Rusia: Raiffeisen Bank introduce una plataforma blockchain para liquidaciones corporativas

Raiffeisenbank, una subsidiaria rusa del Raiffeisen Bank International (RBI) de Austria ha desarrollado una plataforma corporativa blockchain, anunció el banco en un comunicado de prensa el 31 de mayo.

Dirigida a las empresas de holding, la nueva plataforma blockchain pretende automatizar los pagos de los clientes corporativos y permitir una red de confianza para compartir datos entre un grupo de empresas, según se indica en el comunicado de prensa. Específicamente, el producto automatiza el proceso de liquidación de suministros entre compradores y proveedores, además de proporcionar herramientas para la gestión financiera. 

Si bien el producto fue desarrollado por Raiffeisenbank a petición del principal fabricante local de productos para el sueño, Askona Life Group, la nueva plataforma blockchain está disponible para los demás clientes corporativos del banco. 

Evgeniy Kirillov, gerente de inversiones de Askona Life Group, afirmó que el producto blockchain de Raiffeisenbank permitía a la empresa reducir los costes laborales en más de un 40%, así como reducir a cero el riesgo de errores humanos.

Anteriormente, Raiffeisenbank se había asociado con la empresa petrolera estatal rusa Gazprom Neft para emitir una garantía bancaria basada en blockchain.

La empresa matriz austriaca de Raiffeisenbank, RBI, también había anunciado recientemente un proyecto piloto de financiación del comercio blockchain en la plataforma blockchain Marco Polo de Corda del consorcio blockchain R3. La plataforma cuenta con las principales instituciones bancarias mundiales, incluyendo BNP Paribas, ING y Sumitomo Mitsui Banking Corporation, entre las que utilizan sus servicios.

Sigue leyendo:

El mayor banco de Rusia detiene los planes con criptos debido a la postura negativa del Banco Central

La policía rusa arresta al presunto creador de una gran criptoestafa en Kazajstán

El Estado ruso prueba una aplicación basada en blockchain para la administración pública