiene un mercado de gran liquidez en Venezuela) e incluso podría prescindirse de él, utilizando los bitcoins directamente.

Todo esto, en el escenario de que verdaderamente el mercado de divisas y las herramientas que utiliza el venezolano para paliar la depreciación del dinero abandonen el dólar como patrón.

El bolívar ha perdido vertiginosamente su valor frente al dólar en las últimas semanas y actualmente cada dólar estadounidense tiene un precio de 18.410,10 bolívares para la compra según el Banco Central de Venezuela, cotizando en VES 18.097 en el BBVA Provincial; VES 18.450 en el Banco Mercantil VES 20.804 en el Banco Exterior y 17.800 en BanCaribe y una cotización promedio de unos 22.000 bolívares en el mercado cambiario informal, que suele predominar en cuanto a la influencia en los precios.

El problema es que no hay una infraestructura de custodia eficiente y si bien cada vez empezamos a ver más pagos con dólares en efectivo en las calles de Caracas y otras ciudades del país (especialmente cuando suceden los apagones, cuando el efectivo es rey), la realidad es que no hay un sistema de transporte e incluso una infraestructura clara de gestión de una cantidad considerable de divisas como para que este volumen finalmente fagocite a los bolívares. Una dolarización de ese tipo es un escenario probable, especialmente cuando los comerciantes ya están acostumbrados a manejar sus precios en bolívares en base a la cotización de la divisa estadounidense.

Sin embargo, el dólar, en efectivo o incluso a través de plataformas digitales o cuentas bancarias en el exterior tiene varios potenciales problemas, como el resguardo y transporte en el caso de las piezas físicas, así como la posible censura de los pagos por parte de los prestadores de servicios digitales o bancos estadounidenses que podrían incidir negativamente en esta transformación, por lo que Bitcoin y otras criptomonedas se posicionan, con la moneda creada por Satoshi Nakamoto a la vanguardia, tanto en robustez de su red, como en inversión y funcionamiento.

Bitcoin puede ser un medio eficaz para solucionar las dificultades de este tránsito, o al menos esas son mis especulaciones.

 

Las opiniones expresadas aquí son las del autor y no representan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com