SHITEXPRESS, el negocio que brotó del estiércol

En Cointelegraph no le hacemos ascos a nada, ¡esperamos que nuestros lectores tampoco! :

Algunos pintan cuadros con sus propios excrementos, otros escriben un libro de historia sobre la mierda, y ¡hay quien monta una empresa de envío anónimo de cacas! ¡Gracias a unas necesidades primarias se pueden cubrir otras necesidades primarias!

Más gente de la que creemos se gana la vida de esta manera. ¡Sin duda deben ser personas con sentido del humor e imaginación! Y al final, ¿qué más da? ¡Si cualquier rutina es una rutina "de mierda"!

 

Lo que está claro en estos asuntos bizarros es que crean impacto. Y el impacto genera difusión: ¡propaganda gratis asegurada!

Así lo supo ver "Peter Crapper" (usa un pseudónimo para mantener su identidad en secreto), CEO de Shitexpress.com, quien, sin invertir nada en propaganda logró ganar 8000€ en un mes, 37000€ en un año, simplemente enviando por solicitud anónima, heces equinas a particulares concretos y ofreciendo como medio de pago PayPal o Bitcoin, lo que otorga total anonimato al acto gamberro.

El secreto, según él, está en ofrecer servicios simples que la gente entienda instantáneamente; productos con pocas funcionalidades. Además, el coste de la materia prima es bastante reducido; tan sólo han de comprar el embalaje ya que los excrementos los obtienen gratis de los establos locales.

"HE RECIBIDO UNA MIERDA DE CABALLO. ¿AHORA QUÉ?

Lo primero, piensa en ti. Alguien te ha enviado esto probablemente porque heriste o insultaste a una persona, consciente o inconscientemente.

Inspira profundamente. Nada malo ha ocurrido. Simplemente deberías intentar ser mejor persona a partir de ahora."

Esta es la pegatina que adorna la famosa caja anónima repleta de heces de caballo. Y sólo de caballo. De momento son las únicas que la página permite. ¡Sin duda son las más "agradables" dentro de toda la gama posible!

El 1% de los pedidos de Shitexpress son de España (alrededor de 2500), en ciudades como Madrid, Córdoba, Sevilla, Málaga...

El servicio te permite añadir una nota personalizada con un mensaje para el receptor. También puedes elegir el envase: con forma de corazón, un simple tupperware... Y enviarlo a cualquier parte del mundo (menos a Australia, país estricto con el tema de importación).

 

La idea no sólo se le ha ocurrido a Shitexpress, hay otras páginas de este estilo, como Poopsenders o Shisenders. En España también teníamos la nuestra, aunque ya no esté en activo, Cacasadomicilio.com.

Así que ya sabes, si sientes la necesidad vital de mandar a alguien "a la mierda", Shitexpress satisface tus cabreos, venganzas, bromas... ¡al fin y al cabo, una manera más de expresarte!

¿Y cuánto cuesta? Alrededor de 13€, todo incluido. ¡Pero lo a gusto que te quedarás después...!

¡A veces, una buena mierda vale más que mil palabras!