Pundi X amplía los criptopagos a cadena de tiendas por departamentos venezolana, Traki

Pundi X se ha asociado con la importante cadena venezolana, Traki, que ahora ofrecerá los dispositivos de punto de venta basados en cadenas de bloques de Pundi X para criptopagos.

Pundi X anunció la expansión en una entrada oficial del blog el 20 de agosto. El dispositivo, llamado XPOS, permitirá a los clientes de Traki pagar con las principales criptomonedas Bitcoin (BTC) y Ether (ETH), así como con otras criptomonedas y tokens nativos de Pundi X.

El uso progresivo de Traki del cripto

Con 49 tiendas, Traki es una de las mayores cadenas de tiendas por departamento de Venezuela, según el informe. El co-fundador y CEO de Pundi X, Zac Cheah, dijo:

"Traki ha sido uno de los primeros en adoptar las criptomonedas en Venezuela, lo que pone de manifiesto su compromiso de mejorar el sistema financiero tradicional [...] Esperamos que el XPOS amplíe aún más los casos de uso de criptos que los clientes esperan de Traki".

Michael Gómez, jefe del departamento de criptoactivos de Traki, también comentó que la empresa estaba comprometida a hacer del cripto una forma de pago accesible en sus tiendas. Añadió:

"En Traki, aspiramos a ofrecer las opciones más convenientes para nuestros clientes, y las criptomonedas han demostrado ser una solución de pago eficaz [...] Esta asociación con Pundi X solidifica nuestro compromiso de hacer que las criptomonedas sean tan fáciles de usar como la moneda fiduciaria en nuestras tiendas".

Pundi X se instala en Panamá

Como se informó hace pocos días en Cointelegraph, Pundi X se expandió a Panamá a través de una sociedad con Chainzilla. La compañía de desarrollo de cadenas de bloques planea distribuir los procesadores de pago XPOS y proporcionar servicios que permitan a los comerciantes convertir de criptomoneda a dinero fiduciario o a stablecoins.

El CEO de Chainzilla, Charles Gonzales, comentó sobre las dificultades de lanzar los servicios de fintech a nivel internacional dentro de América Latina, diciendo:

"El sector fintech está fragmentado en América Latina. Cada país actúa como una isla que tiene sus propias regulaciones, que a menudo son diferentes de las de sus países vecinos. Esto crea dificultades en el desarrollo de los servicios internacionales. Estos retos son difíciles y tardarán en resolverse, pero todo comienza con la educación. Por eso nos centramos en educar a las personas, empresas y entidades gubernamentales con las que interactuamos".

Sigue leyendo: