Sudáfrica y Cripto: un enfoque conservadoramente optimista

La cadena de bloques y las criptomonedas han proliferado en las mentes de millones de personas en todo el mundo, a medida que el comercio y la propiedad de criptoactivos siguen aumentando.

Al mismo tiempo, muchos países de todo el mundo han adoptado una postura firme contra las criptomonedas en particular. Algunos, como China, han prohibido su uso, mientras que otros, como Malta, están a la vanguardia del desarrollo de las criptomonedas y la cadena de bloques.

En un contexto africano, este sector está creciendo lentamente. En el extremo sur del continente, Sudáfrica se encuentra en una posición interesante. Como uno de los mayores centros económicos de África, tiene el potencial de liderar el camino en términos de desarrollo de cadenas de bloques y la adopción de las criptomonedas.

Dicho esto, vale la pena considerar cómo es el clima actual en el país y qué esfuerzos se están haciendo para impulsar la innovación y la aceptación de esta floreciente nueva industria.

El recaudador de impuestos

El comercio en criptomonedas se ha vuelto inmensamente popular en los últimos dos años, como quedó demostrado en la segunda mitad de 2017, cuando Bitcoin y una serie de altcoins alcanzaron máximos históricos.

Durante este período, los inversionistas valientes acudieron en masa al mercado con la esperanza de sacar provecho de una espiral alcista que hizo que muchos de los primeros inversionistas obtuvieran sumas sustanciales de dinero.

En todo el mundo, los intercambios de criptomonedas se vieron inundados de nuevos usuarios que buscaban abrir cuentas y tener en sus manos el cada vez más valioso Bitcoin y similares.

Algunas personas obtuvieron ganancias masivas mientras que otras se quedaron viendo cómo sus inversiones declinaban de valor durante la corrección resultante. Eso no cambió el hecho de que el hombre de los impuestos quería su libra de carne de aquellos que habían cobrado sus ganancias.

Este fue el caso de Sudáfrica, donde los Servicios de Rentas de Sudáfrica (SARS) dejaron claro a los contribuyentes registrados que estarían obligados a pagar impuestos sobre las ganancias en criptomonedas.

Cómo se clasifica el cripto en Sudáfrica

Como señaló el SARS, la palabra "moneda" no está definida en la Ley del impuesto sobre la renta. Es importante que la gente entienda esto porque significa que las criptomonedas no están sujetas a impuestos.

"Las criptomonedas no son una oferta oficial sudafricana ni se utilizan y aceptan ampliamente en Sudáfrica como medio de pago o de cambio. Como tal, las criptomonedas no son consideradas por el SARS como una moneda a efectos del impuesto sobre la renta o del Impuesto sobre las Ganancias de Capital (CGT). En cambio, las criptomonedas son consideradas por el SARS como activos de naturaleza intangible".

Sin embargo, el valor de una determinada cantidad de criptomonedas puede ser valorado en rands sudafricanos, y cualquier ingreso recibido o acumulado por el comercio de criptomonedas puede ser gravado bajo las leyes de ingresos brutos.

En pocas palabras, los sudafricanos que comercian activamente con criptomonedas estarán obligados a pagar impuestos sobre cualquier ingreso que obtengan.

No te preocupes, es legal.

En un contexto sudafricano, el uso de criptomonedas es legal. No hay leyes que rijan el sector, aunque el Banco de la Reserva de Sudáfrica (SARB) está supervisando la situación.

El Banco de la Reserva emitió un libro blanco en el que se esbozaban sus opiniones sobre las criptomonedas en 2014. La institución no reconoce ninguna criptomoneda como moneda de curso legal.

En Sudáfrica, el Banco de la Reserva tiene el derecho exclusivo de emitir y administrar dinero, en forma de billetes y monedas. Como tal, las criptomonedas quedan fuera de la jurisdicción del Banco de la Reserva.

En términos simples, el Banco de la Reserva no ve las criptomonedas como una alternativa a la moneda fiduciaria, de hecho no las ve como monedas legítimas en absoluto. En ese mismo documento, el SARB llegó a decir que las criptomonedas no representarán ninguna amenaza para el Rand sudafricano, ni para las instituciones financieras:

"Dada la situación actual y la información de que se dispone actualmente, el Banco sostiene que las monedas virtuales no suponen un riesgo significativo para la estabilidad financiera, la estabilidad de precios o el Sistema Nacional de Pagos".

Grupo de trabajo mirando al "cripto"

Dado que el primer informe del SARB sobre criptomonedas tiene casi 5 años de antigüedad, la institución ha lanzado desde entonces un grupo de trabajo de Fintech que se encargará de los desarrollos de criptomonedas y fintech en el país.

Al igual que en todo el mundo, la protección de los inversores ha sido una gran preocupación en medio del riesgo inherente de invertir en criptomonedas y ofertas iniciales de monedas (ICOs).

Este organismo autorregulador podrá establecer sus propias normas y directivas, al tiempo que busca equilibrar el desarrollo de cripto y la cadena de bloques en el país con la prevención de riesgos.

En el anuncio inicial en abril de 2018, la directora de la práctica bancaria de SARB, Bridget King, dijo que un obstáculo importante tiene que ver con los plazos y los peligros de imponer regulaciones que podrían sofocar el crecimiento del sector:

"La regulación prematura de las criptomonedas podría tener la consecuencia negativa de frenar el crecimiento y la innovación de la industria. Además, si las leyes se redactan sobre la base de la tecnología existente, que aún se encuentra en su fase de crecimiento, existe el riesgo de que la tecnología se haya movido tanto en el momento en que se promulga la legislación, que ésta quede obsoleta o requiera una actualización casi inmediata para alinearse con la tecnología más avanzada".

En mayo de 2018, el SARB dejó claro que todavía no clasifica las criptomonedas como dinero. El vicegobernador del banco, Francois Groepe, explicó los motivos de su clasificación y elección de la terminología:

"No utilizamos el término "criptomoneda" porque no cumple con los requisitos del dinero en el sentido económico de los medios de cambio estables, una unidad de medida y una unidad de valor estable. Preferimos utilizar la palabra 'ciber-token'.

Esto es parte de la razón por la que el SARB creó su grupo de trabajo Fintech. Groepe dijo que el banco quiere asegurarse de que las criptomonedas, y su comercio, todavía se adhieren a las leyes sudafricanas:

"Queremos asegurar o establecer si todavía hay cumplimiento con las regulaciones relevantes de vigilancia financiera o de control de cambios".

Banco de Reserva prueba piloto de sistema de pagos blockchain - Proyecto Khokha

Además de establecer este organismo regulador para la criptoindustria sudafricana, la SARB también ha seguido adelante con una prueba de concepto para un sistema de pago basado en una cadena de bloques.

El proyecto Khokha ha sido probado y en junio de 2018 se publicó un informe. El sistema fue construido utilizando la plataforma Quorum de JPMorgan, y proporcionando a los participantes experiencia real en el uso de la tecnología de cadenas de bloques en un entorno seguro y de prueba.

Según el informe, el volumen diario del sistema de pagos sudafricano podría procesarse en menos de dos horas. Junto con esto, las transacciones se mantendrían completamente confidenciales y se liquidarían por completo.

Las transacciones fueron procesadas en dos segundos por una red de nodos en diferentes ubicaciones utilizando un consenso distribuido. Además, el SARB pudo ver los detalles de las transacciones, garantizando la supervisión regulatoria para sus propios fines.

El proyecto tenía como objetivo principal ofrecer al SARB y a varios participantes una visión de primera mano de cómo la tecnología de la cadena de bloques podría ayudar a racionalizar los sistemas de pago.

Si bien no se ha puesto en marcha ningún sistema de pago oficial basado en blockchain desde la prueba de concepto, el ejercicio ha proporcionado experiencia de primera mano sobre las capacidades de la tecnología de los libros de contabilidad distribuidos y sobre cómo podría mejorar el actual sistema de pagos sudafricano:

"Uno de los objetivos del Proyecto Khokha es proporcionar una mejor comprensión de cómo el sistema sudafricano de liquidación de opciones múltiples (SAMOS) se integraría con un sistema DLT. La intención no es considerar cambiar el enfoque con el reemplazo de SAMOS, sino proporcionar información para ese proyecto".

Un juego de espera

La regulación es algo así como un arma de doble filo. Tiene el poder de promover y nutrir, así como de sofocar y estrangular. Cuando se trata de criptomonedas, el segundo escenario es una preocupación real.

Esta es la razón por la que, en un contexto sudafricano, un enfoque lento y metódico de la regulación de las criptomonedas es definitivamente positivo. Como King sugirió anteriormente, apresurarse a regular prematuramente podría obstaculizar el desarrollo de la industria en el país.

En todo caso, los sudafricanos deberían ser alentados por el grupo de trabajo Fintech del SARB y el resultado del informe del Proyecto Khokha sobre los usos de los sistemas de pago basados en blockchain.

Aunque es posible que no veamos pronto ninguna legislación o regulación clara sobre el sector, el hecho de que el SARB esté haciendo un esfuerzo concertado para investigar las posibilidades de la tecnología de la cadena de bloques es positivo.

Cointelegraph se ha puesto en contacto con el Banco de la Reserva de Sudáfrica para recabar sus comentarios, y está a la espera de una respuesta oficial.